Te gusta

América Cerrillo, una tradición legendaria

Como anécdota, América cuenta que una de sus primeras memorias de la infancia no fue en el colegio o jugando con sus amiguitos; lo que a ella le gustaba era pasar el tiempo en la cocina. Tuvo la fortuna de crecer con su abuela, quien poco a poco le dio la oportunidad de aprender de todo, desde pelar chícharos hasta cocinar con ella las tradicionales recetas de familia, cocina mexicana de siempre con ingredientes frescos y con gusto por la preparación de cada plato.

AMERICa

Leyendas y recetas familiares

El convivir con su abuela fue fundamental en su vida porque las leyendas que contaba eran increíbles; era una mujer que había recorrido todo Michoacán y conocía a la perfección muchas historias que aderezaba con sus recuerdos, así como anécdotas que tenían a los niños fascinados. Sobra decir que estaban siempre interesados, e incluso a todos los pequeños les gustaba pasar tiempo con su abuela, porque todo giraba alrededor de gratas historias y comer sabroso.

Continuamente había tanto invitados como “no invitados” en su casa, pero su abuela se las arreglaba para tener constantemente comida para todos. Ella decía, “Si compartes tu comida, siempre alcanzará para todos y siempre habrá más”.

América recuerda que en esa época sus tías maternas vivían con ellos y acostumbraban llevar a casa a sus amigos, pero su abuela estaba preparada para las visitas y entre guisos, olores y sabores le compartía cosas de su vida. “Esto marcó mi existencia, mi forma de ser, y es importante, porque me forjó cómo soy hoy en día: soy como ella era, una gran guerrera”, explica. Y es que en su familia, al igual que en muchos hogares mexicanos, todo gira alrededor de la cocina, que es el centro del hogar y donde siempre se comunican eventos importantes, sean noticias buenas o malas.

Después de pasar años cocinando con ella y de analizar sus técnicas, hizo una especialidad en administración restaurantera para modificar, perfeccionar sus recetas y continuar la tradición de la cocina mexicana, todo esto encaminado al sueño familiar de tener un restaurante y de compartir con la gente lo que más le gusta comer. Porque para ella la cocina le brinda muchas cosas: es un gran placer, es una gran satisfacción o incluso es una terapia, porque al preparar los platillos se olvida del mundo exterior, de preocupaciones y hasta de horarios.

 

Cocinando para los suyos

Pero independientemente de su pasión por la cocina, América tiene pasión por sus tres hijos y le encanta pasar grandes momentos con ellos, por ejemplo, le encanta mirar una buena película con ellos o hacer viajes en donde todos pasen momentos inolvidables.

Ella cuenta que los miembros de su familia la invitan para cocinar en sus fiestas porque saben que les preparará los platos que ellos disfrutan. Por ejemplo, su madre no consume carne y desde hace varios años le cocina especialmente un plato de mole pero con mariscos como almejitas, camarón, jaiba; es tan sabroso que se lo prepara cada año en su cumpleaños.

No es de extrañar que lo que más le gusta es ver a la gente degustar sus platillos, por lo que al terminar de guisar en una gran reunión familiar y aunque ya no quiera comer, disfruta mucho observando a la gente que ama saborear sus exquisitas creaciones. Es por ello que unió su gusto por la cocina y por servir por lo que como emprendedora junto con su familia decidieron abrir las puertas de Legendaria, que es un reto pero ante todo un sueño hecho realidad.

_MG_7720

 

“Legendaria” y la cocina de América Cerillo

Para la chef no hay como comer antojitos típicos, ya sean unos ricos pambazos, garnachas o tacos; “soy garnachera”, cuenta riendo. Los sabores que más le gustan definitivamente son salados y picantes, y en cuanto a aromas todo aquello que huela a cítricos y a café. Sin embargo, su familia y ella siempre han tenido el espíritu emprendedor y muchas inquietudes, por lo que buscaron una mezcla para rescatar la tradicional cantina, donde además de beber bien, siempre se coma bien y además se presente la comida con buen gusto, bien servida, abundante y con calidad. Es así como nació la gastrocantina Legendaria, ubicada en República de Uruguay 72, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

América cuenta: “como familia decidimos preservar las tradiciones, por ello muchos de los platos que cocinamos vienen de generaciones atrás, y es por ello que elegimos este nombre como un homenaje para preservar la comida mexicana de familia, aquella de la casa de tu tía, de tu abuela, de esa que cocina tu mamá, y que ahora podemos ofrecer con una cocina abierta y visible, que queremos compartir con mucha gente.

Este restaurante, sin lugar a dudas, ofrece a los comensales una cocina tradicional bien servida, sabrosa, con ingredientes frescos que se eligen cada día, buscando preservar las costumbres, las recetas, los sabores. En Legendaria se enaltece a la gastronomía mexicana y esta es la mejor razón para iniciar un proyecto que tiene como objetivo ofrecer un lugar para festejar y crear momentos inolvidables, donde la gente se reúne para contar sus historias y también para crearlas.

Cuenta con una barra de 17 m de largo con vinos y licores nacionales e importados, donde el mezcal es un importante protagonista. Un punto importante es que busca siempre dar apoyo a los pequeños productores de diversos estados, utilizando sus insumos en los platos y bebidas que deleitarán exigentes paladares. La decoración la diseñó el arquitecto Miguel de la Torre, quien entendió el concepto y a través de un muro en el que hay más de 10 mil palitas de madera labradas una a una a mano por artesanos michoacanos y purépechas, crearon un lugar con decoración contemporánea en luz, diseño, así como una caja negra que se mezcló con las columnas de un antiguo edificio de la zona textilera del corazón de la ciudad y que ahora abre sus puertas con este concepto de gastrocantina. En suma, es un lugar agradable para comer bien y disfrutar con los amigos y la familia.

Cuando generaron la idea de tener un restaurante recorrieron muchos, vieron lo que les gusta comer, incluso al inicio hicieron una lista de 200 platillos que les gustaban, pero como era imposible para el concepto de una cantina, decidieron dejar una carta con lo que más les apetecía y que sabían que la gente podría disfrutar, que son platos sin pretensiones, con la sencillez de la comida casera familiar, pero con la presentación moderna y que invita a comer, y bien servida, con platos que dejen satisfecho al comensal. Así se fijaron también en todos los detalles, la vajilla, los cubiertos, los vasos, un paliacate de color brillante, sin faltar el peltre y los molcajetes, por lo que hoy está muy satisfecha de lo que han logrado, observando siempre qué es lo que quieren sus comensales

En cuanto a los vinos, no es de esos lugares con una carta vasta donde la gente se confunde con muchas opciones o etiquetas, sino que hicieron una selección de vinos y destilados nacionales e importados que son del gusto del paladar mexicano y que armonizan con los platillos de la carta. Por supuesto, el mezcal es la estrella del bar, por lo que cuentan con etiquetas ya reconocidas y con otras producidas en diferentes estados.

_MG_7679

 

Gastronomía de mil amores

Para América Cerrillo la gastronomía mexicana, sin ser una moda, está en su mejor momento, porque se trata de crear, de preservar y utilizar los ingredientes de nuestra tierra. La gastronomía y la enología son un parteaguas de todas las cosas maravillosas que Mexico puede ofrecer al nacional, al turista, y a todo aquel que gusta del buen comer y del buen beber; se puede comparar con cualquiera de las gastronomías del mundo.

Por último, ella nos invita a ir a la Legendaria, nos espera para convivir, para sentarnos juntos a la mesa, en “el lugar en que la gente se reúne para contar sus historias y también a crearlas”.