Las gotas suspicaces: El café

“Señor, dame café para cambiar las cosas que puedo cambiar, y vino…