Te gusta

CASA MADERO ENGALANA A MÉXICO

La vinícola más antigua de América, Casa Madero, ha sido acreedor a uno de los reconocimientos más importantes a nivel mundial tras obtener Medalla Gran Oro -Vino Revelación- en el concurso Mundial de Bruselas (que año con año se realiza en el mes de mayo) con su etiqueta Casa Madero Malbec 2012.

Este premio se otorga únicamente a 5 vinos de los aproximadamente 8,000 que participan. Además, el caldo Chenin Blanc 2013 fue galardonado con medalla de oro, mientras que Casa Grande Chardonnay 2013, Shiraz 2012 y Cabernet Sauvignon 2012 lograron la medalla de plata.

Por ello el restaurante Les Moustaches ofreció una exclusiva comida en la que platillos icónicos del establecimiento maridaron con algunos de los vinos ganadores. Para comenzar, los rollos de pato envueltos en pasta philo y salsa de fresa se vieron rodeados por la elegancia y frescura de Casa Madero Chardonnay 2013; continuamos con el Carpaccio de filete con vinagre balsámico, albahaca y aceituna deshidratada que maridó con el Casa Grande Chardonnay 2013, un vino aromático que equilibró los sabores en el paladar.

5

Al pasar al plato fuerte apareció el afamado Malbec 2012, en nariz se registraron los frutos rojos ya maduros, un toque espaciado y mentolado, con una barrica presente. En boca, los taninos resaltan pero sin llegar a ser agresivo, la acidez es equilibrada y el retrogusto pronunciado lo cual empató muy bien con el sabor del Filete Wellington. El postre, que también estuvo acompañado del Malbec, resultó ser un maridaje de contraste gracias a que el vino destacó la suavidad y sabor del Mousse de Chocolate.

Entre grandes conversaciones, los platillos se fueron terminando, sin embargo en ese periodo de tiempo conversamos con el especialista en vino Rubén Villegas, quien además de ser un experto en la materia ha sido el único mexicano en ser convocado 13 veces como juez dentro del Concurso Mundial de Bruselas, que este año se vistió de manteles largos al celebrar su vigésimo aniversario.

Así fue como nos contó que cada año se eligen 300 jueces tanto por su trayectoria como por haber cumplido con los requisitos especificados previamente; son aproximadamente 8,000 botellas las que se catan cada año y en las que se utilizan 3,000 copas Spiegelau. Además, cada juez debe catar a ciegas 50 vinos en tres días, en un horario de 8:00 am a 13:00 horas (se dice que es el mejor periodo de tiempo para desarrollar esta actividad), una tarea nada fácil.

Los jueces y los vinos provienen de distintas partes del mundo por lo que franceses, alemanes, españoles, australianos, chilenos, estadounidenses, mexicanos y demás nacionalidades se reúnen en un solo salón alrededor de botellas de vino, copas, paladares, aromas y sabores. Éste año, se cataron 8,060 caldos de 41 países y como hemos mencionado, Casa Madero destacó en varios de los rubros.

Captura-de-pantalla-2014-08-28-a-las-13.04.23

El vino mexicano cada vez tiene más presencia e importancia a nivel internacional, así lo demostró Casa Madero dentro del Concurso Mundial de Bruselas 2014.