7

Ecotecnias: la arquitectura del futuro

La tecnología y la arquitectura ecológicas han hecho que el consumo experimente nuevas prácticas, no se trata de una moda, como hace años se pensaba, sino de un cambio paulatino que poco a poco va construyendo una nueva forma de entender nuestro comportamiento.

A raíz de la existencia del hombre, la ecología existe. Este  término lo dio a conocer el zoólogo: Ernest H. Haeckel, quien hace una estrecha vinculación con la arquitectura, sugiriendo que la ecología surgió como resultado de la mutua relación entre el hombre y la naturaleza. Esta correlación es la que ha generado una preocupación constante por el surgimiento de espacios como hábitat de las sociedades humanas, los cuales atenúen el impacto urbano en la naturaleza.

A consecuencia de esto, se surgió el término ecotécnica, aplicación de conceptos ecológicos, en este caso a la vivienda, mediante una técnica determinada, de forma que los espacios se construyen de acuerdo al medio que los rodea, logrando mayor comodidad. Esta palabra proviene de oikos que quiere decir hogar y logos que quiere decir conocimiento, estudio o tratado, se traduce como el “conocimiento de nuestra casa”.

Las ecotecnias, por ende son sistemas de instalaciones, herramientas e innovaciones tecnológicas que se pueden adaptar a cualquier espacio habitable, ayudan a conservar y restablecer el equilibrio natural.

La palabra ecotecnia cada día se escucha en todos lados, aunque para la mayoría de la gente aún sigue siendo desconocido su significado y la causas que han originado tan singular concepto.

En las últimas décadas, la humanidad ha caído en cuenta de que el crecimiento poblacional, la contaminación, la pérdida de los ecosistemas y el incremento desmedido del consumo que implica la vida actual en las grandes ciudades del mundo están poniendo en riesgo la satisfacción de nuestras necesidades diarias. El acceso a tecnología de vanguardia para reducir el consumo de agua, generar alimentos sanos en espacios reducidos o calentar agua con poca energía puede resultar costoso para la mayoría de las personas. Sin embargo, cada día es más fácil encontrar alguien que emplea sencillas aplicaciones o técnicas mejoradas que con más creatividad que presupuesto, logran reducir el impacto en el medio ambiente y obtener satisfactores de una manera más amigable con la naturaleza.

Estas sencillas aplicaciones llamadas comúnmente ecotecnias están en la primera línea de lo que seguramente será el futuro de los hogares urbanos o rurales, ya que la mayoría de ellas son de fácil aplicación, resultan baratas o se pagan solas en poco tiempo, nos brindan un mejor acceso y hasta se convierten en fuente de satisfacción personal.

Entre las ecotecnias más populares hoy en día están la captación de agua de lluvia, la generación de energía a través de celdas fotovoltaicas, las azoteas verdes, huertos urbanos, las piscinas naturales, earthship biotecture  o casas ecológicas, baños secos (no llevan agua sino son llenados con arena), calentadores de agua de bajo consumo de energía, el compostaje de residuos orgánicos, paneles solares, y la arquitectura sustentable.

Cualquiera que sean las ecotecnias aplicadas, todas están basadas en la reducción del consumo de energía, la generación de energía de fuentes alternativas, el aprovechamiento de espacios para la producción de alimentos, la reducción en el consumo de recursos, la reutilización o reciclaje de materiales, y la captación y uso eficiente del agua.

La escasez de agua potable en las ciudades, el incremento en los precios de los alimentos, el elevado precio actual de las gasolinas y de la electricidad, y muchos otros cambios que estamos comenzando a vivir a diario está llevando a que cada vez más personas y empresas comiencen a aplicar ecotecnias por economía y por consciencia ecológica.

Lo que es claro es que no se trata de una moda, como algunos lo veían hace algunos años, sino de un cambio paulatino que poco a poco va construyendo una nueva forma de entender nuestro comportamiento.

Estos pequeños cambios tecnológicos en el hogar y las oficinas están resultando cada día más fáciles, más baratos y sobre todo más accesibles. Por eso, en muchos países como China, primer productor actual de celdas fotovoltaicas del planeta, además de otras ciudades, están construyendo y aplicando ecotecnias para producir energía solar, calentar el agua con calentadores solares y captar el agua de la lluvia para consumo doméstico.

