Te gusta

Ensenada en pareja

Cuando pensamos en viajes en pareja imaginamos playas del Caribe y cruceros, o para los que salen de lo común, una cabaña en el bosque. Sin embargo, existe una opción que les aseguro que lo único que reprocharán es el por qué no agendaron más días para vivir Ensenada en pareja. Lo que se vive al visitar en este paraíso incluye una perfecta armonía entre estupenda comida, paisajes y naturaleza, mar y mucho vino mexicano, rodeado de gente cálida, amable y sencilla como lo son los ensenadenses.

El camino

La ruta más efectiva para llegar es por medio del aeropuerto de Tijuana; si bien los boletos de avión no son los más económicos, un enamorado de la tierra del vino mexicano siempre va a estar a la caza de promociones en los vuelos, porque encontrar un gran precio siempre es una estupenda excusa para planear este viaje, así que sugiero optar por los vuelos directos.

Una vez en el aeropuerto hay tres opciones rumbo al camino de dos horas a “la ciudad que le dio la espalda al mar”, Ensenada. La primera y la mejor es rentar un auto, ya que así tendrán independencia, comodidad y movilidad para hacer aún mejor la experiencia; es importante que lo reserven un par de días antes de su llegada ya que suelen acabarse; en su defecto, las otras dos opciones serían un taxi o un camión, que los llevarán por la módica cantidad de 600 y 350 pesos, respectivamente.

Cualquiera que sea su opción, desde la carretera empezarán a emocionarse con los paisajes, montañas y cerros, teniendo a los viñedos de un lado y al mar del otro, así que cuando crean que ya vieron la mejor postal del camino, sucede que llega otra curva que les presenta una imagen como para una foto digna de enmarcar.

destacada
El hospedaje

Nuevamente tenemos dos opciones; la primera se refiere a los hoteles en la ciudad de Ensenada. Están los clásicos, como el Coral and Marina, de gran tamaño y buenas vistas, pero también hay otros no tan grandes, pero buenos para descansar y pasar la noche, como el Best Western y Cortez, ya que los espera un sinfín de actividades que los mantendrán ocupados todo el día.

La segunda experiencia de hospedaje es un poco más exclusiva: se trata de internarse en el valle para encontrar los hoteles boutique que poseen algunas bodegas; aquí sin duda les recomiendo Adobe Guadalupe, la Villa de Valle, y hasta el extremo estilo del remoto Cuatro Cuartos, y aunque sin duda esta experiencia es más costosa, los dejará disfrutar y apreciar el valle de sol a sombra.

Las degustaciones en las vinícolas

Aunque necesitaríamos más de un mes de viaje para visitarlas todas, existen algunas más acogedoras que otras, donde existen personas que ofrecen una visita guiada y una degustación de sus mejores vinos, en donde no sólo enaltecerán sus sentidos, sino donde también aprenderán mucho. Entre las vinícolas del lugar les recomiendo: Adobe Guadalupe, Todos Santos (de Bodegas Santo Tomás), la remodelada Monte Xanic, Viña Montefiori, Alximia, Vinícola Torres Alegre, Mogor Badan, entre muchas otras.shutterstock_171572570

La comida

Junto con el vino, es el mayor atractivo turístico de Ensenada, porque se come muy bien a todos los niveles y estilos, ya sea desde un puesto callejero hasta los restaurantes de cocina vanguardista. Entre las opciones están:

Fish Taco: lo podrán ver a lo largo de la ciudad y ciertamente es una delicia; el platillo prácticamente no varía en receta sin importar el local, pues su sencillez no da mucho espacio para jugar; es simplemente un delicioso filetito de pescado capeado en una tortilla de maíz.

La Guerrerense: este puesto de la calle es único en el mundo, y no se puede decir que comiste en Ensenada si no paraste a comer de sus manjares; mi recomendación es el paté de erizo con almeja (por cierto, no dejen de probar las salsas).

Finca Altozano: es un lugar precioso en donde pueden disfrutar del atardecer, acompañados de una gastronomía espectacular, con buenos vinos y cervezas de la zona. De aquí pueden escoger cualquier platillo sin temor, pues todo está fresco, cuidado y bien elaborado, además de que manejan precios muy razonables.

Tes Gallin: dentro de la bodega Villa Montefiori se encuentra un santuario de la verdadera cocina italiana, que con pocos años se ha convertido en otra parada obligada en el valle, en donde probarán una espectacular pasta hecha al momento, acompañada de buenos vinos y, por supuesto, una vista al viñedo.

Para las cenas vale la pena darse un lujo y visitar los grandes y galardonados restaurantes del valle para probar un menú degustación de varios tiempos, y como mucho se ha hablado ya de éstos, solamente los mencionaré: Manzanilla, Corazón de Tierra, Laja y Malva.

Captura de pantalla 2016-03-10 a la(s) 09.25.21
Actividades

Si dentro de su plan no sólo está abandonarse en los brazos de Baco, existen muchas actividades que los dejarán con ganas de regresar, como el buceo y el cañonismo (que son bajadas en rappel de cascadas y ríos y montañas), así como kayak, ciclismo, subir a un globo aerostático y mucho más.

Ensenada lo tiene todo para consentirte y tener una de las mejores experiencias de sus vidas, ¿qué esperas?

Calificación de los lectores
.