2

Toscana y sus inolvidables vinos

En medio de un paisaje de olivos, las vides se desarrollan a su máxima expresión, dando uvas de las que obtener un mal vino, podría ser un arduo trabajo. La Toscana es un lugar mágico, plagado de historia y paisajes hermosos donde nacen maravillosos vinos que, gracias a su fama y reconocimiento, se pueden encontrar en casi cualquier parte del mundo. En esta zona única los vinos son elaborados en manos de pequeños productores que se han ganado el respeto del mercado debido a la calidad y al amor que dedican a cada etiqueta. Las altitudes relativamente elevadas de la Toscana, la exposición solar y su clima mediterráneo, la hacen ideal para producir vinos tintos con alrededor de 12.5 y 13.5° de alcohol, y un amplio potencial de envejecimiento. WhatsApp Image 2017-05-19 at 11.06.15(1) Aunque durante el verano la Toscana es una zona calurosa y húmeda que parece perfecta para hacer enoturismo, durante el invierno puede volverse un lugar inhóspito debido a su clima poco amigable. La región tiene varios tipos de suelo, en algunas zonas es calcáreo con toba y arcilla arenosa, Chianti, Rufina y Montalcino poseen un suelo llamado galestro, que es un tipo de pizarra, mientras que en Pitigliano hay suelo volcánico. La uva más destacada de la región es la Sangiovese, que da vinos de sabores únicos y poco parecidos a los conocidos franceses o españoles, teniendo un estilo tan auténtico que es casi nacionalista. Hoy en día está permitido mezclar esta uva con otras italianas como Colorino o Canaiolo, u otras uvas de origen francés como Merlot, Cabernet Sauvignon o Syrah. Ya quedó atrás la costumbre de mezclar con uvas blancas que marcó a la región durante mucho tiempo. Además de estar regidos por esta mezcla de uvas, los vinos de la Toscana solían ser añejados en grandes toneles de roble; con el tiempo fue cada vez más común el uso de pequeñas barricas de roble francés, y hoy en día se están retomando viejas prácticas para vinos elaborados únicamente con uva Sangiovese. WhatsApp Image 2017-05-19 at 11.06.15(2)

El camino hacia la calidad

Durante los setenta, la zona de la Toscana se preocupó más por la cantidad de botellas que podían vender que por la calidad de los vinos; fue ahí donde varios clones de Sangiovese comenzaron a dar vinos poco estructurados, de finales cortos y amargos, poco parecidos a lo que entendemos hoy en día por vino de calidad. Las cosas cambiaron radicalmente a través de las regulaciones introducidas en 1984 que colocaron a Chianti y Chianti Classico como una DOCG (Denominación de Origen Controlada y Garantizada), obligando a los productores a obtener rendimientos adecuadamente bajos; marcaron también los periodos de añejamiento en barrica y prohibieron el uso de uvas provenientes de vides menores de cinco años, buscando así hacer vinos de destacable calidad. WhatsApp Image 2017-05-19 at 11.06.15(3) Hoy en día los productores buscan hacer vino del cual puedan sentirse orgullosos. Las vides antiguas, bien cuidadas y con un destacable trabajo enológico, están dando mucho de qué hablar y poco a poco las personas vuelven a confiar en la gran calidad de los vinos de la región. Quedó atrás la época de las botellas envueltas en canastas de mimbre, y se abrió el panorama a vinos destacables con aromas a ciruela, rosas y castañas que pasan largos periodos en barrica y tienen un importante potencial de añejamiento en botella.

Los grandes vinos de la Toscana

Dentro de los vinos más reconocidos de la Toscana podemos encontrar el Chianti, que es producido en la zona del mismo nombre. Erróneamente algunas personas creen que Chianti es el nombre de una uva: en realidad el nombre viene de esta región donde la uva más utilizada es la Sangiovese. Dentro de la variedad de los vinos Chianti, hay algunos de calidad destacada como los de las subregiones Chianti Colli Areini, Chianti Colli Fiorentini, Chianti Colline Pisane y Chianti Colli Senesi; éstos no son ampliamente exportados y son nombrados respectivamente con los nombres de las colinas que rodean Arezzo, Florencia, Pisa y Siena. Chianti Montespertoli es en realidad una extensión de Colli Fiorentini, y Chianti Montalbano es un vino hecho al oeste de Florencia, mientras que Chianti Rufina, se hace al este de la ciudad y puede llegar a ser uno de los más finos, siempre y cuando se beba en el momento correcto: si se degusta demasiado joven puede resultar muy ácido. Aunque toda la zona de Chianti es reconocida por su calidad, el corazón de la región, Chianti Classico, es único gracias a su consistente calidad y el cuidado de los productores en hacer vinos que hablen por sí mismos; éstos provienen de la misma zona que los afamados Chianti Classico Riserva. Otros vinos italianos muy buenos son los Brunello di Montalcino que vienen de la subzona ubicada alrededor de la ciudad de Montalcino, cerca de Siena, donde las vides gozan de un suelo pobre e infértil, lo que resulta perfecto para la calidad de la uva. En la zona se produce Brunello, que es el nombre que se le da a la Sangiovese, la cual está adaptada al clima cálido de la región. WhatsApp Image 2017-05-19 at 11.06.15(4)

La magia de los supertoscanos

Aunque hoy en día hay una cantidad extraordinaria de estos vinos, la idea nació con Sassicaia, elaborado por el marqués Mario Incisa della Rocchetta, que plantó Cabernet Sauvignon en su finca Tenuta San Guido en Bolgheri en 1944, pero que se comercializó hasta 1971. El nacimiento de estos vinos se consideraba un acto de rebeldía ante una ley que sólo permitía que el vino de Chianti fuera compuesto 70 % por Sangiovese, y al menos 10 % de una de las uvas blancas locales. El auge de estos vinos comenzó en la época de los setenta cuando Robert Parker escribió un artículo donde apodaba estas creaciones hechas fuera de la ley y con cepas francesas, como los “supertoscanos”, y el mundo entero abrazó el nombre convirtiéndolo casi en legítimo. Hoy estos vinos pertenecen a una categoría no oficial de vinos toscanos, debido a que no han sido reconocidos dentro del sistema italiano de clasificación. A los productores que se desvían de las regulaciones se les prohíbe utilizar el nombre Chianti en sus etiquetas y son clasificados como vini da tavola (de mesa), aunque esto no parece molestarles ya que son elogiados a nivel mundial como una marca no reconocida por el gobierno, encargados de producir calidad y vender a precios superiores a los que lo harían perteneciendo a una Denominación de Origen.

Calificación de los lectores
.