Te gusta

Cepajes: Tempranillo

La tinta consentida de España, es una de las más conocidas en el mundo vinícola por su carácter frutal y complejidad adquirida en la guarda.

Es difícil hablar de los vinos de España sin mencionar a la uva Tempranillo. Esta variedad es ahí extensamente cultivada para producir tintos españoles. En Rioja ocupa una superficie de cultivo de 31.046 hectáreas, lo que significa un 61 % de la DOCa con un aumento progresivo en los últimos años y es considerada autóctona de esta zona. La Tempranillo a menudo es llamada la “uva noble” española.

Su nombre hace referencia a que se cosecha de forma temprana, pues madura varias semanas antes que la mayoría de las variedades de tintas españolas. Actualmente se experimenta con una nueva mutación: la Tempranillo blanco. Su uso es autorizado en 38 Denominaciones de Origen de España y es considerada como variedad preferente en 14 de ellas. Las dos regiones principales que la cultivan son La Rioja, en el centro del norte de España, y Ribera del Duero.

tempr-viejo

Nombres

A la Tempranillo también se le conoce también como: Cencibel, Temprana, Tinto fino, Tinta del País, Ull de Llebre, Tinto Roriz (Portugal), Primerenc, Aranda, Argand, Chinchillana, Marinera, Santa Ana, Santiaguera, Ullada.

Los viñedos de Tempranillo

Tempranillo es el principal componente de una mezcla típica de la Rioja y constituye el 90-100 % de los vinos Ribera del Duero. Cantidades significativas se cultivan igualmente en las regiones del Penedés, Navarra y Valdepeñas.

Fuera de España, la uva tiene un importante papel en la producción de vinos de Portugal, Alentejo Central y Douro (Duero). En Alentejo Central se la conoce como Aragonêz y se usa en mezclas de vino de mesa de calidad variable, mientras que en el Douro se le conoce como Tinta Roriz y se usa principalmente en mezclas para hacer vino de Oporto. La variedad se cultiva ampliamente en Argentina, Chile, Perú, y en menor cantidad en México y República Dominicana.

Llegó a California entre el siglo XIX y el XX con el nombre de Valdepeñas, y se cultivó en el Valle Central. La Tempranillo se cultiva también en muchas regiones vinícolas australianas, incluyendo Valle McLaren, las colinas de Adelaida y la región Geographe, de Australia occidental.

Los racimos: son de tamaño grande, con hombros marcados, compactos, uniformes en el tamaño y en el color de las bayas, con pedúnculo de tamaño medio y poco lignificado, excepto en la base. 

Las bayas: son de tamaño medio a grande, con epidermis negro-azulada. De perfil circular y difícil desprendimiento de su pedicelo.

Hollejo: grueso.

Pulpa: no pigmentada, blanda, muy jugosa y carnosa.

Las cepas de vino: son de vigor elevado y porte muy erguido. La Tempranillo es una variedad de ciclo corto, con brotación en época media y maduración temprana, de buena fertilidad y alta producción que suele ser regular.

shutterstock_183079334

Características agronómicas

Esta variedad es muy regular en el cuajado, muy endeble a plagas y enfermedades, poco resistente a la sequía extrema y a las temperaturas altas. Es muy sensible a las enfermedades de la madera, especialmente eutipiosis y complejo de la yesca, así como a la polilla del racimo, a los cicadélidos y a los ácaros. Por otra parte, es vulnerable a las roturas por viento intenso si no están los sarmientos bien entutorados. No obstante, es poco sensible a los fríos de primavera, ya que en este caso la brotación se retrasa. Tolera bien la sequía, salvo si ésta es muy extrema, y responde bien a los aportes hídricos.

En cuanto a los nutrientes, la Tempranillo es exigente en potasio, con requerimientos moderados en nitrógeno y fósforo, y de baja demanda en magnesio. Sobre la producción, es común en podas cortas, pero mejora su estado sanitario y la calidad de sus uvas si se establece en espalderas; la formación de la espaldera debe ser lo suficientemente alta.

tempranillo_leaf_at_red_willow

Sus vinos

En general da vinos tintos óptimos para crianza con buen cuerpo, finura, intensidad y complejidad aromática. De color rojo rubí estable; su mosto es de color rojo intenso, vino y con acidez bastante baja, con pocos taninos y por ello base de tintos suaves, ligeros pero muy aromáticos. Con producciones limitadas, mediante técnicas de viticultura, se pueden obtener uvas  de poca acidez y con producciones elevadas puede resultar corto en color.

Se utiliza, entre otras cosas, para la elaboración de vinos jóvenes con maceración carbónica (es posible obtener vinos muy afrutados), aunque se utiliza en muchos tipos de vinificación. Potencia su valor al ser criado en barrica, con excelentes resultados; vendimias maduras dan excelentes vinos para envejecer. La Tempranillo se complementa muy bien con variedades como el Cabernet Sauvignon, Merlot o Syrah.

shutterstock_204922171

En copa

A la vista, la cata de Tempranillo nos ofrece marcada intensidad, color rojo intenso, matices violáceos en su juventud y color teja con los años.

En nariz, algunos aromas presentes en el vino procedente de Tempranillo son: fresa, ciruela, frutas rojas maduras, a veces herbal/floral; tras la crianza: vainilla, chocolate, tabaco, torrefactos.

En boca muestra una entrada amable, sedosa, con discreta acidez, suavidad y finura de taninos.

El roble y el Tempranillo encajan muy bien. Tanto el roble americano como el francés se integran a la perfección con esta variedad y aportan notas de vainilla y coco, frutas y sabores especiados.

Perfil y carácter del vino: cuerpo completo, acidez suave, taninos secos.

Maridaje: va bien con cordero al horno, tapas, embutidos, quesos suaves, cheddar, Havarti, y no tan suaves como el azul y el de cabra, así como pastas y arroces con sabores de intensidad media y pescados de río.