Te gusta

¡Así se construye la industria!

De manera constante me preguntan qué aprendió la industria vitivinícola ante la crisis, y aunque contesto de forma profesional y hablo de la digitalización y de protocolos sanitarios que llegaron para quedarse, en mi interior siempre pienso: “campo bendito, nos has salvado a todos”.

Paz Austin. Directora general del Consejo Mexicano Vitivinícola

El campo mexicano nos dio muchas lecciones, pero el campo vitivinícola nos dejó buen sabor de boca con su resiliencia y unidad. El primer reto fue coordinar a los 14 estados vinícolas para asegurar el trabajo agroindustrial y que nuestra actividad se reconociera como esencial, desde el campo hasta el final del proceso de producto; implementamos de manera inmediata protocolos COVID, y nos cuidamos unos a otros para poder cuidar de nuestras plantas. Las diferentes asociaciones vinícolas estatales se activaron, incluso varias consolidaron su proyecto social con actas y planes de trabajo, como la Asociación de Productores de Jalisco.

Hermandad para seguir creciendo

La comunicación diaria se agilizó con lo digital, la toma de decisiones en grupo y los consensos dieron paso a hermandades entre empresarios y líderes de diferentes estados. El ánimo es el motor para salir victoriosos de los sucesos históricos que atravesamos. ¡Así se construye una industria!, se volvió la frase recurrente de las juntas del Consejo Mexicano Vitivinícola (CMV).

Vienen años buenos, el boom del vino mexicano ya inició y podemos decir con orgullo que la nueva etapa viene del despertar que nos dio la pandemia. El 2022 será nuestro año: Gobierno, academia e iniciativa privada, ya trabajamos en eso. Las celebraciones comenzarán el 20 de enero, que se propone como el Día del Vino Mexicano, y culminarán con la clausura del 43er Congreso Mundial de la Viña y el Vino que la OIV ha encomendado a México.

El CMV, de la mano de organismos gubernamentales y asociaciones estatales de productores, tendrá la misión de coordinar este evento de carácter científico que pondrá en la mesa trabajos académicos y de investigación enfocados a la sustentabilidad del suelo: impacto climático, biotecnología, optimización y gestión del agua, efectos del consumo del vino en enfermedades autoinmunes y degenerativas, genética de la vid, impacto del enoturismo en comunidades productoras, viticultura después del COVID 19, etc.

Lo que viene a futuro

El 2021 cerrará con fuerza, y los temas de los que se ha ocupado el CMV no son menores. Nos hemos unido a la estrategia de Moderniza IEPS, que busca un esquema más moderno de recaudación de impuestos y pisos más parejos de cuota por litro de alcohol. Se trabaja en la revisión de la Norma Oficial Mexicana 142, que refiere al etiquetado e información comercial, así como en una próxima normativa del vino.

Para dar luz a estos proyectos hemos escuchado voces de la industria para buscar consenso. El grupo técnico que nos acompaña, los enólogos más importantes, dan acompañamiento voluntario semanal para contar con bases sólidas y funcionales nuestro marco regulatorio.

Y es así como se construye la industria, velando por el bien común y buscando los mejores intereses para el desarrollo del campo.