Te gusta

“Y ahí está viendo pasar el tiempo”… Madrid (parte 2)

De tapas, vinos y algo más

Madrid es inmenso y dentro de esta gran urbe, se encuentra también la parte culinaria. Para iniciar o finalizar el día, hay que desayunar unos ricos churros con chocolate. Existen muchos locales que ofrecen estas delicias; sin embargo, los mejores son la chocolatería San Ginés, que está ubicada en el pasadizo de San Ginés 5, muy próximo a la Puerta del Sol; la chocolatería Valor, en la calle Postigo de San Martín 7, o las churrerías Siglo XIX, en la calle de Santa Engracia.

Como parte de la cocina madrileña, no debes dejar de saborear platillos típicos como las tapas, cuyo origen tiene diversas leyendas, aunque las tradicionales son las que llevan queso, anchoas, aceitunas, jamón, papas bravas o callos madrileños. Los lugares donde puedes encontrar las mejores tapas son en la zona centro, el barrio de la Latina, la zona del Sol, la Plaza Mayor y sus calles aledañas, o el Madrid de los Austrias, donde tomarte un vino o una caña acompañada de una buena tapa es un imperdible. Si deseas disfrutarlas con toques de modernidad, la mejor zona es la Plaza de Santa Ana.

pintxos-gastronomia

Otros platillos que debes probar son los callos y el cocido madrileño, que puede definirse como una síntesis de los diferentes cocidos que se preparan en el resto de España e incluso en América, dependiendo más de la disponibilidad de ingredientes y del clima que de otras variables. Destaca la sopa de garbanzos, con espinacas y bacalao, un clásico dentro de la cocina cuaresmal. También adquieren un papel especial las lentejas, que se toman con chorizo, o las alubias.

Y para maridar, qué mejor que un buen vino español, cuyas rutas son las siguientes. En primer lugar, la ruta denominada “llegada del Imperio romano” que se extiende desde Alcalá de Henares hasta Titulcia y que cuenta con tres bodegas a lo largo del camino: Orusco, Tagonius y Villabayona.

IMG_4953

Seguimos con “el valle de las iglesias y el legado de Císter”, aquí encontramos una ruta más larga que tiene su inicio en Pelayos de la Presa para concluir en Villa del Prado, con bodegas como Bernabeleva, las Moradas, Luis Saavedra y Valleyglesias.

La siguiente ruta parte desde Villarejo de Salvanes para terminar en Castillo de Oreja, es la llamada “el tajo y los vinos de la orden de Santiago”, teniendo oportunidad de visitar las bodegas de Andrés Morate, Jesús Figueroa, Jesús Díaz, Pedro García y Solera. “Camino de Reyes”, por su parte, realiza un recorrido menor, desde Navalcarnero hasta Aranjuez, pasando por bodegas como El Real Cortijo, Ricardo Benito y Andrés Regajal.

Madrid es deleite al paladar, asombro por su arquitectura, cosmopolita por albergar barrios y calles donde puedes encontrar lo más vanguardista de las expresiones artísticas, puntos de esparcimiento familiar, boutiques de firmas de diseñadores exclusivos y centros nocturnos para los que tienen alma más aventurera, o bien por ser sede de uno de los equipos de fútbol más populares del mundo: el Real Madrid. Por ello, si de viaje se trata, Madrid es imperdible, porque siempre está “viendo pasar el tiempo” junto con su Puerta de Alcalá.

 Leer la parte 1… AQUÍ

Calificación de los lectores
.