1

Cinco pueblos mágicos para escapar en fin de semana

A pesar de que la Ciudad de México es una de las ciudades más grandes del mundo, a sus alrededores puedes encontrar una gran cantidad de pequeñas ciudades y pueblos para conocer y disfrutar en sólo un fin de semana.

México está lleno de destinos interesantes.  Siempre resultará interesante sumergirse en la comida, las bebidas, la historia y las personas del lugar que visitamos, de esta forma será imposible no enamorarse de nuestro país.

Tepoztlán, Morelos

A menos de una hora de la ciudad, este pueblo mágico ofrece construcciones coloniales enmarcadas por una montaña mística de fondo. Es el lugar ideal para relajarse con magníficas vistas, un gran mercado de artesanías, un clima muy agradable durante la mayor parte del año y una población amigable.

Hay muy buenas opciones para comer y hospedarse que se adaptan a todos los bolsillos, y también una gran variedad de espacios holísticos y temazcales que buscan conectar a sus visitantes con la espiritualidad prehispánica de la región. El centro del turismo es el cerro del Tepozteco, mismo que puedes subir caminando en un par de horas para encontrarte con una pirámide en su cima.

No te olvides de comer en los restaurantes clásicos de la ciudad, como Los Colorines y Los Ciruelos, ni de visitar el mercado, en el que se puede encontrar comida más sencilla pero deliciosa: la tradicional morelense, cuyos componentes principales son los itacates (triángulos de masa de maíz rellenos de guisados), chapulines y cecina de Yecapixtla.

Para llegar desde la Ciudad de México, se debe salir hacia el sur con rumbo a Cuernavaca, y tomar la carretera hasta la desviación hacia Tepoztlán después de pasar la curva de “la pera” y seguir los señalamientos que te llevarán hasta el centro del pueblo mágico.

tepoztlan

Real del Monte, Hidalgo

Escondido en un pequeño valle entre las montañas, este pequeño pueblo fundado por mineros ingleses es uno de los más pintorescos del estado de Hidalgo.

Aquí no encontrarás muchas opciones de hospedaje, pero sí para comer, con alimentos que te harán sentir como en casa en una mañana fría en la ciudad. Deja que el frío, el aroma a leña y los pastes te enamoren.

Real del Monte es un gran lugar para relajarse y disfrutar de sus tranquilos días para olvidar el estrés de la ciudad.

Para llegar, tienes que salir de la ciudad con rumbo a Pachuca y, al atravesar la ciudad, seguir los señalamientos hacia el Corredor de la montaña, cuyo primer destino es Real del Monte.

realdel

Taxco, Guerrero

Sus empinadas calles empedradas, sus coloridas fachadas y su innegable estilo colonial son representativas de México. A pesar de que el reino de la Nueva España fue un importante exportador de plata, en México son pocos los lugares en donde esta se puede adquirir a muy bien precio, uno de éstos es Taxco.

Hay hoteles que se ajustan a todos los presupuestos, así como restaurantes muy variados; en Taxco es muy fácil comer delicioso porque  los restaurantes tienen buenas cocineras detrás. Date una vuelta por su centro, sus tiendas y empápate del estilo tranquilo de su gente.

Para llegar a este pueblo mágico, hay que tomar la autopista del Sol con rumbo hacia Acapulco y, en la caseta de Alpuyeca, desviarse y seguir los señalamientos hasta Taxco. Toma cerca de dos horas y media desde la Ciudad de México.

taxco

Peña de Bernal, Querétaro.

La peña de Bernal es un monolito que se encuentra en la sierra de Querétaro, a sus pies se extiende la ciudad que lleva el mismo nombre: un pequeño pueblo dedicado a la vida bohemia y tranquila.

Para pasar el tiempo, puedes dar un paseo extremo y escalar la peña en unas cuantas horas. También puedes buscar recorridos a algún viñedo de la zona de Ezequiel Montes y Tequisquiapan, que están muy cerca de ahí, y podrás ver el proceso de elaboración de vinos mexicanos.

Es un destino tranquilo, pero que deja a sus visitantes con ganas de volver siempre. Asegúrate de visitarlo al atardecer y presenciar las vistas de la peña desde un pequeño café en el centro de la ciudad.

Para llegar desde la Ciudad de México, se debe salir con rumbo a Querétaro, y antes de llegar a San Juan del Río se toma la desviación con rumbo a Tequisquiapan. Después de atravesar Tequisquiapan, se toma la carretera con rumbo a Ezequiel Montes. Al llegar ahí se siguen los señalamientos hacia Peña de Bernal. Se hacen casi tres horas.

peña

San Miguel de Allende, Guanajuato

Considerada una de las más bellas ciudades mexicanas, San Miguel de Allende ofrece una gran cantidad de lugares únicos en los que se puede desde comer hasta tomar un coctel con un gran ambiente. Tiene extraordinarias construcciones neobarrocas de la época colonial, que brindan un paisaje perfecto al anochecer.

En San Miguel encontrarás muchos hoteles boutique exclusivos en antiguas casonas renovadas de los siglos XVIII y XIX, bien diseñados y pensados para crear experiencias en cada habitación en la que se alojen sus huéspedes.

Puedes comer en una gran variedad de restaurantes de especialidad sobre su plaza principal y, si le dedicas un tiempo a las compras, también podrás encontrar todo tipo de artesanías a lo largo del andador Lucas Balderas.

Para llegar, hay que salir de la Ciudad de México por la autopista urbana norte con rumbo a Querétaro, seguir los señalamientos hasta cruzar la ciudad de Querétaro y tomar la desviación con destino a San Miguel de Allende. En cerca de dos horas y media estarás en tu destino.

san miguel

Calificación de los lectores
.