1

Cepajes: Malbec, el nuevo embajador argentino

Tan embajador de Argentina como lo puede ser el tango, el futbol o la carne. Los vinos elaborados con esta variedad se posicionan como algunos de los más apreciados por los consumidores de México, por presentar todas las características buscadas dentro de un vino: complejidad aromática, potencia sin presentar una franca astringencia, dulzura aromática y taninos muy redondos, lo que lo convierten en un vino aterciopelado y muy fácil de beber; además de ser la variedad con mayor crecimiento en ventas en el mercado mexicano, parece “estar de moda” para nosotros.

La variedad nació en Cahors, sudoeste de Francia, cuenta la “leyenda” que lo hizo bajo el nombre de Côt y que con ese nombre en su pasaporte, fue que el Dr. Malbec, un viticultor amante de la variedad, la llevó a Bordeaux, donde se desarrolló a tal grado que se convirtió en la de mayor porcentaje de cultivo en la región.

Recordamos por esto que para el año en que se hizo la clasificación de los Cru Clasée (1855), la mitad del viñedo bordelés estaba plantado con Malbec, quizás basándose en su mayor rusticidad frente a las plagas y enfermedades que sufrían en la región, más que por la calidad que ofrecía. Sin embargo, luego del ataque de la filoxera y teniendo en cuenta los resultados de la mencionada clasificación, la gran mayoría de los viticultores se decantaron por la Cabernet Sauvignon en los suelos con presencia de grava, así como por la Merlot o la Cabernet franc en los que carecían de aquella.

En sí, la Malbec es una variedad de potencia media, con una gran intensidad colorante; con notas muy violáceas cuando joven, mismas que mantiene la mayoría de las veces una vez añejada en barrica hasta por 15 meses. Su densidad aparente es de media alta a alta, cuando es añejado en barrica, y siempre son vinos brillantes. En nariz su perfil es frutal, su paleta aromática recuerda a los frutos negros y rojos muy maduros, destacan las moras, las grosellas, las cerezas y las ciruelas.

Si hablamos de un vino añejado por cerca de un año o más en barrica, su aroma se torna más maduro, destacando las confituras y mermeladas de frutos rojos y negros, acompañado por abundantes notas de especias dulces: vainilla, canela, clavo de olor, chocolate y cacao negro. Además siempre tienen un recuerdo húmedo, como las setas o trufas del bosque, (y recuerdos o toques cuando no han sido añejados en barrica).

En boca, los vinos de Malbec se muestran equilibrados, con una buena potencia sin presentar astringencia o ser excesivamente tánicos como otras variedades.

Cuando hablamos del Malbec, hacemos una referencia inequívoca y hasta inconsciente hacia el Malbec argentino, pero debido al éxito de este vino, es que se ha reactivado el original, que proviene de Cahors, Francia; así como se empezó a cultivar en Chile, Australia, California, y en México, donde da muy buenos resultados en la zona de Aguascalientes y Zacatecas, así como en Baja California.

En cuanto a los vinos argentinos destacan en Mendoza los elaborados en los viñedos de Luján de Cuyo y Maipú en la zona centro-norte. De aquí provienen tanto Malbec de alta gama como los llamados Best Buy o vinos de buena relación precio-calidad; podemos mencionar vinos como Trapiche Varietal, Roble y Broquel Malbec, Luigi Bosca Reserva y DOC Malbec, Terrazas Reserva y Barrel Select Malbec, Fabre Montmayou Gran Reserva Malbec, Catena Reserva Malbec, Achaval Ferrer Malbec.

También destacan las zonas de Gualtallary y de Altamira en el Valle de Uco como productoras de vinos de una excepcional calidad, incluso muchos de los vinos de ambas zonas se encuentran ubicados dentro de los segmentos ultra premium e ícono, esto es los más caros de cada casa. Dentro de estos destacamos los siguientes: Single Vineyard y Gran Medalla Malbec 125 años de Trapiche; Achaval Ferrer Finca Altamira Malbec, O. Fournier Alfa Crux Malbec; Afincado y Cheval des Andes de Terrazas o el Catena Alta Malbec.

Fuera de Mendoza podemos mencionar las regiones del Valle de Pedernal en San Juan. Este valle de altura (se ubica a más de 1350 msnm) es la nueva meca de los vinos de esa provincia. Con una calidad similar a la que se puede obtener en la región centro-norte de Mendoza, esta zona está sorprendiendo a los críticos por sus Malbec potentes, intensos y muy complejos. Normalmente ubicados en los segmentos Premium, encontramos un par dentro de la categoría Best Buy y otros en las categorías Ultra Premium. Uno es el Finca Las Moras Black Label, otro, el Mora Negra (mezclada con la asombrosa Bonarda del Valle de Tulum) y el recientemente lanzado Finca Pedernal Malbec. Otras bodegas con viñedos de la zona son Callia y Graffigna con muy buenos vinos también.

Además podemos mencionar los vinos de la Patagonia y de Salta dentro de los que siempre encontraremos una muy buena opción de Malbec. Destaca el Patagonia Barrel Select Malbec de Fabre Montmayou y el Malma de NQN, y en Salta, el de Colomé y el de Hess family.

Otra de las preguntas que me han hecho muy seguido es la longevidad de los vinos de esta variedad tan particular. Como enólogo digo que si bien el Malbec es una variedad que, en algunos casos, puede superar los 10 años de longevidad, aunque la idea es que el vino, una vez en el mercado, ya haya alcanzado o está muy cerca del alcanzar su óptimo nivel de bebida, nuestra idea al liberar un vino al mercado es que pueda ser bebido, y sobre todo, disfrutado por el consumidor.

Hasta el próximo abrazo de copas y recuerda: esperar que un vino se muestre magnífico puede llevarnos a la decepción o al séptimo cielo.

Calificación de los lectores
.