Te gusta

Té para expertos

El milenario encanto del té resguarda misticismo y complejidad. Leticia Sáenz nos comparte algunos secretos para gozarlo en el día a día.

Su origen se remonta a la antigua China. La leyenda cuenta que cuando Shên Nung descansaba bajo la sombra de un árbol de té, una hoja cayó sobre un jarrón con agua tibia. Algunos minutos después, un agradable aroma llamó la atención del agricultor, quien al beber del recipiente quedó sorprendido por el peculiar sabor, descubriendo la bebida a la que tiempo después conoceríamos como .

Leticia Sánchez

Leticia Sáenz


De la cosecha a la taza

Se trata de una infusión que proviene únicamente de la planta Camellia sinensis y de ella se obtienen las cinco variedades que conocemos: blanco, verde, oolong, negro y pu-erh. El resto de las infusiones reciben el nombre de tisanas y, a diferencia del té, se elaboran a partir de distintas hierbas aromáticas, flores o frutos.

La cosecha de las hojas verdes de este arbusto es el inicio de esta bebida, donde la oxidación y su proceso de elaboración es lo que da lugar a las distintas gamas o variedades. El tiempo de cosecha de cada variedad es muy amplio. Algunos tés verdes, por ejemplo, son cosechados en primavera y otros en otoño, por lo que resulta complicado hablar de un periodo específico, pues todo parte de la variedad que se desee elaborar.

Una vez que las hojas se han cosechado, se les rompe el tallo para que el oxígeno entre en contacto con las enzimas y comience el proceso oxidativo, lo cual determinará la variedad y su cantidad de teína: el té blanco es el menos oxidado y de menor grado de tenía, mientras que el pu-erh posee una oxidación muy alta y más teína que el resto.

De acuerdo con la tradición y la variedad de cada té, es la forma en la que se mantiene hasta el momento de la infusión; algunos estilos se guardan en hojas sueltas, otros se enrollan, se aplanan o se comprimen, con algunos se forman bolitas o esferas, y otros más (como el matcha), se pulverizan.

Es casi imposible determinar cuántos tipos de té existen alrededor del mundo, puesto que al igual que el vino, el terroir influye de manera determinante en su elaboración: el clima, la composición del suelo, la humedad, la altura, así como las condiciones culturales y sociales de la región, hacen de cada uno un producto muy particular.

tes4

Variedades de té

A pesar de que la tradición en torno a este producto varía en cada región productora (en China se tuesta para frenar la oxidación, mientras en Japón se vaporiza, por ejemplo), sus variedades comparten ciertas características.

  • Blanco: se obtiene de los brotes del árbol de té, por lo que es ligero, floral y en ocasiones ligeramente frutal. Posee menor cantidad de teína y más antioxidantes que otras variedades.
  • Verde: varía en tonalidades verdes pálidas y oliva. En China predominan los sabores tostados, mientras que en Japón sus notas suelen ser herbales y vegetales.
  • Oolong: conocido como té azul, esta variedad posee una oxidación media. En los de origen chino predominan las notas frutales como duraznos, melocotones y vainilla, en tanto que en los provenientes de Taiwán resaltan las flores como la gardenia y el jazmín.
  • Negro: de color rojizo, se trata de una infusión robusta, de gran potencia y cuerpo en la que destacan las notas a malta y los tostados.
  • Pu-erh: al ser la variedad que presenta mayor oxidación resulta muy intenso, con notas que recuerdan la tierra mojada, tabaco y cuero. Un pu-erh de fermentación joven es un té de cinco años, mientras que existen algunas joyas de cerca de cuatro décadas con propósitos ceremoniales.

Además de los tés puros, los blends son mezclas que le incorporan distintos ingredientes como flores, dulces, frutas, especias o hierbas aromáticas, dando lugar a una paleta de aromas y sabores interminable.

La historia de cada uno es fascinante. Entre los más conocidos se encuentran:

  • White peony: un tipo de té blanco de la provincia de Fujian, en China, de hoja entera y aplanada, cuya cosecha se realiza al inicio de la primavera y se distingue por recoger dos hojas y un capullo de la planta.
  • Gunpowder: un estilo de té verde originario de la región de Zhejiang, en China; se trata de la selección de las hojas de la primera cosecha, las cuales se oxidan y se tuestan para después enrollarlas hasta formar pequeñas bolitas a modo de perdigones.
  • Pu-erh mini tuo cha: es oxidado y secado para luego comprimirse en pequeños moldes de madera en forma de nidos y envolverse en papel de arroz. Sin embargo, su oxidación no se detiene por completo, de modo que continúa evolucionando con el paso del tiempo.

_MG_8979-II

¡En la segunda parte te contamos cómo servir la taza perfecta y más tips! ¡Haz click AQUÍ!

Fotos: Edgar Xolot

Calificación de los lectores
.