Te gusta

Beneficios y encantos de la cerveza

Cuenta la leyenda que los monjes trapenses –de la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia una orden monástica católica cuyos miembros son popularmente conocidos como trapenses- bebían cerveza para sostenerse durante sus ayunos cuaresmales. Llamaron a su alimentación “pan líquido”.

La Cerveza es rica en nutrientes, entre ellos se encuentran las vitaminas A, C y B6, ácido fólico, tiamina, riboflavina, niacina, zinc, hierro, calcio, antioxidantes, proteínas y carbohidratos. La cerveza se hace de malta, lúpulo, levadura y agua y puede ser una contribución positiva a una dieta saludable, además contribuye a una mejor salud cardiovascular, los beneficios se extienden a la reducción del riesgo de la diabetes, la artritis reumatoide, fracturas óseas y la osteoporosis, cálculos renales, cáncer, enfermedades digestivas, cálculos biliares, y dolencias físicas que afectan a los ancianos.

Mito cervecero

Como la cerveza no contiene grasa ni colesterol, la noción de una ‘barriga o panza cervecera’ se entiende mal. Siempre y cuando se beba con moderación, la cerveza no provoca aumento de masa corporal ni acumulación de grasa en la cintura. El que la gente engorde por tomar cerveza se debe a una mala alimentación, al consumo excesivo de alimentos altos en calorías y ricos en grasas, que a menudo acompañan el consumo de cerveza. La conclusión es que el consumo de cerveza puede formar parte de una dieta equilibrada y un estilo de vida activo y saludable.

cer

¿Cómo se debe de degustar una cerveza?

No necesitas ser un especialista para apreciar la esencia de esta gran bebida, simplemente relájate y disfrútala. Sin embargo, aquí te daremos algunos tips que hay que conocer para que tengas una adecuada degustación y así puedas saborear de la mejor forma posible su cerveza.

  1. Prepárate para la degustación. Busca un lugar tranquilo y relajado, sin mucho ruido para que te puedas concentrar bien. Evita olores que puedan perturbar tu nariz como el humo del cigarrillo, perfume, etc.
  1. Elección de vaso. Cada tipo de cerveza tiene su vaso, lo que permite descubrir mejor la cerveza, sus aromas, su espuma y color. Sino consiguex el vaso adecuado, con que tengax un vaso de degustación simple es más que suficiente, debe de ser superior a 20 CL para que pueda contener una cantidad de cerveza suficiente cuando se llene el vaso hasta la mitad. El vaso debe estar seco y limpio, con el fin de evaluar correctamente la espuma. Toda grasa eliminaría la espuma de la cerveza: es importante pues aclarar (limpiar) bien el vaso en agua fría y dejar que se seque al aire libre antes de servir la cerveza. Entre cada degustación, deberás lavar el vaso para que no queden restos de la cerveza anterior. Evita un vaso demasiado pequeño (inferior a 20 CL) y sucio, o con restos de sabor.
  1. La Cerveza. Hay que tener muy en cuenta el tipo de cerveza elegido, ya que éste determinará la temperatura idónea para beberlo y define el tipo de vaso que debe emplearse. Abre la botella, no la agites, poco a poco ve sirviéndola en el vaso, no lo llenes mucho, con la mitad es suficiente, recuerda que para degustar una cerveza de manera correcta es necesario que tenga espuma. Cuida la temperatura, la espuma tiene que pegarse a las paredes del vaso, las burbujas deben ser pequeñas y regulares y el color debe ser brillante, excepto para las cervezas de levadura, como por ejemplo la cerveza blanca. Sino respetas las temperaturas idóneas, esto impediría que la cerveza revele todo su aroma. A la vista, observa la cerveza: su color, su espuma. Huele la cerveza para sentir el aroma que se desprende, y pruébala para sentir todos los sabores. También puedes acercar la cerveza a tu oído para percibir el burbujeo de ésta.

cer2

Te recomiendo que tomes tu tiempo y evites una boca contaminada por otros sabores, así como se degusta el vino, puedes limpiar tu paladar comiendo un poco de pan (de preferencia que no tenga especias ni sal). Ahora bien, qué esperas, comienza la degustación. ¡Salud!

Calificación de los lectores
.