Te gusta

Comida mediterránea y los vinos del mundo

Más que un régimen alimenticio, la dieta mediterránea es un estilo de vida que marida perfectamente con vino.

Recuerdo que cuando fui a Egipto, tenía curiosidad de saber qué tipo de comida descubriría en ese maravilloso y místico país. Para mi sorpresa encontré que su alimentación está basada en la dieta mediterránea, la cual se distingue por el consumo de vegetales como jitomate y pepino, semillas, granos enteros como el trigo, el aceite de oliva y las aceitunas; es un régimen que se considera muy equilibrado por la variedad de ingredientes, en donde como proteína consumen bastante pescado, mariscos, y pocas porciones de pollo, res o cordero.

Uno de los ejemplos más claros del estilo de vida mediterránea es la comida italiana, ya que está basada en pastas a base de trigo, aceite de oliva y, como sabemos, utilizan el jitomate en todas sus preparaciones. Esta dieta tiene que ver con un conjunto de usos y costumbres que caracterizan a toda una cultura que nace alrededor del Mediterráneo.

Vinos olivos y equilibrio 

En los años 50 este tipo de alimentación obtuvo popularidad y se llegó a decir que todos los países en donde hubiera olivos eran parte ella; si analizamos esta premisa podemos ver que efectivamente en los lugares donde los hay adoptan el estilo de vida mediterráneo. Es decir, en el consumo de aceite de oliva, aceitunas, vegetales, granos enteros, semillas, mucho pescado y mariscos.

En México, el ejemplo es el Valle de Guadalupe, en donde todos estos productos son la base principal de la alimentación, además por supuesto, de los productos derivados de la uva como el vino. Donde hay vides hay olivos, ya que los olivos dan fuerza a la tierra en la que se siembran las vides y permiten que haya una mejor calidad de uvas. Por eso el complemento perfecto y lógico para aquellos es el vino.

En resumen, siempre he creído que un régimen equilibrado es una forma de alimentarnos de manera sostenible, y basar nuestra dieta diaria en el consumo de productos locales hará que sea equilibrada en todos los aspectos, como colores, sabores, olores; en cuanto a la nutrición, se verá reflejado en nuestra salud dándonos calidad de vida.

Es un hecho que con los años necesitamos cuidarnos más, teniendo claro que “lo que se siembra se cosecha”, y que nunca es tarde para aplicar este tipo de prácticas saludables, por lo que la dieta mediterránea es perfecta para llevar una vida longeva y de calidad.

Finalmente, creo que los lapsos en los que disfrutamos de la compañía, la comida y un buen vino nos garantizan momentos memorables y entrañables. Recuerden que en la vida y en la cocina… menos es más.

Calificación de los lectores
.