Te gusta

Wine Tour. La revolución portuguesa (parte 1)

Portugal se destaca no sólo por la belleza de su tierra y de su gente, sino también por su vitivinicultura que está en auge, produciendo vinos muy interesantes con su etiqueta Field Blend.

En los últimos años Portugal ha renacido en el mundo vinícola. Sus etiquetas son aclamadas por grandes críticos enológicos y se publican en importantes guías y revistas, gracias a su relación costo-beneficio.

Este viaje de introspección a la viticultura portuguesa develó dos conceptos reveladores: no se puede entender su viticultura si no comprendemos y aceptamos el precepto de field blend. La época y tendencias modernas nos han obligado a conocer la uva y las mezclas de cepas con las que está elaborado un vino, así como el porcentaje de cada varietal, como si eso cambiara rotundamente la concepción del caldo o nuestra decisión de compra.

En Portugal las uvas están mezcladas en el viñedo para garantizar la supervivencia, minimizan riesgos climáticos que permiten una diversa adaptación al medio ambiente. Por ello, muchas etiquetas llevan la leyenda field blend o viñas viejas, pues los viñedos más antiguos del país no tienen una identificación ampelográfica. Si los enólogos y expertos viticultores no lo saben, ¿por qué lo debemos saber nosotros?

El segundo concepto trata sobre la convivencia que existe entre tradición y modernidad. Basta con atestiguar cómo siguen vigentes los lagares de concreto para pisar la uva y extraer el jugo, los cuales conviven con las prensas mecánicas.

Visitamos Vinho Verde y los viñedos de Lisboa para conocer su riqueza y diversidad de cepas.

Los vinos de Vinho Verde

En esta región, al norte del país, se producen vinos espumosos, blancos, rosados, tintos y hasta dulces. Se tiene la errónea creencia de que es sinónimo de un estilo de vino: blanco, ligero, alto en acidez y con algo de aguja, pero es sólo uno de los variados ejemplos enológicos que podemos encontrar en esta región. La acidez de los vinos de Vinho Verde es esencial para su identidad.

Haciendo honor a su nombre, las mil tonalidades de color verde se aprecian al paso de suaves colinas llenas de vida, vegetación y árboles frutales. El océano y las diferencias de altura que se mueven entre los 49 y los 200 metros sobre el nivel del mar, impactan la zona de 30.000 hectáreas de viñedo de suelo granítico, principalmente. Al este el clima es continental, al norte tiene influencia atlántica, mientras al sur comparte ambas.

Las uvas blancas son predominantes: Loureiro, la más plantada en el centro; Albariño al norte, colindando con Galicia; y Avesso, la que ocupa mayor territorio en el sur. Vinhäo, uva tinta, conocida antes como una cepa austera y comercial, está robando la mirada de los productores; Touriga Nacional, se convertirá en la bandera de la nación, según Jancis Robinson, una de las críticas más importantes del planeta.

Quinta do Covela

Llegamos a Quinta do Covela y nos recibe una oleada floral de dulce aroma a azahar. Esta finca del siglo XVI solía proveer de frutos cítricos y maíz para hacer broa (el pan de la región). Las vides fueron plantadas más tarde, pues la uva era sólo para consumo personal. La conducción en pérgola era la más utilizada para dejar espacio de tierra para los animales y la horticultura. Hoy, Quinta do Covela produce variados e interesantes vinos, sobre todo con la uva Avesso. “Avesso se está convirtiendo en el foco más importante de la zona y sin duda, en la bandera de nuestra bodega”, comenta Paula Pereira, export manager de Covela.

Por mucho tiempo, Avesso era una uva sólo de mezcla, por su gran aporte de acidez, pero difícil de beberse sola, precisamente por ese ángulo tan austero y cáustico que solía tener. Hoy, gracias a la evolución en el trabajo de conducción y rendimiento en el viñedo, las decisiones exactas en el tiempo de la pizca y la labor del enólogo en la transformación, se produce un vino monovarietal, gastronómico y fácil de beber.

Vinos destacados:

  • Covela Edicao Nacional Avesso 2015
  • Covela Edicao Nacional Arinto 2014
  • Covela Colheita Seleccionada

Quinta do Covela

Quinta da Lixa

Visitamos Quinta da Lixa, empresa familiar que desde 1986 produce cuatro millones de botellas al año y exporta el 56 % de su producción. Ubicada en Vinho Verde, tiene cultivadas 105 de las 450 ha totales. La empresa alberga, además de variados tipos de terroirs, un hotel boutique de ensueño donde el tiempo se detiene y la naturaleza envuelve en cada esquina. Monverde es el primer hotel temático de la zona, 100 % sustentable, donde el spa y la piscina están rodeados de viñedos.

“Hemos crecido mucho en control de calidad, hacemos uso de la tecnología, pero no elaboramos vinos tecnológicos”, nos explica Carlos Teixeira, enólogo de la bodega. Él aprecia la tipicidad que ofrece cada cepa y procura mantener el terroir tratando de reducir el impacto ambiental.

Touriga Nacional, cepa estandarte portuguesa, se encuentra por todo el país. El vino concentra aromas a frutos negros y hierba fresca, ligereza alcohólica escondida tras una buena acidez que permite un final invitante.

Vinos destacados:

  • Quinta da Lixa Loureiro Escolha 2016
  • Quinta da Lixa Alvarinho Pouco-Comun Vinho Regional Minho 2016
  • Quinta da Lixa Sweet Creations 2016, Vinho Regional Minho

Dónde hospedarse

Monverde Wine Experience Hotel

monverde.pt

Fotos: Vivian Bibliowicz

Lee la parte 2 AQUÍ

 

Calificación de los lectores
.