Te gusta

Puntarena: el discreto clásico de la Ciudad de México

Entrar a un restaurante en el que la arquitectura y el diseño se convierten en tus aliados para crear una excelente primera impresión en una junta o cita importante debe ser una de las sensaciones más gratificantes de nuestros tiempos; pero cuando sabes que los platillos no van a ser un complemento, sino los protagonistas en una increíble velada, puedes estar tranquilo porque estás en Puntarena. El restaurante especializado en pescados y mariscos que abrió sus puertas hace 18 años hoy se encuentra en la categoría de los clásicos de la ciudad pero en un nivel que no provoca grandes marejadas de personas en sus puertas, sino de una forma más discreta e íntima: vamos a Puntarena cuando no podemos quedar mal y queremos comer delicioso.

Nos invitaron a conocer Puntarena San Ángel y nos sorprendió encontrarnos con una gran casona típica del sur de la ciudad acondicionada perfectamente para crear un muy agradable salón. Una mesa junto a un ventanal fue la puerta de entrada a través de la cual nos deleitamos con las más originales combinaciones de sabores, todo con vista al bohemio barrio de San Angel. El servicio es bastante personalizado y los visitantes entre semana, suelen ser ejecutivos de oficinas cercanas y grupos grandes de amigos o familias que se encuentran aquí regularmente.

puntarena5

La carta de Puntarena es una curiosa fusión entre lo mexicano, lo mediterráneo y lo japonés; no reniega de sus orígenes mientras que incorpora técnicas clásicas y otras más novedosas de otras latitudes. Abrimos apetito con un extraordinario tiradito de pulpo bañado con una crema picante y unos deliciosos cubos de atún glaseados con salsa de soya que despiertan a todas las papilas gustativas. Seguimos con un extraordinario arroz frito con res que tranquilamente supera al de muchos nuevos restaurantes japoneses; se sirve en un siseante sartén de acero inoxidable que lo mantiene caliente y meloso durante toda la comida.

La pesca del día se convierte en el platillo principal, de entre muchos otros platos fuertes; con verdaderos productos del mar frescos traídos diariamente frente al juicio de los chefs de Puntarena. Gracias al trabajo conjunto con pequeñas cooperativas pesqueras que procuran realizar esta actividad de manera orgánica y sustentable, lo menos agresiva con el ambiente posible, de tal manera que el comensal puede saber cuándo y dónde se realizó la pesca del producto que tiene en la mesa.

puntarena7

Llegamos a los platos fuertes en donde conocimos de cerca la preparación de la pesca del día: dos filetes de pescado, crocantes por fuera y jugosos por dentro, de extraordinario sabor y solamente acompañados por una rodaja de limón; como guarnición, un pequeño sartén de hierro con verduras cocidas al vapor. Pero también nos aventuramos a pedir una fabulosa hamburguesa de atún bañada con una cremosa salsa de chipotle que es tan grande que la cocina prescinde del pan superior de la misma; una buena ración de papas a la francesa es el perfecto toque final del festín.

puntarena3

Puntarena no se convirtió en un favorito de la noche a la mañana; la frescura de sus ingredientes, la originalidad y buen gusto de sus platillos, así como el increíble diseño único de cada uno de sus restaurantes se ganaron poco a poco el corazón de unos cuantos clientes frecuentes que no sacrifican comer con ellos al menos una vez a la semana. Definitivamente es uno de los restaurantes más constantes de la ciudad, además de que tiene una carta muy variada ideal para quienes disfrutan de probar cosas nuevas, que ofrece la seguridad de que cualquier platillo será extraordinario y te ayudará a crear todo un recuerdo en torno a su mesa.

puntarena4

Calificación de los lectores
.