1

Datos básicos para hornear tu propio pan

Te encuentras a ti mismo en un sábado por la mañana sin nada que hacer y sólo sabes que tienes dos cosas: mucho tiempo libre y, como siempre, ganas de comer bien. Abres tus libros de cocina, miras algunos videos con recetas pero no decides qué preparar, sólo tienes algunos ingredientes básicos a la mano y de pronto alguien te avisa que llegará a tu casa a comer.

Entonces la pregunta es simple, ¿cómo hacer una comida que valga la pena, con ingredientes sencillos y que no ‘pierdas’ toda la mañana preparándola? Quizás no puedas crear un platillo digno de fotografiar, pero sí una fragante hogaza de pan que te hará ver como todo un maestro de las artes del horneado.

Y es que, en nuestros tiempos, ya casi nadie hornea su propio pan. Ir al supermercado, a una panadería o a un lugar especializado si realmente eres amante del carbohidrato es tan fácil y rápido, que la magia de esperar horas de fermentación y adivinar si la masa tendrá la textura ideal se han perdido por completo.

Tendemos a pensar que hacer pan es tardado y difícil, y puede que lo sea, pero hay algo en ello que puede hacer que hasta el más alejado de la cocina se acerque a ver cómo pasa. Hoy te presento esta lista de datos sobre cómo hacer pan para que te atrevas a levantarte las mangas, a sacar las ollas del horno y a usarlo aunque no sea Navidad.

  • No tienes que saber hacerlo, para hacerlo bien

Puede parecer complejo, pero realmente sólo se trata de mezclar harina, agua, levadura y sal. El amasado es importante, pero la perfección es lo que menos cuenta. Va a ser pan y, sea como sea, a todos nos encanta.

  • No necesitas equipo especial

El pan es un alimento que el hombre ha dominado desde hace miles de años y desde entonces las manos han sido la principal herramienta en una panadería. Pierde el miedo a ensuciarte y evita gastar muchísimo dinero en una batidora milagrosa si estás apenas adentrándote en estos temas.

  • Tu horno funciona a la perfección

Por alguna razón, muchos mexicanos le tememos al horno. En muchas casas sólo sirve de bodega o para hacer el pavo en Navidad. Sí, cada horno es diferente, y puede que sientas que el tuyo no controla las temperaturas, pero lo cierto es que casi todos tienen flamas alta, media y baja que son más que suficiente para cualquier cocción. Esto se trata de conocer a tu horno.

  • Los videos son más claros que los recetarios

No me malentiendas, no digo que sean mejores que los libros. Pero cuando eres inexperto y vas a replicar una receta en panadería, los videos son lo mejor que hay. Puedes ver los movimientos, las texturas y algunas otras cosas de mejor manera que en explicaciones, muchas veces mal logradas, no se alcanzan a entender.

  • Pierde el miedo, nunca sale mal

Lo peor que puede pasar es que no obtengas lo que esperabas, la gracia está en que nadie sepa lo que esperabas. Después de preparar una receta te sentirás motivado de afinar detalles y de hacerla funcionar. Cuando menos te des cuenta, ya tendrás la costumbre de hornear un pan diferente para cada una de tus reuniones.

Calificación de los lectores
.