Te gusta

El Lago: tradición que se renueva constantemente

Han transcurrido 55 años desde que el icónico restaurante El Lago, a orillas del Lago Mayor del Bosque de Chapultepec, abrió sus puertas. Cede de momentos especiales para capitalinos y visitantes, este espacio ha sido testigo de todo tipo de acontecimientos importantes en la vida de la Ciudad de México.

El edificio fue diseñado por el arquitecto Félix Candela, quien aportó la distinguida silueta hiperbólica, para posteriormente ser restaurado por Javier Sordo, una de las más prominentes figuras de la arquitectura mexicana, en la última década. Hoy El Lago es un espacio fresco, lleno de luz natural, en el que se puede disfrutar desde una tarde soleada hasta una noche de verano en cualquiera de sus apartados.

La oferta culinaria de El Lago se basa en la cocina mexicana contemporánea, fusionando ingredientes, técnicas e influencias de todas las regiones del país con otras más bien europeas. Con una carta abierta desde el desayuno hasta la cena, y que incluye una generosa selección de cocteles, cualquier momento es ideal para visitarlo.

Conocimos el menú de degustación de la temporada, creación del chef Jorge Sotelo, quien ha inyectado la juventud y la innovación que este restaurante con más de medio siglo de historia necesita para mantenerse vigente, sorprendente y delicioso. Este menú es un paseo por varios estados de la República y sus ingredientes, así como algunos platillos inspirados en la infancia de Sotelo, como una crema de zanahoria muy hogareña, ligera y reconfortante.

Los sabores de la cocina de El Lago están llenos de historia; se mantienen fieles a recetas tradicionales por lo que nunca decepcionan, mientras que conservan esa capacidad de sorprender, de hacer al comensal abrir un poco más los ojos en cada bocado y discutir entre ellos las bondades de cada platillo.

Acompañamos los platillos con el vino de la casa, expresión que se ha menospreciado con el tiempo, pero que en El Lago tiene una connotación distinta. Es un tinto con 12 meses en barrica elaborado por la vinícola El Cielo, en el Valle de Guadalupe, que gusta por su estructura, suavidad, acidez y buena integración de alcohol.

Tras más de 50 años albergando momentos especiales, en nuestros días el restaurante El Lago se consolida como un extraordinario punto de encuentro entre generaciones. No importa si celebras un aniversario, pides matrimonio o simplemente, quieres pasar una noche inolvidable, éste es el lugar ideal.

Calificación de los lectores
.