Te gusta

Radiografía del Mojito

 

El Mojito, uno de los cocteles más famosos de la historia, nació en el siglo XVII gracias al célebre pirata inglés Francis Drake, quien lo ideó como un tónico para curar el escorbuto, enfermedad producida por falta de vitamina C en la dieta.

La preparación de jugo de limón con hierbabuena siguió entre los remedios de los cubanos por siglos, vendiéndose en la playa a los marineros necesitados bajo el nombre de “el Draque”.

El ambiente de La Habana debió llevar a algún aventurero a agregarle ron, el destilado nacional que en esos años viviría una mejora enorme gracias al trabajo de Facundo Bacardí con el primer ron blanco. Fue con la llegada del hielo a Cuba que el Mojito se convirtió en la bebida que hoy conocemos.

La historia dice que la cocinera de la Bodeguita del Medio, esposa del dueño del mítico restaurante, se rehusaba a vender alcohol, pero en unos días de descanso obligado, él aprovechó para conseguir que los mojitos ofrecidos en las playas se sirvieran en su barra. A los cubanos les encantó la idea y el resultado fue toda una revolución.

En ese momento dos grandes cocteles cubanos ya estaban en circulación: la Cuba libre y el Daiquirí eran los clásicos tropicales en ciudades como Miami y Acapulco. A estos clásicos se sumaría el Mojito, cuyo éxito se debió a la estancia del escritor estadounidense Ernest Hemingway en La Habana, asombroso bebedor y amante de las buenas historias, para quien un Mojito era excusa suficiente para una parada diaria en la Bodeguita del Medio.

Calificación de los lectores
.