1

Gánale al antojo con este irresistible fondue

De acuerdo con las leyendas de su surgimiento, el fondue data de una costumbre de los antiguos pastores de las montañas de Suiza, quienes calentaban trozos de quesos viejos para calentarse y hacer frente al frío.

Con el tiempo, los fondues llegaron a distintas regiones donde se adaptaron a los gustos de sus pobladores, creando infinidad de recetas. Por ejemplo, en la región francesa de Saboya se le han agregado trozos de pan, verduras y carne, que se han convertido en un emblema de la zona.

Para celebrar el Cheese Fondue Day acudimos con Olivier Bert, Mestro Afinador de queso y director de Sabor y Carácter quien, además de compartirnos una receta irresistible, nos dio los siguientes tips:

  • Los dos mejores quesos para preparar fondue son el Gruyere y el Vacherin, ambos elaborados con leche de vaca en los Alpes.
  • Algunos otros quesos que funcionan bien son el Emmental, Raclette, Comté o Beufort, todos aportan sabores increíbles.
  • Es importante mantener el queso fundido y el aceite caliente, para ello se debe colocar el caquelon sobre el hornillo de mesa, el cual puede ser de gas butano, alcohol o eléctrico.
  • Potencia el sabor con vino blanco, maicena, bicarbonato y ajo; además la consistencia también mejorará y la digestión de tus invitados.
  • En Le Formager (Alejandro Dumas #125, Polanco) encuentras todo lo necesario para preparar un fondue espectacular.

Ahora sí, ¡manos a la obra con la receta al estilo Sabor y carácter!

Ingredientes

  • 250 g de queso Gruyer
  • 250 g de queso Comté
  • 250 g de queso Emmental
  • 1 diente de ajo
  • 1 pizca de bicarbonato
  • Vino blanco
  • 1 pizca de maicena
  • Pimienta al gusto
  • 1 pieza de baguette
  • 1 Huevo

Preparación

Retira la costra de los quesos y partir cada porción en cuadritos. Frota con el diente de ajo la olla para que el queso no se pegue a la olla y se impregne de sabor.

Vierte los tres quesos y agregar el diente de ajo picado, el vino blanco y la pimienta al gusto. Una vez  derretido agrega una pizca de bicarbonato y una pizca de maicena para brindar una mejor consistencia o nuez moscada.

Acompaña con pepinillos, jamón serrano o algún embutido así como un buen vino Sauvignon Blanc.
Cuando comience a ser difícil el tomar el queso, Bert recomienda añadir una yema de huevo para cambiar la consistencia y terminar el fondue de manera sublime.

Calificación de los lectores
.