Te gusta

Alemania, un destino para recordar toda la vida

Hace unos años fui a visitar junto con mi familia un increíble destino europeo que hizo que cada rincón de mi existencia vibrara: Alemania. Un destino sin precedentes.

Visitar el viejo continente es toda una experiencia. Descubrí que Alemania tiene ciudades clásicas, emblemáticas y vanguardistas. Cada una posee una historia, un pasado que ha distinguido al país por su grandeza. Las ciudades más famosas son Berlín, Hamburgo, Munich, Frankfurt, Hamburgo, Colonia, Stuttgart, Freiburg, Düsseldorf y Hannover, entre otras.

cityscapes-germany-architecture-towns-desktop-images-pics-78177

Lo increíble de Alemanias es que posee ríos y lagos maravillosos. Si tuvieras la oportunidad de verlos, te atraparían y no podrías dejar de admirarlos, entre ellos destacan: el Rin, el Elba, el Danubio y el Meno; y lagos como el Constanza y el Müritz.

Cuando fuí era verano, las montañas y praderas estaban repletas de flores de todo tipo, el pasto era de un verde intenso, el calor a veces era insoportable (había días que superaba los 30° C); aunque una suave brisa nos reconfortaba. Todavía tengo esos momentos muy presentes, viven en mis recuerdos y en mi corazón. ¿Qué fue lo que más me impactó? A decir verdad, todo.

Algo que llamó mi atención son las vías de comunicación, creadas a partir de los años 30, en la Alemania nazi. Durante esta época se construyeron las autobahnen (autopistas), que suman cerca de 12 mil km, cubriendo la totalidad del territorio.

Un alemán bastante amable me platicó que a Alemania se le conoce como la tierra de poetas y pensadoresDas Land der Dichter und Denker en donde convergen diferentes corrientes y pensamientos intelectuales y populares. La tierra que identifica y ha adoptado la música de Wolfgang Amadeus Mozart, Johann Sebastian Bach, Ludwig van Beethoven, compositores de la música clásica europea.  Y de los pintores que gozan de gran reputación: Hans Holbein el Joven, Matthias Grünewald, Max Ernst, Walter Gropius, Ludwig Mies van der Rohe, y qué decir de los grandes científicos e investigadores, entre los cuales están: Albert Einstein, Max Born,  Hermann von Helmholtz, Daniel Gabriel Fahrenheit, Heinrich Rudolf Hertz y Alexander von Humboldt, por mencionar algunos. Eso sin contar a los filósofos que han aportado grandes teorías económicas y políticas al mundo.

Alemania ha sido cuna de innumerables personas que han dejado huella. Entre quienes destacan Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo en la Formula 1, el piloto de carreras alemán más laureado de la historia, tiene siete títulos mundiales con las escuderías Benetton Formula (dos) y Escudería Ferrari (cinco). A partir del 2010 corre para Mercedes-Benz Grand Prix Limited, sin duda un gran deportista alemán que no hay que olvidar.

Colonia, un rincón que nunca olvidarás

En alemán Köln, Kölle; es la cuarta ciudad más grande de Alemania, precedida por Berlín, Hamburgo y Múnich, Düsseldorf es la capital del Estado. Es la ciudad más antigua de Alemania, situada en la cuenca del río Rin, en el cruce de antiguas rutas comerciales. Es una ciudad cosmopolita, pintoresca, cuenta con numerosos atractivos históricos, culturales, plazas, tiendas y vida nocturna. De acuerdo a lo que tengas planeado y con quien vayas, si quieres comodidad y una buena ubicación, hospédate en el Hotel Excelsior Ernst ó en el Hyatt Regency Cologne, los dos están cerca de la Catedral y el río Rin. Si eres un emprendedor y te gusta viajar ligero, hospédate en el B & B Cologne Filzengraben, una residencia muy acogedora, limpia, con excelente diseño y decoración, sin duda un lugar en donde te harán sentir como en casa, y lo mejor: la comida es muy variada, quesos, embutidos, cereales, bollos, distintos tipos de pan, ensaladas, mermeladas caseras, presentados de manera original, un verdadero festín para el paladar.

foto-alemania-3

Paradas obligadas

La Catedral de Colonia, a orillas del río Rin, es Patrimonio de la Humanidad. Comenzó a construirse en 1248, posteriormente las obras se interrumpieron durante un largo periodo y finalmente se reanudaron para concluirla en 1880, con el patronazgo del Emperador de la recién unificada Alemania.

Visita la  Arena de Colonia, en el barrio de Deutz donde se realizan encuentros de hockey sobre hielo, balonmano y baloncesto. Cuenta además con un hipódromo y un lago para regatas.

Recorre también las calles de Colonia, que conservan el estilo medieval. La ciudad hoy en día se caracteriza por edificios de post-guerra, simples y modestos, entre los que aún hay algunos edificios anteriores a la guerra dispersos, que fueron reconstruidos debido a su importancia histórica, entre los que destacan 12 iglesias románicas: Sankt Gereon, St. Aposteln, Sankt Maria im Kapitol, St. Georg. Gross St. Martin, St. Ursula, St. Severin, etc.  Visita el Museo Romano-Germánico, encontrarás colecciones de obras de la antigüedad, el Museo Ludwig de Arte Contemporáneo y, si eres amante del chocolate, también existe un museo de este singular placer que te cautivará. Por último no te olvides de visitar la histórica Casa Farina (Fábrica de Perfume más antigua del mundo), se ubica enfrente del Ayuntamiento, esta casa es actualmente museo, por lo que está abierta a todo el público.

En cuanto a la gastronomía, como es una ciudad que se encuentra a orilla del río Rin, encontrarás muchos productos de la pesca, pero también encontrarás increíbles platillos preparados con verduras, carnes de cerdo, res o pollo, como Rheinischer Sauerbraten,  es el típico plato de Colonia (adobo de carne de caballo, acompañado por un guiso agridulce);  Kartoffelklöße (bollos de papa rellenos con carne), Salzkartoffeln (pequeñas papas cocidas con cáscara). Prueba los diversos tipos de embutidos, se acompañan de patatas y vegetales, un poco de sauerkraut o mostaza. Tómate una deliciosa Kölsch (cerveza coloniense), cerveza clara y ligeramente amargo.

Y para finalizar tu recorrido, qué mejor que hacer unas compras en las calles de Hohe Straße, Schildergasse, Breite Straße, Ehrenstraße, Mittelstraße y Pfeilstraße, donde encontrarás las marcas más conocidas, boutiques de moda y tiendas exclusivas de diseño. Así que cuando vayas a Europa, no te olvides de ir a Alemania y visitar Colonia, de verdad que no te arrepentirás, y sin más por el momento, sólo me queda decirte Gute Reise (buen viaje).

Calificación de los lectores
.