Te gusta

Carlos Moro, una vida de pasión por el vino

Andres Amor M

[email protected]

Apasionado del vino, la viña, y de la viticultura; un entusiasta de crear vinos bien hechos que aporten momentos especiales a quien los bebe y satisfagan los más exigentes paladares.

Su historia dentro del mundo del vino empieza en 1988, cuando decidió fundar una empresa a la que desde entonces le dedica su cuerpo y su alma: Bodega Matarromera, situada en el corazón de Valbuena de Duero. Le gusta crear vinos para todos los momentos, desde grandes tintos hasta frescos rosados y blancos, sin olvidar algunos de postre.

Luis Carlos Moro González es el presidente y fundador de Grupo Matarromera, nacido en Valladolid, España, en el año 1953, se graduó como Ingeniero Técnico Superior Agrónomo. Sus antecedentes familiares siempre han estado vinculados a la viña y el vino, sus familiares fueron pioneros en la plantación de viñedo en Olivares y Valbuena de Duero, considerada hoy en día como la más prestigiosa zona de la Ribera del Duero.

Desde entonces, su infinita pasión por el vino y por todo lo que le rodea se ha traducido en un constante afán por devolver a su tierra, y al Río Duero, todo lo que éstos le han dado, esto no tiene otra manera de traducirse que en éxito y expansión, ya que desde finales de los 90 y hasta la actualidad, Grupo Matarromera no sólo está en Ribera del Duero con Matarromera, Emina y Rento, sino que se ha expandido con vinos como Valdelosfrailes de la D.O. Cigales, Cyan de la D.O. Toro y Emina Medina de la D.O. Rueda, además de la pequeña Emina Oxto, dedicada a la producción del primer vino fortificado tipo Oporto de Castilla y León.

Moro habla de Ribera del Duero como una zona privilegiada, aun más la subzona de Valbuena, en la que casi de forma natural las vides pueden expresar una uva de máxima calidad e intensidad en cuanto a frutalidad y madurez de taninos y polifenoles.

En esta ocasión nos adentramos en la línea Emína. Carlos Moro explicó detalladamente cada uno de los vinos que constituyen esta marca. Para empezar asevera que existen 4 bodegas que convergen en este proyecto materializado, y el objetivo de todas ellas es resaltar cada vino en su máxima expresión.

Los blancos, Emína Rueda y Emína Verdejo, se producen en la localidad vallisoletana de Medina del Campo y dentro de la DO Rueda,  y logran la expresión de frescura que debe resaltar un vino de este estilo. La plantación es única en la zona, comprende 100 ha con plantación Borgoñona, con una densidad de 5 mil cepas por ha.

El Emina Rosado se hace en Cigales y procede de uvas de la variedad tempranillo de sus propios viñedos en Cubillas de Santa Marta, típica zona para hacer vinos rosados de España.

El Emína tinto proviene de una bodega con la más alta tecnología, situada a un costado del monasterio de Valbuena, en Ribera del Duero, cuyos orígenes datan de año 1140. Es elaborado con uvas tinto fino de la finca de las Celadillas y el Coto de San Bernardo, con una cuidada elaboración y selección, y ha permanecido en barricas de roble americano y francés.

Por último tenemos el Emina Oxto, vino fortificado tipo Oporto, qu ha sido elaborado totalmente con uva Tempranillo y ha envejecido en barrica de roble durante 3 años.

Además, Emina sigue innovando y pensando en otro estilo de productos. Actualmente está a la venta  Emina-Sin, línea de vinos a los que se les ha retirado casi en su totalidad el alcohol por medio de un proceso novedoso, que casi no altera las cualidades organolépticas del caldo.

En conclusión, Carlos Moro nos platicó que grupo Matarromera es una empresa multifacética que tiene como base la tradición, la expresión más pura de la viña, de la tierra y de la uva, y su finalidad es buscar y encontrar la máxima calidad en la elaboración enológica, y siendo a la vez un líder en sostenibilidad, medio ambiente, investigación y desarrollo enológico. Matarromera busca hacer vinos para todos los alcances, para todos los momentos y para todos los gustos.