Te gusta

Bodegas Familiares Matarromera, excelencia constante en vinos

Como propietario del grupo de Bodegas Familiares Matarromera, Carlos Moro celebra seguir el legado de la familia con CM y EMINA, las mas recientes propuestas del cultivo de viñedos de los ascendentes de Moro.

Los Moro elaboraron su propio vino en las zonas de Olivares y Valbuena de Duero, en la zona de Valladolid que hoy es conocida como la Milla de Oro de la Ribera del Duero. Fue su propio padre, Ursicino Moro, quien le sugirió el Pago de Matarromera para instalar allí la bodega, que hoy en día conforman 10 bodegas.

Desde 1988 Carlos Moro asumió la presidencia en Bodegas Familiares Matarromera para revolucionar la historia de la enología en todo el mundo. Platicamos con él en su reciente visita a México. 

¿Que representa esta visita a México?

Es un gusto para mí retomar las visitas a este país, para presentar las bodegas más nuevas o menos conocidas, como son la bodega Carlos Moro de Rioja, que es la bodega que Matarromera fundó desde el 2014. En ella presentaremos los vinos CM Prestigio 2015, 2016 y 2017; el CM Matarromera Viña Garugele y a la propia la bodega Cyan de vinos D.O. Toro en su línea Prestigio. En conjunto con Matarromera, la casa madre que ampara a todas las demás bodegas, presentamos de forma especial al vino Verdejo de Rueda fermentado en barrica.  

¿Cuál es tu percepción del mercado mexicano?

México es el país más importante de exportación de todos los mercados el mundo; es un país de un consumo inteligente que ha apostado por vinos de auténtica calidad y muy interesantes a nivel internacional, en ese contexto los vinos españoles tienen una presencia muy significativa, y en determinadas marcas como es Matarromera, Emina, Cyan, Carlos Moro están muy presentes en el mercado, en general nuestras bodegas están presentes en 80 países del mundo. 

¿Qué significa para ti la tradición familiar?

La historia para mí es un antecedente, soy hijo, nieto y bisnieto de agricultores de viticultores y de bodegueros, yo aprendí de mi tío y de mi padre en las bodegas, he vivido y crecido desde las raíces, esto me llevó a estudiar Ingeniero Superior Agrónomo y me forjó un amor y cariño a las bodegas familiares. Hoy en día somos 10 bodegas familiares y recientemente se incorporaron mis hijas al consejo de administración y están tomando partido en la diferencia directiva.

¿Si pudieras definir las Bodegas en 3 palabras, cuales la definen?

Tomaría las 3 palabras que son el slogan de la marca: Excelencia, Distinción y Elegancia.

¿Como conjuntan los procesos tradicionales y la innovación?

Son dos campos en el que nos movemos muy bien y de uno a otro, la tradición con la historia y experiencia y conjuntamos ambos campos con el conocimiento técnico de la enología y de la investigación. En Emina y Matarromera somos líderes de la investigación; le hemos dedicado tiempo, esfuerzo y dinero en ello, desarrollando más de 100 proyectos oficiales reconocidos por el premio nacional de investigación de España. Esto nos ha llevado a conseguir patentes y a desarrollar productos nuevos, como son vinos sin alcohol de la marca win de venta en varios países del mundo; es una variedad muy interesante para personas que no quieren o no pueden tomar alcohol y para jóvenes que se quieren introducir al mundo del vino. Somos pioneros de esta rama.

Hablando del Campo, los viñedos y Bodegas ¿Cuáles son los proyectos mas importantes en donde ha puesto toda su atención?

En las nuevas variaciones disruptivas, como lo es Win vino sin alcohol, en el ámbito del desarrollo y selección de levaduras clonales autóctonas que han adoptado lugar propio para nuestros vinos Emina blancos tintos y todas sus variedades; eso significa que los vinos de Emina son únicos en el mundo por tratarse de levaduras patentadas y propias. En otro ámbito también hemos puesto nuestra atención en la digitalización de las bodegas que están adheridas a utilizar la máxima tecnología para llevar a cabo los mejores vinos, nuestros vinos tienen que ser de excelencia, pero para hacer los mejores vinos de excelencia y de forma eficiente nos ayuda muchísimo hacerlo de forma digital y controlando todos los procesos.

Regresando a los vinos que tienen un proceso de cultivo de muchos años, ¿Han cambiado las formas de vinificación y de añejamiento de los vinos?

Existe un aspecto que nos ha preocupado mucho desde hace tiempo como es el tema del cambio climático: todas nuestras marcas han apostado a estudiar y a analizar qué es lo que puede pasar con la tendencia de mayor temperatura y mayor sequedad; de hecho tenemos un proyecto de 28 millones de euros en avanzada dedicados al cambio climático. Es un proyecto ligado entre la Familia Torres y la familia de Carlos Moro de Matarromera, analizando cómo el campo de la viña y la uva resulten menos afectados, mantener nuestros criterios de calidad y compensarlos con aportación de agua, con la poda adecuada: estar adaptados y preparados para el cambio climático.

¿Tienen algún lanzamiento en puerta?

Han pasado 30 años desde que Matarromera y Carlos Moro no han dejado de plantar nuevas viñas e incorporar nuevas bodegas; desde hace 4 años hemos lanzado cuatro bodegas y seguramente para mi próxima visita traeré la buena nueva de la onceava bodega. 

Desde tu punto de vista, ¿Cuáles son los vinos de Matarromera que nuestros lectores deben probar? Y cuál sería tu vino estrella.

Yo creo que todos tus lectores deben de probar el CM de Rioja de la línea prestigio, Cyan prestigio y Matarromera Prestigio, son un referente, y siendo de la categoría y de la calidad de nuestros vinos tienen la peculiaridad de ser de denominaciones de origen. También Matarromera Blanco fermentado en barrica.

Emina es la estrella, en precio y calidad es excelente.