Te gusta

Los vinos blancos mexicanos

Las variedades blancas han demostrado su maravillosa adaptación en terruños mexicanos.

Dicen que para reconocer la calidad de una bodega, debes probar primero sus vinos blancos, ya que su elaboración depende casi al 100 % de la calidad de la uva. Para los enólogos son vinos importantes, ya que son muy francos. Los vinos tintos tienen aromas más complejos y se protegen más entre sus componentes. Debido a esto, muchos enólogos califican la calidad de una vinícola por sus vinos blancos.

Las variedades que nacen en suelo bajacaliforniano se destacan por ser frescos, aromáticos, suaves y flexibles. Son vinos intensos que expresan el terruño y en los que predominan aromas florales, frutales, algunos con especias y que tienen buen contenido de acidez. Sus colores varían entre verdes y dorados.

El 25 % de los vinos que se consumen en México son blancos, contra el 75 % de tintos. Sin embargo, la tendencia ha crecido entre 1 y 2 puntos porcentuales en los últimos años. Son vinos que cada vez tienen mayor penetración en mercados maduros.

Los blancos de Monte Xanic

En nuestro caso, elaboramos Chenin Colombard, Chenin Blanc, Sauvignon Blanc y Chardonnay. El Chenin Blanc es una variedad que es sensible y hay que cuidar con frecuencia. Tiene racimos compactos y produce vinos de grandes características aromáticas frutales y de especias. Su buena acidez los hace propensos a ser longevos. El Chenin Blanc viene de Francia, de la región de la Loire.

El Sauvignon Blanc, procedente de Loire y de Burdeos, es una variedad muy utilizada en México y la segunda más plantada en el mundo. Una planta que da uvas de color dorado con características aromáticas enfocadas a cítricos, flores blancas, olores herbáceos. La diferencia es precisamente su particularidad herbácea. La tendencia del Nuevo Mundo es presentarlo sin barrica, muy fresco, contrario a lo que se hace principalmente en Francia.

Para Monte Xanic, este vino ha marcado historia y ha sido reconocido por su intensidad en nariz con marcadas notas tropicales de guayaba, maracuyá y piña, además de cítricos frescos como la lima y la mandarina, junto con flores de azahar y jazmín.

El Chardonnay es el varietal más producido a nivel mundial, procedente de Borgoña, Francia. Tiene la posibilidad de aguantar varios periodos de crianza sin perder sus características esenciales como piña, manzana, pera, así como olores a guayaba y mango. Los grandes Chardonnay del mundo, puedes probarlos con muchos años de maduración, encontrando aromas a mantequilla, tostados, vainilla o pan. La fermentación maloláctica y de barrica, produce vinos más longevos y de mayor textura en boca, con persistencia larga.

México muestra grandes vinos Chardonnay compitiendo a nivel mundial. Es una variedad que se planta en lugares donde la uva puede madurar de forma suficiente. Ésta no es tan vigorosa y el follaje debe mantenerse hasta la cosecha, ya que puede ser afectado por el sol. Su rendimiento es menor a las otras variedades blancas y puede durar muchos años de guarda.

Finalmente, las temperaturas de degustación son importantes de mantener a la hora de servir los blancos, ya que los aromas son muy volátiles y si los vinos no están frescos, se dispersan fácilmente.

Calificación de los lectores
.