Te gusta

Vino mexicano: mucho más que el Valle de Guadalupe

No todo lo que brilla es oro, ni tampoco todo lugar que produce vinos es el Valle de Guadalupe. México se ha diversificado de manera notable, y hoy en día produce vinos en muchos más estados de los que podríamos haber imaginado hace algunos años. La demanda, las tendencias del mercado y los nuevos emprendedores con deseos de crear vinos innovadores, están abarcando el país a pasos agigantados.

Coahuila

Una de las regiones por excelencia que tiene especialmente pocas vinícolas es Coahuila, el tercer estado más extenso del país, con un territorio de 151.571 km². Cuenta con una gran cantidad de ecosistemas y por supuesto de microclimas, que van desde los desiertos en la Comarca Lagunera hasta los bosques en la Sierra Madre Oriental. El clima es seco en gran parte del estado y aún así produce vinos de notable calidad que resultan emocionantes al probarlos. El tipo de suelo que predomina es pobre en materia orgánica y rico en arcilla.

La región vinícola principal de este estado es el Valle de Parras, donde se producen vinos desde hace siglos y donde la calidad se ha ido incrementando, así como el número de vinícolas productoras. Es en esta región donde se produce vino de las siguientes uvas: Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Barbera, Merlot, Shiraz, Tempranillo, Zinfandel, Nebbiolo, Chardonnay Sauvignon Blanc, que son las más cosechadas en esta zona del país. Algunas veces los vinos tienen paso por barrica, y otras son jóvenes y fáciles de beber.

Zacatecas

El estado de Zacatecas está comenzando a llamar la atención de los consumidores, así como de expertos en el tema de vino. Esta entidad se localiza en la parte centro-norte de la República Mexicana, al noreste de la capital y a una altura media de 2230 msnm.

El clima ahí es seco, desértico o semidesértico, generalmente tiende a ser cálido con inviernos fríos y lluvias en verano, su tipo de suelo pobre en materia orgánica hace viable la producción de cepas. Las principales uvas cosechadas en esta región son: Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Petit Syrah, Malbec y Semillón.

Un perfecto ejemplo de las vinícolas que han resaltado en este estado es Tierra Adentro; un lugar perfecto para sus visitantes, que próximamente contará con sala de degustación, salones para eventos, restaurante de comida gourmet y una galería de arte donde se buscará exponer la obra de reconocidos artistas.

Aguascalientes

Si bien no cuenta con muchas bodegas, las pocas que tiene producen vinos y están creciendo en importancia; la entidad está comprendida entre los paralelos 21°28″ y 22°28″ de latitud norte. El clima es semiseco y su temperatura media anual es de 17.4 °C; cuenta con una pluviometría media de 526 mm anuales.

Los suelos tienen buen drenaje y permeabilidad, gracias a eso hace posible que se den las uvas Chardonnay, Riesling, Syrah, Pinot Noir, Cabernet Franc, Nebbiolo, Cabernet Sauvignon, Malbec y Tempranillo.

Guanajuato

Este estado ha ganado mucha importancia y sobre todo turismo en torno al vino, gracias a la cercanía de los viñedos con el Pueblo Mágico San Miguel de Allende, el cual se ha convertido en un gran atractivo turístico tanto nacional como internacional, posicionándose como uno de pueblos favoritos a nivel mundial.

Las condiciones climáticas del estado están bien definidas debido a la latitud, los efectos de las masas de aire, así como de los fenómenos de condensación orográficas que se desarrollan en las laderas de las montañas. En este estado se distinguen tres zonas climáticas: el clima semiseco corresponde la zona del altiplano; el templado, a las partes medias y altas; y el semicálido, que predomina en toda la zona del Bajío.

En general las vinícolas de este estado se han enfocado en unas cuantas uvas: Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Tempranillo y Moscatel. Las bodegas más cercanas que han adoptado estas variedades con éxito son: Cuna de Tierra, Dos Búhos y Vinícola Toyan.

Cuna de Tierra es una de las vinícolas más relevantes de la zona cuentan con un total de 230 barricas de roble francés, húngaro y americano en su bodega, y una producción de 70.000 botellas anuales aproximadamente. Además, ha ganado varios premios por su arquitectura: el premio al Mejor Proyecto Industrial, otorgado por la Bienal de Arquitectura de la Ciudad de México; Íconos del Diseño por Arquitectural Digest de México; y la medalla de plata en la Bienal de Arquitectura de México.

Sus vinos no se quedan atrás, ya que en 2015 recibieron medallas de oro, plata y bronce en los concursos: Cinve, Baccus, Bruselas y Decanter, entre otros.

México es un productor de vino cada vez mayor, y aunque todavía tenemos un largo camino que recorrer en cuanto a producción, calidad, buenas prácticas y tecnología, estamos cada vez más cerca de ser un país conocido por su producción. Nuestros vinos se están convirtiendo en emblema de nuestro esfuerzo y son cada vez más dignos de orgullo.

 

Calificación de los lectores
.