Te gusta

Aston Martin lanza deportivo del agente 007, con gadgets incluidos

Una producción muy exclusiva del Aston Martin DB5 Goldfinger Continuation, réplica exacta del vehículo que acompañó a Sean Connery en la película del agente secreto más famoso. 

James Bond ha conducido muchos autos en sus películas, pero la marca más asociada al agente secreto siempre ha sido Aston Martin. De entre todos los bólidos de la firma que han pasado por sus manos, seguramente el DB5 de la película Goldfinger sea el más icónico.

Este año el fabricante lo ha relanzado en forma de serie limitada de solo 25 unidades. Para esta réplica exacta del original se han recuperado todos los detalles. Hasta las metralletas ocultas.

Bond, James Bond

Hace algunos meses Aston Martin anunció que tras la reedición del DB4 GT (una colección de clásicos Continuation) también harían una nueva serie del Aston Martin DB5 a imagen y semejanza del que Sean Connery en la película de 007 ‘Goldfinger’. De hecho adelantaba que este modelo llegaría con algunos de sus famosos gadgets de la película.

El vehículo se fabricó entre 1963 y 1965 y salieron de fábrica 900 unidades. Más de 55 años después ha vuelto a la vida gracias a la unión de Aston Martin y EON Productions, la productora de las películas de 007. En la planta del fabricante en Newport Pagnell (unos 85 kilómetros al norte de Londres) han recopilado toda la información necesaria para equipar el automóvil con todos los accesorios del original.

A través de un vídeo se fueron presentando cuáles serían los sorprendentes “adicionales” que tendrían los 25 suertudos propietarios de esta ambiciosa y cara (2,75 millones de libras) réplica de uno de los coches más famosos de la historia del cine.

Nunca se sabe cuándo necesites un asiento expulsor

Y la lista de dispositivos funcionales es bastante larga, y entre ellos destacan el sistema de pantalla de humo trasero, el sistema simulado de entrega aceite trasero, las placas de matrícula giratorias triples delanteras y traseras y ametralladoras simuladas dobles en el frontal. A estos se suma un escudo trasero resistente a las balas, arietes delanteros y traseros, panel del techo sobre el asiento del pasajero extraíble (como extra opcional), teléfono en la puerta del conductor y armas ocultas bajo el asiento con bandeja de almacenamiento.

El cuidado que se ha puesto en su producción ha sido extremo, empleando 4.500 horas en su construcción.

Además de los 25 unidades que saldrán a la venta se harán 3 más, uno que se quedará Aston Martin, otro para Eon Productions y un último ejemplar que será subastado con fines benéficos.