Te gusta

Japón, donde nace el sol

Un destino en el que convergen siglos de tradición y grandes adelantos tecnológicos que dan lugar a expresiones artísticas incomparables.

Por excelencia, uno de los países que conviven con modernidad y tradición, es Japón. Sus fuertes raíces milenarias no titubean ni se ven opacadas por el paso del tiempo y la convergencia de avances en todos los ámbitos de la vida, tales como la tecnológica, la moda, la adopción de estilos occidentales, la urbanización y arquitectura, que van de la mano de las últimas tendencias, las manifestaciones artístico-culturales al último grito de las corrientes estéticas, así como el cosmopolitismo que caracteriza, por ejemplo, a Tokio.

shutterstock_406879573

El sol naciente

Versa la historia que Japón adquirió el mote de “el país del sol naciente” hace miles de años cuando los chinos, en el esplendor de su imperio, se referían a la ubicación de este país justo donde apreciaban la salida del astro rey, es decir, cuando miraban al este.

En esa ubicación la influencia de China y de las propias manifestaciones japonesas, crearon una enorme riqueza cultural que hoy deslumbra a cualquiera que lo visita. La creatividad única de Japón en las artes plásticas se plasma en expresiones como ikebana, origami, ukiyoe, muñecos, lacas y alfarería; en las artes escénicas podemos disfrutar de los bunraku, kabuki y el .

El bunraku es una forma de teatro con marionetas muy elaborada en la que tres titiriteros manejan tres figuras de madera con cara de porcelana del tamaño de dos tercios de la estatura de una persona. El teatro kabuki se caracteriza por un maquillaje brillante, vestuario y decorados espectaculares y una acción dramática que comprende danza, combates con espada y, en ocasiones, el lanzamiento del actor al público o al escenario. Podrás disfrutar de este espectáculo en las ciudades de Tokio y Ginzan.

shutterstock_313469315

El teatro , es una forma de arte escénico con 700 años de historia. Tiene sus raíces en los antiguos rituales sintoístas y se representa en un escenario cuyo techo posee la misma estructura que el de un santuario, los actores llevan máscaras y los movimientos, muy lentos, son extremadamente refinados. Las ciudades que ofrecen funciones son Tokio, Kansai y Osaka.

Dentro de las costumbres más arraigadas y populares destacan el ikebana, el arte de los arreglos florales; la alfarería, junto con la producción de bellas piezas en cerámica y porcelana; y el Cha No Yu o camino del té, un culto estético del refinamiento espiritual que fue en sus inicios muy popular entre la clase guerrera dirigente y que hoy se puede asistir e incluso participar en las demostraciones en Tokio y Kioto.

Junto a estas manifestaciones milenarias se encuentra la producción de bonsái, árboles miniatura en macetas que en algunos casos tienen siglos de antigüedad, cuidados por generaciones de jardineros que pacientemente han adaptado su forma para reproducir escenas de la naturaleza nipona.

Museos

Los museos son la visita obligada para viajar en el tiempo y conocer más sobre el país. La lista está encabezada por el Museo Nacional Tokio, ubicado en el Parque Ueno y el más antiguo: fue inaugurado en 1871. Dentro de los puntos de interés histórico están: el Museo Nacional de Kioto, que se fundó originalmente para pinturas, esculturas y otros tesoros de los templos cercanos, en la actualidad contiene ejemplos de arte japonés de cada periodo de su historia; el Museo Nacional de Nara es particularmente conocido por su colección de esculturas budistas; mientras que el Museo de Arte Tokugawa de Nagoya está especializado en el vestuario de teatro , espadas, armaduras y otras reliquias de los samuráis.

El Museo de Arte Hiroshige de Tōkaidō, está situado en la prefectura de Shizuoka; su colección gira en torno a la labor de Utagawa Hiroshige, uno de los grandes pintores de estampas ukiyo-e, y reúne más de 1200 xilografías.

De templos a bellezas naturales

El misticismo y sus vestigios, así como los entornos naturales de la geografía japonesa ofrecen una gran cantidad de sitios que puedes visitar, algunos de ellos son considerados Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Hiraizumi cuenta con un grupo de templos y ruinas que dejó la familia de guerreros Oshu Fujiwara, gobernadores de la región de Tohoku del siglo XI al XII. La atracción más famosa de Hiraizumi es Chūson-ji, un templo budista erigido en el año 850 d. de C. que cuenta con un impresionante vestíbulo tallado en oro.

En Tokio se encuentran las islas Ogasawara, un archipiélago compuesto por más de 30 islas tropicales y subtropicales, hogar de 100 especies de plantas indígenas y más de 14 especies animales. Son famosas por el avistamiento de ballenas y aves, el buceo, el nado con delfines, el surf, el kayaking (piragüismo), el snorkeling y el vuelo de cometas.

En Aomori, el atractivo natural son los impresionantes montes Shirakami-Sanchi, mientras que en Tochigi el lugar sagrado del shogunato Edo posee una gran diversidad de bellos santuarios y arquitectura religiosa que armonizan con la vegetación circundante.

shutterstock_315191738

Si deseas visitar un gran ejemplo de castillos donde habitaron parte de los gobernantes de las dinastías políticas, el Castillo Himeji en la prefectura de Hyōgo deslumbrará tu vista.

La arquitectura tradicional japonesa en una bella y armoniosa combinación, la podrás encontrar en Shimane que resguarda las minas de plata de Iwami Ginzan. En Hiroshima, uno de los sitios que es visitado por miles de turistas, es el Memorial de la Paz y Santuario de Itsukushima; y para seguir con el tenor de las maravillas naturales, en Kagoshima el atractivo es la isla de Yakushima, donde la percepción del tiempo pareciera que se detiene por la apacibilidad del lugar y los sonidos propios que emite el agua, la vegetación y el viento.

De karaoke

Japón, además de su gran legado artístico, cultural e histórico, también es un gran generador de tecnología, desde los ámbitos industrial, informático, automovilístico, transportes y entretenimiento. Paralelo a esta vida disciplinada tradicional y religiosa, los japoneses saben combinar el esparcimiento, la diversión y la convivencia con los demás.

Nos obsequiaron la famosa máquina del karaoke, el término proviene del japonés kara (vacío) y ōkesutora (orquesta), por lo que la palabra significaría “orquesta vacía”.

La cultura pop japonesa es inmensa, podemos destacar los cómics o historietas conocidos como manga, los filmes que retoman el arte samurái, las convenciones de cómics y todas las series de anime que derivan en una gran industria.

Es por ello que el país del sol naciente es sede de una cosmovisión única. Su historia, tradiciones, gastronomía, disciplina familiar y social, y la apertura a un estilo de vida más occidental, lo hacen uno de los países asiáticos con mayor atractivo.

Cuando viajes a Japón…

  • Compra el JR Japan Rail Pass. Te da acceso a la mayoría de los trenes y autobuses, incluyendo el Shinkansen o tren bala.
  • No des propina. No forma parte de la cultura japonesa e incluso puede ser considerado como una ofensa.
  • No se saluda con la mano ni con besos. La forma de saludar consiste en hacer una pequeña reverencia, incluso entre amigos. La inclinación de la reverencia dependerá del rango de la persona que saludas. Tampoco es correcto dar la espalda; antes de dar la media vuelta hay que hacer una pequeña reverencia.
  • No agregues soya al arroz en la comida. Es un ingrediente muy valorado por la cultura japonesa y podrían tomarlo como un insulto.
  • Investiga sobre los baños. Allá los baños son muy diferentes, la mayoría son automatizados con un mecanismo que te sugerimos averiguar antes cómo funciona.
Calificación de los lectores
.