5

Los digestivos más tomados

Una manera amable de concluir una comida o una cena después del postre son los digestivos. El origen de estos licores es incierto. Se sabe que antiguos alquimistas utilizaban métodos de destilación y se atribuye su creación a los musulmanes antes del siglo XIV. El alcohol obtenido después de la destilación tiene la característica de extraer las propiedades medicinales de las plantas que en él se maceran. La Iglesia Católica fue, para muchos, el principal propagador de las bebidas con hierbas que se dieron a conocer como licores digestivos.

Quizá los primeros digestivos empleados fueron el cognac, el brandy o el whisky. Sin embargo, las modas han ido cambiando y se han creado múltiples bebidas que ocupan este espacio y tienen esta finalidad.

La elaboración y el consumo de los licores se deben en gran medida al desarrollo de los diversos instrumentos de destilación, en especial el alambique, elemento imprescindible para la obtención de los destilados.

Hasta el final de la Primera Guerra Mundial se produjo la primera definición oficial: de qué es un licor:

“Los licores son bebidas hidroalcohólicas aromatizadas obtenidas por maceración, infusión o destilación de diversas sustancias vegetales naturales con alcoholes aromatizados, o por adición a los mismos de extractos aromáticos, esencias o aromas autorizados, o por la combinación de ambos, coloreados o no. Tendrán un contenido alcohólico superior a 30º centesimales”.

A partir de esta definición, los licores se clasifican principalmente en licores naturales; aquellos que se obtienen como un aguardiente de plantas, frutas, endulzadas, y los licores artificiales; los que se obtienen mediante la maceración en alcohol ya elaborado de frutas, plantas, especies, hierbas, que también son endulzados. Asimismo y dentro de esta sencilla clasificación existen licores simples, es decir, elaborados con una sola sustancia como el licor de endrinas (Pacharan) y licores mixtos; aquellos que en su elaboración utilizan varias sustancias, como el Chartreuse o el Benedictine.

En general, y dada su función digestiva, el  momento ideal de consumo es concluida la comida y el postre, sin embargo, hay que aceptar que, como en muchos otros productos y alimentos, el momento de consumo está relacionado con las tradiciones y la cultura.

Tal es el caso del Oporto, que en nuestro país generalmente se consume al término de los alimentos. Pero en Portugal, consideran como sintonía gustativa que el tawny viejo va muy bien con almendras tostadas y ligeramente saladas. El blanco añejo y el tawny acompañan sopas y consomés, el vintage es ideal para el bistec de ternera.

Personalmente creo que el vino es la bebida ideal para acompañar la gastronomía y los licores y destilados, por su alto grado alcohólico, representan algunos problemas de potencialidad y de bloqueo de papilas gustativas. No obstante, enfatizando el factor cultural y los usos y costumbres, soy una promotora de arriesgarse, probar y crear sus propias sintonías gustativas, respetando el gusto personal y subjetivo.

Digestivos más comunes

Alkermes: Licor elaborado en Florencia, de 30º, canela, clavo y ámbar macerados en alcohol, perfumado con extractos de planta como el lirio y coloreado con ‘cochinilla’.

Amareto: Licor de almendras de 28º elaborado con los huesos del albaricoque, muy dulce, pero con el aroma amargo de la almendra, se produce en Saronno (Italia).

Angostura: Licor amargo que sirve para añadir a los combinados, su nombre proviene de la ciudad de Angostura en Venezuela.

Benedictine: Licor que fue inventado por el moje benedictino Bernardo Vincelli para paliar el cansancio de sus hermanos. La fórmula aún se guarda en secreto por sus actuales propietarios, se elabora a partir de aguardiente de vino macerado con más de 20 hierbas, cortezas y raíces y tiene 45º.

Bernhardiner: Licor elaborado por los frailes de San Bernardo, con 38º es el resultado de la maceración del coñac con hierbas, raíces y plantas.

Buchu: Licor sudafricano, elaborado con hierbas digestivas.

Cachiri: Licor de mandioca, elaborado en Guayana.

Cacao: Licor de cacao de 28º muy dulzón y perfumado.

Calisay: Licor español, según una antigua fórmula de los monjes de Bohemia, elaborado a base de hierbas y plantas aromáticas y balsámicas.

Cantueso: Licor levantino, de 27º, elaborado mediante la destilación de la flor de cantueso y envejecido en barricas de roble.

Cassis: Licor francés elaborado con bayas de grosella negra maceradas en alcohol neutro y de poca graduación 15º.

Cointreau: Licor del tipo curaçao, elaborado con cortezas de naranja verde, de 40º, muy aromático y de origen francés.

Chartreuse: Célebre licor elaborado por los cartujos, en su elaboración interviene más de 120 hierbas y especies maceradas en aguardiente de vino y envejecidas posteriormente, con una graduación elevada de 43º a 55º. Su invento es atribuido al padre Jerome Maubec, quien lo preparó con la sana intención de fortalecer los cuerpos de sus hermanos cartujos ubicados en el pleno corazón de los Alpes.

Drambuie: Licor de whisky, realizado a base de whisky de malta, hierbas y miel de brezo, según fórmula secreta del siglo XVIII conservada por los escoceses.

Frambuesa: Licor obtenido de la maceración de la fruta en alcohol, el líquido obtenido se destila posteriormente.

Galliano: Licor italiano de 40º que se obtiene a base de hierbas aromatizadas con vainilla.

Grand Marnier: Licor francés elaborado a partir de la maceración de cortezas de naranja con coñac.

Izarra: Licor vasco-francés de hierbas y plantas maceradas en armagnac y endulzado con miel de 40º a 50º.

Kornschnapps: Licor alemán obtenido de cereales fermentados.

Kümmel: Licor báltico obtenido de cereales aromatizados con comino y endulzado con azúcar, con una graduación alcohólica de 50º.

Licor 43: Licor español, debe su nombre al número de ingredientes que lo componen, tiene 34º es muy dulce y con aroma a vainilla

Mandarine: Licor Belga, es un aguardiente de mandarinas, mezclado con brandy y endulzado, de 40º.

Maraschino: Licor elaborado en Dalmacia, hoy se elabora en Italia, es un licor de cerezas silvestres de 30º.

Pacharán: Licor elaborado en Navarra, se obtiene de la maceración de las endrinas en un alcohol azucarado y anisado.

Perfait amour: Licor francés de 36º, uno de sus ingredientes es la violeta.

Peppermint: Licor de menta de unos 30º de graduación alcohólica.

Pulque: Licor mexicano obtenido de la fermentación del magüey.

Southern confort: Se elabora macerando melocotones y naranjas en whisky (Bourbon), de 50º, se produce en Estados Unidos.

Strega: Licor italiano, elaborado con hierbas y endulzado, de 40º, su invención se le atribuye a las brujas (strega).

Tepache: Licor mexicano obtenido de la fermentación de la piña y endulzado con azúcar moreno.

Tía Maria: Licor de café de 30º, elaborado con ron y especias jamaiquinas.

Zebib: Licor egipcio, anisado.

Calificación de los lectores
.