Te gusta

10 tips para catar vinos mexicanos

Si al abrir una botella de vino mexicano has logrado experimentar interesantes sorpresas enológicas que no habías encontrado antes, te invitamos a este breve recorrido para conocer la historia detrás de cada copa de vino a través de su historia, enología, microclimas, estilos de vino y reconocimientos internacionales que actualmente rodean nuestros vinos.

  1. Sumergirse en la historia del vino mexicano

Cuando hablamos de los vinos que actualmente produce nuestro país, debemos dar un vistazo a sus orígenes para comprender que el vino está en una constante evolución en la definición de su estilo y así marcar un sello de calidad.

La vid llegó a México hacia 1521 con Hernán Cortés, pero sufrió un gran periodo de estancamiento de más de 215 años donde no se pudo elaborar vino de manera libre y con ello, explorar a profundidad nuestros distintos terroirs. No fue sino hasta principios de los años 20 cuando la producción de vino comenzó a desarrollar el concepto de “vino mexicano”, enfocado hacia el volumen y hacia finales de los 80, nacieron los vinos de calidad Premium, por lo que migramos de volumen hacia calidad.

Tenemos poco más de 30 años produciendo vinos de calidad, cada día nacen nuevos productores que hoy día suman poco más de 150. Aún no contamos con un sistema de clasificación que avale la calidad de nuestros vinos, por lo que los productores mexicanos tienen la libertad de jugar con distintas cepas y con ello, la posibilidad de crear un sinfín de estilos que poco a poco confeccionan el estilo del vino mexicano.

  1. Comprender la evolución del campo enológico

La gran mayoría de los productores mexicanos cuentan con asesoría de enólogos mexicanos y extranjeros. La evolución enológica que en poco tiempo convirtió a Ensenada en la región vinícola más importante de nuestro país, fue a través de la famosa “Escuelita”, creada por Hugo D’Acosta, enólogo de Vergel y Santo Tomás, quien decidió revolucionarse con la creación de su proyecto Casa de Piedra.

Sin embargo, pocas bodegas cuentan con todo un equipo enológico que sustente año con año la calidad de sus vinos. Esto fue un parteaguas para recordar que la calidad de uva que produce el valle necesita todo un proceso para exaltar las cualidades de su terroir. Buscar certificaciones nacionales e internacionales es un principio que comienza a tomar fuerza en el vino mexicano. Actualmente comenzamos a vivir esta evolución fundamentada y consciente en el campo enológico mexicano con estándares internacionales.

  1. Los microclimas y sus distintos estilos de vino

En México podemos encontrar excepcionales vinos de todos los estilos, desde blancos y tintos, pasando por rosados y espumosos, hasta fortificados y de postre.

Está la Sierra Gorda, con sus olas de viento frío que invaden por las mañanas los viñedos de San Juan del Río y Ezequiel Montes en Querétaro, en donde crece uva blanca de gran calidad para vinos espumosos principalmente, pero también algunos tintos y rosados interesantes. En Guanajuato encontramos un clima semidesértico al igual que en Coahuila, estado que es abrazado por la Sierra Madre Oriental, la cual cuenta con producción de grandes vinos blancos, rosados, tintos y de postre.

Aguascalientes, de clima semiseco, y Zacatecas, de clima seco a desértico, comparten estilos de vinos blancos y tintos, donde éste último es el más destacado.

Por último está Baja California Sur, zona que abarca a casi el 90 % de los vinos que se producen a nivel nacional, cobijada por la Franja del Vino, la cual cuenta con todos los estilos de vino con una buena oferta de distintos productores. De esta forma es como se han logrado expresar las cualidades que nos aportan los distintos microclimas de nuestro país.

  1. La revolución del vino mexicano

En los últimos años hemos visto que la presencia de vino mexicano se ha incrementado poco a poco, desde tomar protagonismo en las cartas de vinos en los restaurantes, hasta mejorar su presencia en tiendas especializadas y con ello, su consumo. En México el 70 % del vino que se consume es de importación, y el 30 % restante está destinado a vino de origen nacional.

