Te gusta

Reglas para restaurantes y comensales ante la nueva normalidad

La pandemia por el Covid-19 está lejos de terminarse y es tan actual que desconocemos que cambios presentará en un futuro. Estas medidas de seguridad han sido diseñadas bajo el conocimiento que se tiene de la enfermedad al momento de escribir la nota: el consejo principal es cuidarte y escuchar las actualizaciones que tengan los organismos de salud especializados.

Después de más de 100 días de permanecer cerrados por la contingencia, los restaurantes tienen permiso para volver a abrir en la CDMX, acatando la nueva normalidad para poder operar o recibirán sanciones, como la clausura del establecimiento.

Nueva normalidad para comensales en la CDMX

Los restaurantes tienen una capacidad máxima de 40% de su aforo total en semáforo naranja (en el que nos encontramos al momento de redactar esta nota) por lo que los comensales deberán ser responsables y acatar las indicaciones del lugar; no podrán pedir se les anexe una mesa o llegar más de los indicados en reservación, por ejemplo.

El uso de cubrebocas y careta es obligatorio para poder ingresar a los restaurantes, así como la limpieza de manos con agua y jabón o gel antibacteríal se mantienen indefinidamente. Es más, deberíamos aceptar que ya viviremos con ellos. 

“En caso de no cumplir con las indicaciones o presentar síntomas de Covid-19, no podrán ingresar al representar un riesgo a la salud de los comensales y trabajadores del establecimiento”, condena el Protocolo de Protección a la Salud de la CDMX.

Al llegar al restaurante deberás lavarte las manos constantemente o usar gel antibacterial y es responsabilidad del establecimiento proveer tanto de agua y jabón como del gel.

No se podrán recibir grupos de más de cuatro personas ni juntar mesas, los grupos serán de máximo cuatro personas.

Si en algún momento toses o estornudas, recuerda hacerlo con el ángulo interno del codo e inmediatamente lavarte las manos, así como evitar tocarte la cara durante tu estancia. 

Normativa para empleados de restaurantes en la CDMX

Los protocolos de salud también contemplan a quienes trabajan en los restaurantes y las normativas para empleados y empleadas consideran lo siguiente:

  • Lavarse y desinfectarse las manos constantemente para disminuir cualquier riesgo.
  • Las tareas del restaurante se deben distribuir para reducir el flujo y movimiento de trabajadores, clientes y proveedores. Esto es, asignar una tarea específica a cada empleado y tener un solo responsable de cobrar, otra de montar las mesas y atender a comensales, otra sólo en la preparación de alimentos, otra de limpieza y otra de entrega a domicilio.

“Es recomendable que exista una persona por turno encargada de emergencias sanitarias en caso de que algún comensal presente síntomas de Covid-19 durante su estancia en el establecimiento”, dice el documento.

  • Hasta nuevo aviso, no podrán servirse buffets en ninguna modalidad.
  • Todas las personas que trabajan en restaurantes tiene como obligación portar elementos de protección individual: cubrebocas, careta y guantes de látex o vinilo durante todo el turno laboral. Estos elementos de protección individual deben ser proporcionados por el lugar de trabajo.

 

Normativa para restaurantes en la CDMX

Se debe evitar el uso de cartas y menús impresos, usar de preferencia pizarrones y tableros tanto afuera como adentro del establecimiento. Se pueden utilizar alternativas digitales, como códigos QR que puedan ser escaneados por los comensales. Si es inevitable usar impresos, estos deben ser desinfectados después de que cada cliente las utilice.

La mantelería debe reemplazarse después de cada servicio, no solo sacudir las migajas y volverlo a poner. La propuesta general es prescindir de todo producto de tela, pero la opción menos radical es cambiarla.

Las mesas no deben ser montadas cuando el restaurante abra, sino cuando cada comensal se siente. De esta forma se disminuye la exposición de todos los utensilios. No deben haber adornos en las mesas ni productos de autoservicio (como servilleteros, azucareros o saleros), por lo que si lo necesitamos, debemos pedirlos a la persona que nos atiende.

Al momento de pagar lo mejor es hacerlo vía electrónica, desinfectando la central de pago después de cada uso. En caso de que el pago sea en efectivo, se debe contar con bandejas o botes específicos para el dinero, de esta forma se evita que los billetes o las monedas estén en contacto con otras superficies.

Al terminar, los empleados del restaurante deben retirar las vajillas y cubiertos con guantes, de esta forma evitarán entrar en contacto con superficies donde puedan existir residuos de saliva.

Las personas que trabajan en el restaurante no deben estar en contacto directo con los residuos orgánicos de los restos de la comida y estos deben depositarse en bolsas específicas.

De igual forma, los residuos inorgánicos no reciclables y sanitarios deben estar tapados en todo momento, depositados en una bolsa cerrada y cuando esta se llene debe ser sellada y rociada con agua clorada.