1

El café, entre la tradición y la innovación

La innovación en estos días ya no es una opción: cada vez más las empresas y las industrias buscan diferenciarse de su competencia al agregar valor a sus productos con la misión de encajar en el estilo de vida de los consumidores. Como es imposible dar gusto a todos, los mercados cada vez se segmentan más, apareciendo un sinnúmero de distintas ofertas para los diferentes nichos.

Son las nuevas formas de comunicación y de acceso a la información, el mundo comienza a democratizarse en todos los aspectos, aunque existen todavía grandes marcas que están en la mayoría de los mercados; pero también comienzan a abrirse posibilidades para pequeños productores que atacan nichos específicos de mercado, fomenten el comercio justo, se consuman productos locales para generar así nuevas oportunidades de negocio y miles de opciones nuevas para los consumidores. Esta es una situación de ganar, ganar para todos y en todos los sentidos.

El café no es la excepción. A mediados del siglo pasado hubo un gran crecimiento en su consumo, y posteriormente surgieron cafeterías conceptuales como Starbucks, Italian Coffee, Punta del Cielo, Gloria’s Jeans, Coffe Bean, entre otros, que presentaron al café como una bebida versátil y se promovían estilos de vida enmarcados por el mismo. Actualmente se posiciona como un producto gourmet. El fenómeno radica en la conversión de lo popular a lo gourmet de manera gradual; los consumidores que anteriormente lo tomaban por costumbre, ahora lo hacen de manera más consciente, por lo que pasó de ser un complemento de los alimentos a la bebida principal para algunos.

Estos cambios de hábitos en el consumo, independientemente de sus causas, generan innovaciones constantes en la manera de venderlo, consumirlo y prepararlo, para desarrollar toda la industria desde el campo hasta los hogares.

Captura de pantalla 2014-07-11 a las 11.14.28

Herramienta de trabajo. Sobre los sentidos, el café es una de las bebidas principales en cuanto a despertar emociones se refiere. Características como la acidez, el cuerpo, el aroma y el amargor, son parámetros que en sus distintas combinaciones pueden satisfacer a cualquier paladar. No existe el mejor ni el peor, simplemente existe esta bebida para todos los gustos y ocasiones. De hecho, se dice que “el mejor café es el que más nos gusta”.

Dependiendo de estas “ocasiones”, se abre un mundo de posibilidades y razones por las que se toma esta bebida, más allá de satisfacer el paladar. Basta con echar un vistazo a nuestros alrededores y notar el creciente número de cafeterías de todos los tamaños y para todos los gustos, que atienden diferentes necesidades; algunas son propicias para convivir, otras para pensar, otras más adecuadas para hacer negocios o para trabajar, entre otras. Un ejemplo es el creciente número de freelancers, que se refiere a un nicho específico de personas las cuales su negocio es virtual y trabajan prácticamente desde cualquier lugar, por lo general en cafeterías que actúan como oficina, sala de juntas e inclusive pueden ser una excelente opción para conocer nuevos prospectos.

En resumen, el consumo de café aumenta su importancia en la vida de las personas y es lo suficientemente versátil para adaptarse a los nuevos estilos de vida que se generan día con día.

CONTINUARÁ…

Rodrigo Guerra Elorriaga

BROGA México (Café y Miel de Veracruz)

Twitter: @brogamexico

Facebook: Broga México

brogamexico.com

[email protected]

Artículo publicado originalmente en el número 36 de la revista El conocedor.

Calificación de los lectores
.