6

Bebidas digestivas más tomadas

María Guadalupe Sandoval Meza

Las victorias, los afectos, las aventuras, cada nueva  experiencia constituyen el motivo perfecto para celebrar aquí y ahora.

Sobrevivir los banquetes que nos ofrecen es un verdadero desafío, se necesita fuerza de voluntad y paciencia, la primera, para dejar escapar ese rico platillo que se asoma justo detrás de otra tentadora delicia culinaria, y la segunda, para sobrellevar las típicas molestias que padece el estómago luego de un festín -o varios- de este talante.

Por fortuna, tenemos un aliado muy valioso en las bebidas digestivas, cuya función justamente es favorecer el proceso de digestión, al tiempo que aportan un buen sabor al final de una comida o cena copiosa.

Los digestivos se caracterizan por ser dulces y tener entre 17 y 40 grados de alcohol. La manera de ofrecerlos es variable, se pueden servir derechos, mezclados o en las rocas. De acuerdo con Georgina Estrada, vicepresidente de relaciones públicas de la Asociación de Sommeliers Mexicanos, estas bebidas se dividen principalmente en tres grupos:

  • Vinos generosos
  • Licores
  • Cremas

Dentro de esta variada gama encontramos algunas de las bebidas que gozan de mayor popularidad entre los comensales, ya sea por su delicado sabor y agradable acción, o bien, por la auténtica tradición en la que se han llegado a convertir. Aprovechemos las siguientes líneas para repasar una lista de las más distinguidas.

El vino es una bebida digestiva por excelencia y dentro de su vasto universo, los más destacados en el escenario contemporáneo son el Jerez, el Oporto, el Madeira, el Marsala y el Tokaji.

Jerez

Debby Beard, experta en vinos, nos recuerda que el jerez es la bebida espirituosa más importante de España, pues ocupa un tercio de la producción de destilados. Se trata de la bebida ibérica de mayor exportación y México es uno de los 75 países en los que tiene una importante presencia. Los amantes del jerez crecen día a día y su uso durante estas fiestas es bastante popular.

Oporto

La historia de este vino generoso comienza hace más de tres siglos en Portugal. Posee estilos y combinaciones diversas. En sus presentaciones más dulces es un conocido digestivo y, por tanto, es común tomarlo para acompañar postres como frutos frescos o algunos quesos.

Madeira

El vino de Madeira es un néctar apreciado en todo el mundo. Tiene alrededor de 30 castas y el más destacado como bebida digestiva es el Boal o Bual: semidulce, suave, con sabor a nuez, aterciopelado y de color dorado oscuro. Al igual que el Oporto, se sugiere entre postres o para acompañar un buen queso.

Marsala

Originario de Sicilia, este vino se produce a base de uva blanca. Es ideal para tomar con chocolate y también se le utiliza en pastelería como aromatizante. El vino de Marsala es uno de los más famosos de la enología italiana y  un verdadero placer para el paladar en estas fiestas.

Tokaji

Denominado “vino de reyes, rey de vinos” por Luis XIV de Francia, el Tokaji húngaro es producto de una compleja elaboración que lo ubica entre los más prestigiosos y reconocidos del planeta. Incluso, se le conoce como el vino dulce más noble que existe. Se marida con dulces y postres a base de frutas o quesos azules. Sin duda, es la bebida perfecta para tu mesa.

Si lo que prefieres son los licores, demos un vistazo a los más destacados:

Anís

El anís es una bebida milenaria y la costumbre de consumirla persiste a través de los siglos. Su sabor ha sido apreciado desde tiempos inmemoriales, así como sus propiedades medicinales reconocidas ampliamente durante el medievo. Herencia de ello es su fama como buen digestivo.

España destaca como productor de anís de gran calidad y capital de los amantes de esta bebida. Su versatilidad permite tomarlo seco, obteniendo un gusto bastante fuerte e igualmente se puede disfrutar en coctel. El resultado de su mezcla deriva en una bebida dulce, deliciosa y muy refrescante.

Amaretto

Continuando en la línea de los licores encontramos otro bastante conocido: el Amaretto. De origen italiano, este licor clásico se elabora desde el siglo XVI y se caracteriza por un sabor frutal resultado de la combinación de albaricoque, almendras, durazno, cereza y elementos aromáticos provenientes tanto de otros frutos como de diversas plantas. También es famoso por considerársele bebida afrodisíaca. Es ideal para tomarse solo o en las rocas.

Chartreuse

En los albores de 1600, los franceses crearon lo que se conocería como el “licor de la salud”, un elixir vegetal producido con el extracto de 130 plantas diferentes. Los principales tipos de Chartreuse son el amarillo y el verde. La obtención de este último color es absolutamente natural y secreta, no obstante, ambos se realizan bajo los mismos principios, la diferencia radica en la variación del volumen de alcohol contenido y sus respectivos procesos de elaboración. Suele degustarse con hielo o en distintas bebidas a modo de coctel.

Licor de Café (Kahlua)

Es un licor célebre en México y el resto del mundo. Puede beberse solo, con el propio café y a menudo se le utiliza en la preparación de postres. El black russian es uno de los cocteles de fama internacional que lo incluyen como ingrediente.

Grand Marnier

Único en su clase, el Grand Marnier tiene un legado de más de 150 años en Francia. Es una exquisita combinación que se elabora a través de la mezcla de naranjas exóticas y distintos coñacs. En nuestro país es ampliamente conocido como digestivo, sin embargo, se puede disfrutar su sabor con jugo, en las rocas, con café, en diferentes postres y cocteles como el Grand Margarita y el Grand Cosmopolitan.

Limoncello

Por último, otro de los licores de frutas más bebidos a nivel nacional y prácticamente en todo el planeta es el Limoncello. El licor de limón es típico del sur de Italia y se elabora con la cáscara de este cítrico. No es común tomarlo solo, de tal forma que suele dar el toque exótico a los cocteles, se mezcla con limonada, jugo de limón, jugo de naranja o de lima. De igual forma, se observa su uso en la repostería como aromatizante de pastas, helados y gelatinas.

Asimismo, elegir las cremas de menta, cacao, banana y whisky entre otras, también es una maravillosa alternativa. Hay quienes no pueden resistirse a la clásica combinación de whisky irlandés, crema de licor, vainilla, chocolate, caramelo y azúcar –conocida como Bailey´s- y es que definitivamente siempre habrá una buena opción para todos. En cuestión de gustos no existen límites y tampoco bebida alguna que no los pueda satisfacer.

Ahora sí todo está listo para que tú y tus seres queridos levanten sus copas y juntos digamos ¡Salud!