No obstante, el vino que más se consume en nuestro país es el mexicano, teniendo un consumo registrado, según el último reporte del 2015 por parte de la agencia británica Wine Intelligence, de 750 mililitros por habitante.

  1. Hacia la construcción de una cepa emblemática: uvas más destacadas

Aún no podemos hablar de una uva emblemática. Sin embargo, sí podemos hablar de uvas destacadas que han logrado posicionarse en el gusto del paladar mexicano. Tal es el caso de la Nebbiolo, Barbera, Syrah, Malbec, Chenin Blanc, Chasselas, así como cepas clásicas como Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay y Savignon Blanc, las cuales han detonado en la construcción hacia lo que posiblemente sea en algunos años, la uva emblemática en México.

  1. Catando vinos mexicanos: un estilo de vino para cada paladar

Después de repasar brevemente la historia, las principales zonas productoras y los estilos de vino que tenemos, podemos notar que existe una oferta de más de 600 etiquetas de vinos mexicanos. Por ello los invito a probar al menos 20 etiquetas de productores nacionales y así encontrar, a partir de su paladar, el estilo de vino que más deleite sus sentidos y a probar las novedades que ofrecen tanto los productores nuevos como los ya establecidos, para entender la evolución que estamos viviendo en el tema enológico.

  1. Gastronomía mexicana: el mejor maridaje para nuestros vinos

El vino mexicano no es el único que se encuentra en plena revolución nacional e internacional, sino también nuestra gastronomía, declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en el 2010, la cual goza de una enorme riqueza y diversidad, que sin duda tiene su complemento ideal con nuestros vinos orgullosamente mexicanos.

¿Qué tal un mole negro oaxaqueño con un vino espumoso mexicano queretano de categoría Brut, o bien un cabrito, típico de Nuevo León, con un Cabernet Sauvignon parrense con largo paso por barrica, o unos tacos de langosta de Rosarito con un vino blanco fresco y joven del Valle de Guadalupe? En síntesis, nuestros vinos mexicanos son los mejores anfitriones de la gastronomía mexicana.

  1. Los vinos rosados, un gran as bajo la manga

Si la palabra maridaje aún les causa un poco de temor, no dejen de experimentar con uno de los estilos de vino más versátiles no sólo para maridajes, sino para paladares como lo son los vinos rosados. En México encontramos desde vinos rosados suaves a intensos, hasta secos y semi-secos con los que podemos jugar no sólo como aperitivos (en el caso de los secos), sino como acompañantes ideales de unos típicos chiles en nogada, cochinita pibil, tacos al pastor, lomo adobado e incluso con una tabla de quesos frescos. Todo un juego que los llevará a experimentar nuestras experiencias enogastronómicas.

  1. Reconocimiento internacional: el bottle shock mexicano

El vino mexicano cuenta con más de 1000 medallas obtenidas en distintos concursos a nivel internacional, las cuales avalan no sólo su calidad, sino alcanzan a estar ubicados en el mapa vinícola mundial. México vive una etapa similar a la que vivió Napa Valley hacia finales de los 70 con el famoso Juicio de París, donde los vinos Californianos superaron a los franceses detonándose toda una evolución del concepto del Nuevo Mundo.

Esta analogía enológica es una referencia importante, ya que en los concursos internacionales más importantes el vino mexicano ha alcanzado los puntajes y reconocimientos más altos, destacando sobre los países del Viejo Mundo, lo que ha detonado que en las enciclopedias internacionales de vino, nuestro país tenga un espacio dentro de los países productores.

  1. La verdadera clave para disfrutar una botella de vino mexicano

Ante todo, lo más importante al descorchar un vino nacional es abrir los sentidos y encontrar la expresión del terroir mexicano a través de la evolución que vivimos y de la cual somos parte, así como permitirnos encontrar las gratas sorpresas que tienen para nosotros nuestros vinos orgullosamente mexicanos.