1

Canadá: dulces vinos de hielo

Hablar de vinos es seductor, complejo y de una infinita línea de aprendizajes que al parecer nunca terminaremos de recorrer.

En esta ocasión nos adentraremos a uno de los países de América del Norte cuya producción vinícola se ubica en las principales a nivel mundial, sus colores de bandera son rojo y blanco, los deportes nacionales son dos, el hockey y el lacrosse, y por su puesto la hoja de maple es el símbolo nacional por excelencia, ya que este árbol se da únicamente en la provincia de Québec; en efecto, nos referimos a Canadá: el país de los vinos dulces

El orden de los factores no altera el producto

Siguiendo esta frase aplicada a las matemáticas y por los vinos que abordaremos me permito entonces este recorrido por los vinos dulces o de hielo, que deliciosamente disfrutamos al final de una jornada de platillos para culminar con el postre.

Mundialmente conocidos como vinos de hielo, se obtienen a partir de uvas que se cosechan y se prensan en estado de congelación, lo que produce una gran concentración de azúcar en la uva.

Su dulzura única y exquisita los ha convertido en líderes entre los vinos dulces del mundo entero. Las temperaturas en los viñedos deben descender al menos hasta 8°C bajo cero, cuando las concentraciones de azúcar se encuentran en su máximo nivel, momento en el que las uvas pueden ser cosechadas a mano y presionadas mientras aún están congeladas. Es importante mencionar que la cosecha se desarrolla en la madrugada, antes de que los rayos del sol calienten el ambiente.

357-vinosdehielohojahelada

La gama de variedades de uva está ampliándose continuamente a medida que los productores han empezado a utilizar las uvas de vino tinto —como Cabernet Franc— en lugar de las uvas Vidal y Riesling, que han sido la base tradicional del vino de hielo, el cual también se incorpora a vinos espumosos y a productos alcohólicos o licores, ampliando aún más la gama de productos de vino de hielo.

La mayoría de los vinos de hielo canadienses de la Vinters Quality Alliance (VQA) o Alianza de Calidad de Vinicultores proceden de Ontario, y en segundo lugar de British Columbia. Quebec y Nova Scotia producen vinos de hielo en menores cantidades.

Los viñedos de producción son muy pequeños, comparados con los de la cosecha de uva para vino de mesa. Tres o más kilogramos de uvas producirán sólo una botella terminada de 375 ml de vino de hielo, mientras que el mismo peso de fruta, cosechada normalmente, dará hasta diez veces más cantidad de vino de mesa. Sin embargo, los resultados bien valen la pena. Después de reposar varios días, este néctar dorado se añeja por varios meses, permitiendo que el jugo se transforme en un vino de hielo canadiense intensamente dulce, con mucho sabor y perfectamente equilibrado.

Los vinos obtenidos son de una magnífica calidad, con sutiles matices de duraznos, chabacanos, frutas tropicales, miel, toffee, caramelo, maple y nueces, dependiendo de la variedad de uva utilizada.

Captura de pantalla 2016-04-12 a la(s) 17.02.19

Los hermanos del vino dulce

A la par de los vinos de hielo, los tradicionales Merlot hasta los Riesling contienen una personalidad indiscutible. Casi todas las uvas de las bodegas canadienses, al igual que las uvas para vino de hielo, son cultivadas en el sur de la Columbia Británica y de Ontario, donde los veranos bañados de sol le dejan su lugar a la lánguida calidez del otoño.

Al igual que las frescas regiones vinícolas de Nueva Zelanda, Alemania y partes de Francia e Italia, estas tierras canadienses poseen un clima ideal para la maduración lenta de las uvas, la cual asegura un equilibrio justo entre la acidez y el dulzor en el resultado final. Un pequeño, pero creciente número de bodegas operan en Quebec y Nueva Escocia, aunque éstas representan apenas un porcentaje pequeño del total de la producción. En 2011 se tenía registrado que el total de hectáreas de vides eran 8 mil.

Los vinos canadienses son únicos y no es cliché decirlo, el motivo es simple y sencillamente el clima de la región. Siendo éste bastante frío, la calidad varía de una vendimia a otra, al igual que en los viñedos del norte de Europa. Durante mucho tiempo se pensó que la vid del tipo Vitis vinifera no sobreviviría a los rigores del invierno canadiense, seguido por períodos alternativos de hielo y deshielo en primavera. Así que únicamente se plantaron cepas robustas de labrusca, así como híbridos de alto rendimiento y rápida maduración.

icewine

En Ontario, las variedades de labrusca, con su buqué y su aroma ahumado, ya no se usan desde 1988 para los vinos de mesa, y las cepas europeas tradicionales reemplazan cada vez más a los híbridos.

Por región vinícola y de manera muy general podemos decir que de los viñedos de Ontario procede alrededor del 85 % de los vinos canadienses. Están en una latitud parecida a la de las Rías Baixas o Chianti. Pero si consideramos su temperatura o su nivel de precipitaciones, el clima se parece más al de Borgoña. En los tiempos calurosos y secos se puede elaborar vinos tintos de tipo bordelés, así como gamay y pinot noir potentes de estilo borgoñón. La mayoría del tiempo, las uvas Chardonnay y Riesling dan vinos correctos, incluso muy buenos, gracias a los microclimas cálidos de los lagos.

Columbia Británica

La mayoría de las empresas vinícolas de Columbia Británica están en el Valle de Okanagan, que es bastante desértico. En su parte meridional, cerca de la frontera con el estado de Washington, la temperatura diurna alcanza los 35 °C, pero las noches son muy frescas. Está a la misma latitud que las regiones europeas de Champagne y Rheingau pero se diferencia de ellas por sus veranos tórridos, la ausencia de lluvia y el frescor de las noches que hacen necesario el riego. Se plantaron numerosas cepas blancas alemanas poco conocidas, como Riesling, Gewürztraminer, Bacchus y Auxerrois.

Nueva Escocia

Situada entre el Ecuador y el Polo Norte, Nueva Escocia tiene tres empresas vinícolas y alrededor de 60 hectáreas de viñedos compuestos sobre todo de híbridos y de viejas variedades rusas como Michurinetz y Severnyi. Actualmente se hacen esfuerzos para encontrar clones de maduración rápida. Las tres empresas vinícolas de la provincia se abastecen de cerca de cuarenta viticultores.

Quebec

Es la región menos favorable para la viticultura. La ciudad de Durham es el centro de la pequeña -pero entusiasta- región vitícola de Quebec, donde quince empresas han recibido la autorización para producir vino desde 1985. Las empresas vinícolas que bordean la frontera estadounidense producen seyval blanc para los turistas. Durante los meses de invierno, las máquinas cubren las viñas con tierra para protegerlas del frío, y en primavera hay que desenterrarlas a mano.

First snow in the vineyard

First snow in the vineyard

Como podemos ver, Canada es líder en la producción de vinos dulces o de hielo, su personalidad ha acaparado la atención de expertos y con ello el reconocimiento en certámenes internacionales.

Ahora podemos darnos la oportunidad de adquirir un vino de hielo y dejarnos endulzar por sus diversos matices de sabores y olores, lo podemos maridar con algún postre o bien solo en una copa como compañía en los tiempos en los que el verano está por abandonarnos y la caída de hojas anuncia el otoño y por supuesto abrazar el invierno con un vino de hielo.