Te gusta

¿Cómo elegir un vino?

Empecemos por definir algunos términos que nos ayudarán a contar con bases para hacer más fácil y rápida la decisión al momento de elegir nuestro vino; pero lo primordial es experimentar siempre en busca de nuevas sensaciones.

¿Qué vino vamos a comprar? Seguramente en más de una ocasión nos hemos hecho esta pregunta, ya sea en un restaurante con amigos, con nuestra familia, con clientes en busca de cerrar algún negocio y también con nuestros jefes;  la situación es más alentadora cuando estamos en un lugar especializado, en una tienda de autoservicio donde podamos encontrar a alguien lo debidamente capacitado para asesorarnos, o en algún restaurante con un sommelier que nos ayude a realizar la mejor elección de acuerdo a nuestras necesidades.

Pero qué pasaría si nos encontramos en un escenario completamente distinto en donde nadie a nuestro alrededor pueda despejar la infinidad de cuestionamientos que pasan por nuestra mente, ¿cuál es la mejor uva?, ¿qué país elijo?, ¿acompañará bien a mi pescado?, ¿le gustará a mi jefe esta botella de regalo?, ¿vale la pena pagar tanto dinero por una simple botella de vino?, en fin, podremos hacer cualquier cantidad de preguntas a las cuales quizá no encontremos una respuesta de forma rápida.

Empecemos por definir algunos términos que nos ayudarán a contar con bases para obtener respuestas rápidas. ¿Qué significan los términos “Viejo Mundo”, “Nuevo  Mundo”, “varietal”,  “monovarietal”, “corte”, “blend”, “ensamblage”?

Viejo Mundo: En este caso entendamos como viejo mundo a los países con una gran tradición vitivinícola basada en su conocimiento, y la aplicación del mismo a la interpretación del suelo y del clima de sus regiones productoras de vino; aquellos que están regulados por sistemas sumamente estrictos de calidad, esos que no pueden hacer uso de tecnología para el riego, que no pueden agregar azúcar a sus mostos para corregir el grado alcohólico, los que utilizan un determinado tipo de barricas para envejecer sus vinos, los que cuentan con Denominaciones de Origen o apelaciones de origen de gran prestigio a nivel mundial, aquellos en los que destacan las notas a madera y no de tanta fruta, los que no tienen tanta carga de alcohol y acidez, que nos proporcionan taninos muy redondos y aterciopelados (el tanino es una sustancia presente en los vinos tintos que además de ser un excelente antioxidante  en un  conservador natural y lo detectamos al probar el vino porque genera una sensación de sequedad en boca) y en su mayoría, producen vinos con más de un tipo de uva, aunque pueden también elaborar vinos de una sola variedad. En pocas palabras, son todos aquellos que cuentan con métodos de elaboración considerados como tradicionales o clásicos y destacan: Francia, España, Italia, Portugal, Alemania entre los más importantes.

Nuevo Mundo: Como países integrantes de esta clasificación encontramos a México, Estados Unidos, Australia, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Argentina, Chile y Uruguay entre los más importantes, y se caracterizan por una vitivinicultura que está en constante evolución, llena de innovación y de tecnología, sus vinos son mucho más  frutales ya que no es necesario que pasen largos tiempos en madera, su acidez es mucho más viva, el nivel de alcohol es un poco más alto y aunque también podemos encontrar vinos elaborados con más de una uva, seguramente disfrutaremos mucho aquellos elaborados con una sola variedad de uva. Dichos países están a la vanguardia, comienzan a tener mucho prestigio a nivel internacional por sus excelentes  productos, aunado a que han sabido explotar de manera muy adecuada la uva que los caracteriza, por mencionar los ejemplos más representativos diremos que hablar de Argentina es entablar una conversación con su Malbec, pensar en Australia nos lleva a querer disfrutar de su maravillosa Syrah o Shiraz comiendo con los amigos, cruzar los Andes desde Mendoza (Argentina) y llegar a tierras chilenas nos obliga a descubrir su Carmenere cenando con la familia, y ni  pensar en no saborear la increíble Tannat uruguaya apreciando una linda y estrellada noche, querer disfrutar de un delicioso vino blanco nos incitaría  a probar un Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda, hablar de México me lleva a pensar en el excelso Petit Syrah de L.A. Cetto, seguido de su espectacular Nebbilo, del incomparable Syrah de Casa Madero, de los grandes espumosos de Freixenet elaborados con Chenin, Macabeo, Chardonnay y hasta Pinot Noir.

Sigamos con los términos.

Varietal o Monovarietal: Estos términos hacen referencia a aquellos vinos que son elaborados 100% o -como mínimo- en 85% de una misma variedad de uva, aunque ya les di algunos ejemplos del Nuevo Mundo permítanme aconsejarles probar los grandes Barolos y Barbarescos procedentes del Piamonte, Italia, Los Tinta Toro de la denominación de origen Toro en España, también los extraordinarios Albariño de Rias Baixas en Galicia, España.

Corte, blend, ensamblage: Son aquellos vinos en los que se utilizan dos o más varietales,  los cuales se pueden hacer tanto con uvas tintas como con uvas blancas. En estas mezclas las uvas más comunes son las francesas, con el increíble Cabernet Sauvignon en primer lugar y posteriormente se adicionan cepas como la Malbec, la Merlot e inclusive la misma Cabernet Franc, si hablamos en específico de Burdeos. Si pensamos en otra región del mismo país como el Valle del Ródano veremos que las principales uvas son: Syrah, Grenache y la Mourvedre, por eso es que en estas regiones nunca aparecen en la etiqueta los varietales que conforman esa mezcla en específico. Dentro de esta misma región encontramos una uva blanca de características excepcionales, es la uva blanca reina de este valle, la uva Viognier, si tienen oportunidad de probar esta uva, háganlo, y se darán cuenta de la magnificencia que puede lograr un vino de Viognier. Otras mezclas muy reconocidas a nivel mundial provienen de España, como los vinos de Rioja, estos utilizan como base la fenomenal Tempranillo combinada con Mazuelo y con Graciano, que en su conjunto logran expresar lo máximo cada una de ellas; y así como estos ejemplos podemos encontrar infinidad más.

Finalmente, con esta información buscamos despejar algunas interrogantes para hacer más fácil la decisión al momento de elegir algún vino, pero recuerden que sólo ustedes tienen la última palabra, de lo que se trata es de experimentar siempre en busca de nuevas sensaciones, y recuerden que el vino se vive y se siente, no sólo se toma.

Calificación de los lectores
.