Te gusta

Whisky: agua de vida

La palabra whisky procede del vocablo celta uisge beata, que quiere decir “agua de vida”. Se trata de una bebida obtenida a partir de la destilación de la fermentación de los granos de cereal molido, y añejada en barriles de madera. Incluso hay quienes aseguran que la destilación del whisky comenzó como un método de aprovechamiento de la cebada que, empapada por la lluvia, germinaba.

De acuerdo con los registros, los primeros en destilar la cebada y el centeno fueron los celtas. Más tarde la destilación se extendió por Escocia de mano de los monjes. Fue en el año 1494 cuando el rey Jacobo IV de Escocia encargó a John Cor la elaboración del acqua vitae, siendo éste el primer registro oficial de una destilación.

Sus inicios

La primera etapa del whisky se caracterizó por una destilación casera y de baja producción que generaba whiskies muy fuertes y de sabores ásperos, cuyo consumo era principalmente local. Curiosamente, al principio era utilizado con fines medicinales, en combinación de hierbas y algunas especias. No fue sino hasta los primeros años de 1800 cuando, gracias a los impuestos internos y a la prohibición de las destilerías que producían menos de 500 galones, que la destilación comercial inició, dejando poco a poco de lado la elaboración casera.

whis

El gran impulso

Hubo dos acontecimientos que marcaron de forma positiva la historia del whisky. El primero de ellos fue en 1831 con la aparición de un nuevo proceso de producción, la destilación continua. Gracias al alambique de Robert Stein, que más tarde patentó Aeneas Coffey, el whisky pasó a ser una bebida menos intensa y con mucho más cuerpo, de aromas más suaves y con una característica nota ahumada en la malta.

El segundo evento fue la filoxera, una plaga que cerca del año 1880 atacó los viñedos franceses que producían vino y cogñac y casi los destruyó por completo, extendiendo el consumo de whisky en Europa.

El surgimiento del blend

A mediados del siglo XIX los escoceses decidieron mezclar su tradicional whisky de malta con uno más barato y liviano, elaborado a base de granos. De esta forma surgieron distintos tipos de esta bebida, dando lugar al single malt y al blended.

Actualmente, existen más de 100 destilerías de whisky en Escocia y el número aumenta año con año. Grandes marcas se posicionan en el mercado a nivel mundial con productos destinados a personas exigentes que disfrutan buenas bebidas que sean complejas, con muy buen cuerpo y bien equilibradas. Sin lugar a dudas, el whisky escocés responde a estas expectativas y más.

Glendfidich

La marca escocesa es la responsable de crear la categoría single malt, y hoy en día es la más premiada del mundo. Entre sus innovaciones está el sistema de Solera Vat, un tonel de roble que alberga whiskies de más de 15 años con el cual crean, desde 1998, un whisky maravilloso que mejora con los años. La destilería conserva su propia tonelería, lo que le permite controlar la calidad y el armado de los barriles.

Calificación de los lectores
.