Te gusta

Almara, un clásico de la fusión mexico-mediterránea que se reinventa

Ubicado en una concurrida esquina de la colonia Juárez, este rincón del mediterráneo en la Ciudad de México se reinventa constantemente para traer innovación y excelencia a cada uno de sus comensales.

El reconocido chef francés Guy Santoro está al mando de una cocina en la que todas las manos están comprometidas con la calidad y la frescura de sus ingredientes.

Almara tiene una carta que va desde los ingredientes mexicanos que enamoraron a Santoro a su llegada a nuestro país hasta los sabores con los que él mismo creció en el viejo continente. El espacio es sorprendente. Maderas claras que se combinan con telas en tonos más oscuros que transportan a alguna pequeña ciudad costera del sur de Francia; un sótano que recuerda a una antigua cava subterránea y una barra que guarda el sofisticado estilo náutico de las embarcaciones mediterráneas.

Lo que nos trajo a Almara en esta ocasión fue el evento gastronómico que tuvo lugar durante todo el mes de noviembre: el Festival mexi-terráneo de ostras. Una celebración a los ostiones, las almejas y los frutos del mar que son tan apreciados en todo el sur de Europa. Sin embargo, el chef decidió deleitarnos con una menú que incluía algunos de sus platillos más famosos, así como una lujosa selección de ostiones preparados de las más diversas maneras.

Abrimos el apetito con una copa de mezcal de manos del capitán del restaurante, quien presenta la variedad de mezcales oaxaqueños, poblanos y michoacanos con una pasión aplaudible. Seguimos con un gazpacho de pepino que se acompaña muy bien del pan hecho en casa y remojado en aceite de oliva, y una crema de elote tierno, servida con el Chardonnay de la Toscana de la casa.

Los protagonistas de la tarde fueron los ostiones: los primeros con tocino, otros rasurados y cerrando con unos Rockefeller muy bien logrados. El chef de cuisine nos sorprendió con su clásico lechón confitado como plato fuerte, crujientes capas de piel que se derriten en la boca y que cubren una carne tan suave que no requiere de un cuchillo para cortarse. El postre no dejó de ser un agasajo: un gigantesco soufflé de vainilla con salsa de chocolate de sabores muy delicados.

Almara se posiciona como un clásico de la fusión mexico-mediterránea y gracias a sus festivales gastronómicos propone una oferta diferente a cada una de sus visitas. Ya sea para cerrar un negocio, para una ocasión especial o simplemente para consentir el paladar, este sofisticado restaurante se presenta como una opción ideal para siempre sorprenderse.

_______________

Hamburgo 195, Col. Juárez

Contacto: 5230.1766

Calificación de los lectores
.