Te gusta

Nueva York, la ciudad con deseos de tocar el cielo (parte 2)

La Gran Manzana: Manhattan

Desde mi punto de vista, es el sitio neurálgico de Nueva York, donde la oferta de la Gran Manzana es inmensa, y como muestra de ello está Central Park, con una extensión de 337 hectáreas, las cuales pueden recorrerse a pie, en bicicleta, o bien atravesarlo en auto. Durante los meses de primavera y verano es el tiempo perfecto para organizar un picnic y disfrutar con los amigos o familia en medio de este inmenso parque que cuenta con tres lagos, un pequeño castillo y fuentes, donde las aves suelen refescarse y tomar aire para reanudar su vuelo.

A los alrededores de Central Park, el visitante recorre tres de sus maravillosos museos: el Met (Museo Metropolitano de Arte), el ntan con arte universal en piezas originales. Además de ellos están el Museo de Arte Moderno (MOMA), el Museo de Artes y Diseño, y la Galería Neue, verdaderos grandes sitios para “re-conocer” aquellas obras plásticas universales.

Aquí se encuentra el Barrio Chino, sus restaurantes y tiendas de objetos tradicionales. En Chelsea se puede disfrutar de la gran oferta culinaria del continente americano, como platillos cubanos, venezolanos, colombianos, mexicanos, o argentinos, además de aquellos lugares donde las orientaciones sexuales no importan y las banderas del arcoíris ondean en la entrada de varios locales, ya sean bares, billares, antros o sex shops.

Para los que son asiduos a la compra de arte contemporáneo, Soho les encantará. Sus calles albergan gran cantidad de galerías y si de ropa se trata, hay muchas opciones para renovar el clóset. Pequeña Italia es otro gran barrio de la Gran Manzana, donde sus calles remontan al país europeo. Otros de los barrios emblemáticos son West Village, Tribeca, Lower East Side y sin duda, el distrito financiero donde se ubicaban las Torres Gemelas.

Para quien no teme a las alturas es visita obligada subir al Rockefeller Center y Empire State, cuyas vistas desbordarán los sentidos, donde disfrutar de la ciudad a las alturas como King Kong, será una experiencia inolvidable; se puede apreciar todo Manhattan, Central Park y los ríos que custodian la ciudad.

Los musicales encuentran más que eco en Nueva York y Times Square es el barrio de grandes escenarios donde siempre tienen una puesta que ofrecer. Están los clásicos como “El Rey León”, “Mamma Mía!”, “Wicked”, “Chicago”, o “Mary Poppins”, así como tantos otros cautivan a más de un espectador por la producción con que ejecutan estas obras.

Ópera, cine, teatro no musical, danza clásica y contemporánea, conciertos y encuentros de básquetbol, se llevan a cabo en el Madison Square Garden, y boutiques de grandes firmas de moda, casas de tecnologíay gastronomía. Todo esto a lo largo y ancho de la Gran Manzana.

Queens

Al visitar este barrio, es posible percatarse de la diversidad de culturas que confluyen aquí. Ningún condado de los Estados Unidos cuenta con tantos nativos de tan diversos países entre sus residentes. Un atractivo de este sitio son las tabernas griegas que se encuentran en el barrio de Astoria. También se puede visitar el P.S.1 de Arte Contemporáneo, el Museo Noguchi y el parque Sócrates Sculpture, todos en Long Island. Para los amantes del rey de los deportes, Queens es la sede del equipo de béisbol Mets y su casa Citi Field.

Staten Island

Se trata de una isla de 95 km que está a una distancia de 30 minutos de Manhattan; para llegar a ella puede ser en vehículo, pero sin duda la mejor opción para disfrutar el traslado es hacerlo por ferry y apreciar la estatua de la Libertad, las diversas bahías, además de las embarcaciones que constantemente cruzan de un lado a otro.

En primavera y verano se juega la liga menor de béisbol en esta parte de Nueva York, y su equipo Staten Island Yankees son los anfitriones de estos encuentros. Un atractivo de la zona es también su zoológico, el Museo de Arte Tibetano, cuya exposición permanente ofrece un panomara del Tíbet a través de pinturas y objetos de aquella región.

Staten Island cuenta con más de 170 parques, unos más grandes que otros y cada uno de ellos ofrece la posibilidad de admirar el gran entorno, organizar un pic nic, realizar deporte, o simplemente descansar bajo la sombra de un gran árbol leyendo un libro o escuchando música.

No cabe duda que si se rehúye del clima frío de Nueva York es un punto donde la convergencia de diversas culturas se presenta día a día, donde es posible conocer a personas de América Latina y Sudámerica, de Asia y Europa.

El recibimiento por parte de los establecimientos de comida, museos, centros nocturnos, o tiendas de ropa hacia los turistas es amable y cordial. El español es la lengua que va ganando mayor cantidad de practicantes en Nueva York, si se es mexicano y se encuentra con un connacional que radica en la Gran Manzana, ofrecerá un gran trato y la nostalgia por su tierra natal se apreciará en la conversación que se establezca con él.

Recomiendo disfrutar Manhattan y los otros cuatro grandes barrios que conforman Nueva York con un recorrido a pie, así como usar el metro para acortar tiempos y distancias. La vida en su máxima expresión puede vivirse a todas horas en Nueva York y cuando se levanta la mirada hacia los rascacielos, uno se da cuenta de que la ciudad desea tocar el cielo. ¡Buen viaje!

Lee Parte 1 AQUÍ

Calificación de los lectores
.