Te gusta

Terraza Chachachá: la azotea más fresca de la ciudad

Ubicado en la parte superior de una edificio anclado frente al concurrido circuito que rodea al Monumento a la Revolución; este original restaurante de una marcada influencia de las costas mexicanas, se ha convertido rápidamente en uno de nuestros espacios preferidos de la ciudad, gracias a su ambiente inmejorable, la calidad de su servicio y la variedad que presentan sus cartas, tanto de alimentos como de bebidas.

La decoración de Terraza Chachachá recuerda a una mezcla entre un sofisticado estudio, en donde la impresionante vista a uno de los monumentos más importantes de la ciudad es protagonista; y una terraza mediterránea llena de luz natural y elementos llenos de estilo. Los grandes ventanales permiten que la energía de cada una de las mesas fluya de manera natural, electrizando el ambiente para todos los comensales.

Su menú es de inspiración mexicana: presenta desde los clásicos mexicanos como tacos de lengua y cecina de Yecapixtla, hasta icónicas preparaciones de las costas mexicanas a las que les aplican un tratamiento muy original, fresco y que marida perfectamente con el estilo del restaurante.

Nuestros favoritos son las tostadas, sus tacos de pescado y un increíble aguachirle negro con camarones y recado negro, muy al estilo de Yucatán. Y, por si la variedad fuera poca cosa, de viernes a domingo ofrecen una barra fría de ostiones y almejas chocolata de los que puedes pedir docenas o medias docenas.

La carta de cocteles de Terraza Chachachá es otra razón para visitarlo. Incluye algunos nuevos clásicos como la margarita y el Aperol spritz pero también recomendables creaciones de la casa como El diablo, que combina la potencia del tequila reposado y el jugo de limón, con la aromática dulzura del licor de cassis y el jarabe de jengibre. Además, esta carta incluye reconocidas cervezas artesanales nacionales: lo mejor de lo mejor.

Entrar a Terraza Chachachá es transportarse a un lugar diferente. Su equipo logra crear una atmósfera muy especial, que se magnifica cuando se disfruta al atardecer. Es uno de esos espacios que te hacen apreciar los detalles de la música, el servicio, la cristalería y, por supuesto, los sabores en los platillos. Cada momento resulta simplemente memorable.

Calificación de los lectores
.