Pero si bien México aún tiene mucho por avanzar en el uso extendido de ecotecnias, ya existen muchas experiencias, organizaciones y expertos en el tema como la ONG Organi-k o la misma Secretaría de Medio Ambiente del Distrito Federal, que están logrando avances importantes. Sólo es cuestión de tiempo para que cada día tengamos más de estas tecnologías en nuestros hogares.

Earthship Biotecture ó Casas Ecológicas

Edificios y casas sustentables ecológicas, orgánicas y autosuficientes. Se pueden construir en cualquier parte del mundo, en cualquier clima, con modernas instalaciones las cuales ayudan a capturar el agua limpia, tratando sus propias aguas residuales, por la disminución del consumo energético durante todo su ciclo de vida, además del uso adecuado del sol, viento y la tierra.

Un Earthship (Nave-tierra) es un tipo de casa que cuida de sus propias necesidades en materia de energía, agua, eliminación de residuos e incluso a veces hasta de producción de alimentos. Se logra un alto nivel de eficiencia energética, mediante el aprovechamiento máximo del calor del sol y gran aislamiento térmico. La idea es de tener una casa libre de tuberías y cables que entren o salgan de la vivienda. Los Earthship originales están construidos a base de latas o neumáticos rellenos de tierra. Esto significa que el material principal se encuentra en el mismo sitio de construcción y el resto es reciclado, materiales que generan poco gasto de energía o impacto ambiental. Por lo que este proyecto de earthship biotecture (bioconstrucción) es un método que ha ido evolucionando desde hace más de 40 años. Se basa en la obra del arquitecto Michael Reynolds, y lo que busca es que la naturaleza y la arquitectura formen engranes en el futuro, volviéndose tendencia para las clases sociales del primer mundo y tercer mundo.

La bioconstrucción trae beneficios económicos y de salud a largo plazo. Para realizar construcciones amigables con el ambiente siempre debemos de considerar lo siguiente:

  • Aprovechar la luz natural
  • Consumir energías renovables
  • Usar el agua consciente y eficientemente
  • Seleccionar los residuos
  • Utilizar materiales ecológicos con nulo o poco mantenimiento

Estas casas son un lujo, actualmente se construyen casas enormes, hoteles e inclusive mansiones en el Reino Unido, Portugal, Italia, Marruecos, Suiza, China y el resto del mundo.

Azoteas verdes

Ecotecnia que consiste en implementar una azotea con vegetación, esto ayuda a reducir la temperatura del ambiente debido a que reduce el efecto de “isla térmica”, un fenómeno producido por los autos, las grandes planchas de asfalto y los rayos solares al reflejarse en superficies de concreto y las azoteas de las casas en las grandes áreas urbanas. Una azotea verde protege la casa del calor y de los intensos rayos solares permitiendo un rango adecuado de comodidad en el interior. Es aquí donde las azoteas y las cortinas verdes son una alternativa para contrarrestar y subsanar el efecto de diseño de estos edificios o incluso para el diseño de edificios nuevos.

Piscinas naturales

Su funcionamiento se basa en la capacidad de filtración de distintos tipos de plantas, en filtros de grava y arena. Creadas para la gente que quiere estar en contacto con la naturaleza. La luz solar calienta el agua en la zona denominada “de regeneración” y el agua caliente gradualmente se filtra en la zona donde se nada, de dos metros de profundidad. Todo el proceso se basa en los principios de regeneración que tiene el agua en un curso natural donde podemos encontrar saltos de agua, plantas marinas. Para poder contar con una de estas, se requiere llevar a cabo un estudio previo, ver las condiciones del lugar, especialmente las climatológicas, el tipo de filtración y decantación, las plantas acuáticas depuradoras y oxigenantes que se deben instalar y si conviene o no, colocar peces y ranas en la zona de depuración, además de tener en cuenta la vegetación de la que se dispone en las zonas de sombra y en las zonas soleadas.

Estas son sólo probaditas de algunas ecotecnias, pero existen muchas más, estas son tendencias mundiales, prácticas generadoras de conciencia que no están peleadas con el lujo y la comodidad, volviéndose tendencias en construcciones e infraestructuras del futuro.