1

Cerveza: La importancia de conocer los estilos (para olvidarlos pronto)

Weizenbock, Schwarze, Vienna, Gose, Saison, India Pale Ale o Cream Stout, son sólo algunos de los nombres que tienen otras tantas decenas de estilos de cerveza que existen. La cantidad de estilos y sus variantes es tan grande que es muy complicado reseñarlo en una sola edición; incluso en los libros especializados sólo se tratan los estilos más famosos. A pesar de que muchos de estos estilos son muy antiguos, no se habían clasificado de manera organizada hasta hace unos 40 años, época en la que algunos estudiosos se dieron a la tarea de crear un mapa “taxonómico” de la cerveza.

Entre los más famosos están el escritor británico Michael Jackson, quien dedicó buena parte de su vida a viajar para conocer los estilos cerveceros que se producían en los principales países de larga tradición brasícola. De cara a esto, resulta casi increíble que en pleno 2015 aún se hable de cerveza en términos “de color”, refiriéndose a ésta bebida sólo como “clara” y “oscura” (peor aún cuando a la clara se le atribuye la virtud de la ligereza y frescura, mientras que a la oscura la fuerza).

Es cierto que no se está obligado a ser un especialista para disfrutar de una buena cerveza, pero sin duda si se comprende mejor lo que se consume, el aporte hedónico es ingente. Esto es comparable a lo que ocurría hace 15 años en México, con el vino; en aquellos años únicamente se pedía blanco, tinto o rosado, pero ahora ya se pide un Chardonnay, un Malbec o un Syrah.

Estilos de cerveza

Sin ser experta, la gente ya comprende mejor lo que bebe en materia de vinos. En cerveza es igual…Sí, toda es cerveza, pero cada estilo ofrece aspectos distintos que son importantes a la hora de elegir de acuerdo con el gusto personal, o algunos otros deseose intenciones.

Algunos estilos son amargos por la carga de lúpulo (IPA, Doble IPA, Bitter), otros más lo son por la carga de maltas oscuras (Stout, Porter, Brown Ale, Dunkel), y en cada caso, el tipo y nivel de amargor es distinto (es como comparar el tanino de una Cabernet Sauvignon contra el de un Tannat), y si profundizamos aúnmás, sabemos que el amargor en cada caso se percibe en zonas distintas de la cavidad bucal, causado por sustancias distintas.

Otro caso puede ser la elección de una cerveza ácida (muy fresca), cuyos candidatos pueden ser: Weizen, Blanche, Saison, Pale Ale, Berliner Weisse o Gose; o bien, si alguien busca una cerveza fuerte de alcohol se puede elegir entre toda clase de Imperial American Beers, Barleywine, Old Ales, Birra all’ legno, Eisbock, Tripel, Wee Heavy, entre otras.

Para los enófilos, podrían encontrar excelentes ofertas en las Bieré de Champagne, Barleywine, Oud Gueuze, Red Flanders, Faro, Baltic Porter o Russian Imperial Stout. Mientras que para los que gozan de sabores algo “exóticos”, pero no por ello molestos o agresivos, pueden elegir cervezas con fruta, flores, miel o especias como: Fruit Ales, Spiced o Herb Beers, de las cuales existen muchas en el mercado actual.

Es oportuno decir que en muchos de los ejemplos mencionados, existen versiones claras y oscuras, lo que da un clarísimo ejemplo de que esta categoría dual es extremadamente pobre, de cara a la enorme oferta de posibilidades sensoriales cerveceras.

En todo caso para aquellos que se inician en el mundo de la cerveza, es importante comenzar con estilos ligeros y fáciles de beber como las Pils, Vienna, Pale Ale, Weizen o Witbiero American Blonde Ale.Los ya iniciados pueden buscar entre las cervezas de mayor carácter, ya sea de lúpulo, maltas o adjuntos.

newbar

Los tiempos cambian (muy rápidamente)

Quizás lo único “malo” que está pasando en los días que corren, es que apenas se están digiriendo los estilos cuando ya aparecen otros nuevos. Y no sólo hablo de variantes de los ya existentes que en sí mismos llegan a ser un estilo por derecho propio. La inventiva de los cerveceros no tiene límites y ahora la cerveza se crea con toda clase de técnicas e ingredientes adicionales a los ya tradicionales. Esto, visto desde una perspectiva lejana, pareciera algo confuso y difícil de abordar, pero no hay porqué alarmarse; en realidad es algo relativamentefácil, si se tiene la base de conocer los estilos clásicos.

También se está gestando la tendencia de derribar el concepto de “estilo”, justo porque las nuevas variantes (en muchas ocasiones) ya casi no tienen nada que ver con los estilos de los cuales proceden. Pero históricamente esto ha sido una constante. Por ejemplo la cerveza estilo Porter moderna, ya no tiene nada (absolutamente nada) que ver con la cerveza que se hacía en el siglo XVII: todo cambió, el color, el aspecto general, los aromas y sabores, entre tantos otros. Otro caso icónico es la hoy famosa India Pale Ale (IPA), que en sus inicios no era tan valorada, pero las versiones modernas ya poco tienen que ver con sus ancestros, simplemente por razones de desarrollo técnico.

Actualmente los cerveceros buscamos traspasar las fronteras de los estilos en búsqueda de nuevas experiencias sensoriales, así como el que una cerveza tenga algo nuevo que contar a los fieles paladares de los sedientos cervesofílos.

Como se puede ver, una vez que conozcamos mejor los estilos, nos permitirá elegir una buena cerveza acorde a nuestra preferencia gustativa, estado de ánimo u ocasión.

_MG_3523

 

Beersommelier Eduardo Villegas

[email protected]