2

Andaz Mayakoba, auténtico y delicioso

En los árboles de mangle que rodean las cristalinas lagunas de Mayakoba, aves y animales silvestres dan vida a este lugar. Acentos mexicanos llenos de color conviven en armonía con la naturaleza en Andaz, un auténtico paraíso para desconectarse de lo habitual.

El chef Miguel Gómez dirige la propuesta culinaria del complejo, y de la mano de un maravilloso equipo liderado por los chefs Bladimir García y Daniel Moreno, en poco tiempo han atrapado a los foodies con recetas seductoras y aventuras culinarias de buena estructura.


A lo largo de cuatro restaurantes, los días faltan para probar las delicias que se cocinan en cada lugar. Cocina Milagro ofrece un buffet tradicional mexicano en el que a todos encantaría desayunar a diario, y Tinta del Pulpo es un sitio relajado con la mejor selección de ceviches, ensaladas y tacos, una carta fresca para los días calurosos frente al mar.

Uno de los grandes consentidos de la región es Casa Amate, una antigua casona que en cada cuarto ofrece una atmósfera distinta para disfrutar alta cocina a base de ingredientes de primera calidad. Haciendo gala de la cálida hospitalidad mexicana, la biblioteca, la estancia, el patio y los salones principales reciben con brazos abiertos a locales, huéspedes y residentes del complejo Mayakoba.

 

Sotavento es la más reciente apertura del resort, un espacio “bajo el viento” que enamora con sabores mediterráneos y una barra de cocteles muy frescos. Inspirado en un naufragio que hace años golpeó la costa de Mayakoba, este sitio ha sido creado a partir de los restos de madera de aquel barco, con el objetivo de brindar refugio a los visitantes que desean relajarse con vistas a las azules aguas del Caribe.

Su encanto radica en la forma en la que su atmósfera evoluciona con el transcurrir el día: por la mañanas, su playa es el punto de encuentro entre los pescadores y los cocineros, quienes reciben los productos más frescos directos del mar para crear platillos de temporada; por las tardes es el spot ideal para compartir una comida llena de sabor; más tarde, los cocteles llegan a las mesas mientras el sol cae, dando paso a noches románticas adornadas por pequeñasluces, una acogedora fogata y música en vivo.

Nuestra recomendación es comenzar con una ensalada fresca y una generosa docena de ostiones frescos con mantequilla y habanero, continuar con un pulpo maya de perfecta cocción acompañado de linguini con langosta, y terminar con cous cous de maracuyá. Red wave es el coctel a base de fresa, St. Gemain y ron blanco que no hay que dejar de probar.

WELLENESS EVERYWHERE


En Andaz Mayakoba, el confort es fundamental y Naum Wellness & Spa es cosa seria. Este templo de bienestar resguarda una serie de rituales y tratamientos basados en experiencias personalizadas como exfoliación, hidratación profunda, nutrición, equilibrio y, por supuesto, relajación.

Estos rituales parten de las tradiciones de los antiguos pobladores de la península, pues los mayas solían emplearlos para preparar al cuerpo para ceremonias y celebraciones como matrimonios, batallas y cambios de estación. Además, la barra interactiva de aromaterapia es una gozada: en ella cada visitante puede diseñar sus propios productos y esencias para llevar la experiencia de relajación a un nivel superior.

HOSPITALIDAD SORPRENDENTE


En Andaz Mayakoba cada detalle cuenta, por lo que el resort se renueva de forma constante para ofrecer nuevas experiencias a sus huéspedes y visitantes.

Bajo un clima relajado y por demás divertido, no hay manera de sentirse más mimado; mención especial merece su room service, que llega puntual y con un sinfín de complacencias capaces de deleitar a los más exigentes visitantes. Y qué decir de las amenidades para quienes viajan con sus canes: suaves camas, platos para alimento y agua, juguetes, además de un menú especial en cada centro de consumo para consentirlos en todo momento.

Entre las actividades de playa destacan stand up paddle y kayaking, que con experiencias irrepetibles crean una estancia memorable que no podría ser mejor.