Te gusta

5 reglas para conseguir la pasta perfecta 🍝

El mundo ofrece pocos alimentos tan reconfortantes como la pasta. Un arduo día de trabajo o una noche de pareja en casa, al calor de la cocina y al cobijo de una botella de vino, siempre son mejores con una pasta hecha a la medida para la ocasión, el clima y hasta nuestro estado de ánimo.

La pasta es indudablemente italiana, e Italia tiene una infinidad de sabores alimentada por una geografía que incomunica pueblos vecinos y siglos de orgullo regional. La forma de la pasta y su maridaje con la salsa ideal no es cosa menor y hoy, el mercado está lleno de extraordinarias opciones de pasta seca italiana de gran calidad.

Cocinar pasta es fácil, sin embargo, hay errores comunes que todos podemos cometer, pero siguiendo las cinco reglas de la pasta, descifradas por expertos en el campo, no hay forma de fallar.

 

  1. La salsa es complemento

La estrella de un plato de pasta debe ser la pasta, no la salsa. La mejor forma de alcanzar esto es hacer la salsa y la pasta por separado y utilizar un sartén con un poco del agua de la cocción para preparar únicamente la cantidad que se va a comer en seguida.

  1. El agua es tu mejor aliada

¿Cuántas veces has colado tu pasta sobre la tarja dejando ir toda esa agua turbia y rica? A pesar de que en México es común que se nos enseñe a deshacernos de esta agua, en Italia esto es un pecado. El agua de cocción de la pasta está llena de almidón, un elemento esencial para emulsionar los elementos grasos y acuosos de una salsa, además de que ayuda a la sazón del platillo final.

  1. Respeta las tradiciones

Si bien es cierto que la comida es de todos, la pasta es un alimento que ha pasado de generación en generación perfeccionándose sus formas y su combinación con las salsas. Las salsas más espesas piden pastas con mucha superficie de adherencia, mientras que las más ligeras combinan mejor con pastas llenas de rincones en donde quedar atrapadas.

  1. Salada como sopa, no como el mar

El único error más común que no poner suficiente sal en el agua de la pasta, es poner demasiada sal en el agua de la pasta. Se suele escuchar que debe ser tan salada como el agua de mar pero, en realidad, con dos cucharadas de sal de mar para tres cuartos de litro de agua estarás listo. Recuerda que el agua será un componente del platillo final y, si tu salsa ya es salada, no quieres servir algo incomible.

  1. Ve el calendario

Ah, la cocina de temporada, un concepto que le encanta a los chefs pero que a los cocineros caseros nos es muy difícil de aplicar. Un truco es ir al mercado de tu localidad (los mercados sobre ruedas son increíbles para esto) y comprar los vegetales que veas en la mayoría de los puestos. Recuerda que cortarlos finamente será la mejor manera de elevar tu platillo y que los vegetales enlatados pueden ser increíbles todo el año.