Te gusta

Básicos para crear y organizar tu cava en casa 🍷🥂

Si no tienes ya una cava en casa, seguro más de una vez te ha pasado por la mente realizar una cava propia, ¿cierto? Y es que el hecho de imaginar una bodega o cava propia ¡es una idea genial! Puedes tener tus vinos favoitos a la mano para degustarlos una y otra vez.

Queremos ayudarte en este proyecto, así que te contaremos los principales aspectos que debes tomar en cuenta para hacer tu propia cava con éxito y conserves tus bebidas favoritas sin ninguna alteración. ¡Manos a la obra!

1. Ubicación: El lugar ideal es en un sótano para poder graduar con más precisión las condiciones ambientales del lugar. Si no tienes un sótano, puedes ubicarla en algún lugar de tu casa donde haya la menor cantidad de luz, una temperatura baja constante y buena humedad; los espacios debajo de las escaleras, una bodega o un clóset alejado de ventanas suelen ser buena opción.

2. Temperatura: Éste es un factor muy importante para que conserves los vinos con buena calidad. Lo optimo será lograr una oscilación mínima de temperatura entre los 12°C y los 14°C. de esta forma tu cava estará perfectamente aclimatada para preservar las preciadas botellas.

3. Tipos de vino: Una buena y completa cava debe de contener vinos de todo tipo, así que intenta surtirla con: blancos, tintos, rosados, espumosos, secos, semisecos, dulces, fortificados, de guarda, jóvenes, etc. Así tendrás siempre vino para cada ocasión. (No todos los vinos son de almacenaje depende de su forma de elaboración, en las etiquetas frontales y posteriores de las botellas está la clave, ahí se especifica el tipo de vino que es.)

4. Cantidad de botellas: Determínalo de acuerdo al espacio y a tu consumo. Una cava de 50 botellas es ideal, cubrirás tu consumo anual y la reposición de botellas no será tan seguida. Pero si tu espacio no es suficiente o quieres empezar por algo más pequeño, un espacio para 20 botellas será buena idea.

 

Consejos para organizar la cava:

– La posición ideal es ubicar las botellas de vino de forma acostada, aún cuando ya se encuentre abierta.

– No ubicaques la cava en donde haya vibraciones, como las que se producen, por ejemplo, en frigoríficos.

– Si vas a usar botelleros, es preferible que sean de madera en lugar de metálicos o de plástico.

 

Algo divertido de tener una cava es ir comprando los vinos que te vayan interesando, tener tu reserva de vinos preferidos y cada vez que te quieras dar un lujo, comprar tus vinos de guarda. Es muy probable que al principio tengas que invertir un poco más, pero no te excedas, que el proceso sea poco a poco conforme veas etiquetas que llamen tu atención.