1

El servicio de los tintos, una copa para cada vino

Al momento de beber un vino, la copa es tan importante como cualquier otro elemento de servicio. Es importante usar copas que permitan apreciar las propiedades visuales, olfativas y gustativas de cada vino. Para ello, se recomienda utilizar aquellas hechas de cristal transparente e incoloro; de igual forma, es fundamental que las copas estén limpias y secas, de lo contrario alterarán de manera desagradable las propiedades organolépticas del vino.

Por regla general, las copas de vino tino son más grandes que las de vino blanco, ya que debido a la complejidad de sus aromas y sabores, aquel exige sumergir la nariz en el cáliz para apreciarlos mejor, además requiere una superficie más grande en la que el vino pueda entrar en contacto con el aire para una mejor oxigenación.

Los vinos tintos se sirven principalmente en dos tipos de copa, Burdeos y Borgoña.

Burdeos

  • Es una copa alta y su cáliz es más pequeño. Se usa para vinos con mucho cuerpo, como el Merlot y el Cabernet Sauvignon.
  • Facilita la expresión del vino resaltando los aspectos frutales y manteniendo los taninos en segundo plano.
  • La altura de la copa dirige el vino a la parte posterior de la boca, maximizando su sabor.

burdeos

Borgoña

  • Esta copa es más utilizada en los vinos de cuerpo más ligero como los Pinot Noir.
  • Es una copa más pequeña, pero su cáliz ofrece mayor volumen, lo que permite girar el vino con mayor fluidez; esto genera que los aromas se liberen y el vino se oxigene.
  • La forma de esta copa lleva el vino a la lengua para apreciar los sabores más delicados.

borgon%cc%83a

Calificación de los lectores
.