2

Chardonnay la reina de las uvas blancas

Es una de las variedades más nobles entre las uvas blancas, como también la más apreciada, se cultiva por todo el mundo y comparte su reinado con la Cabernet Sauvignon. Ha dado excelentes resultados al adaptarse en diferentes zonas productoras que han hecho de ella una de las variedades blancas que mayores producciones ofrece en la actualidad.

Conocida como la reina de las uvas blancas, produce vinos de variadas clases, dependiendo de la zona. También los tipos de vinificación son decisivos para definir su carácter, por lo que podemos encontrar diversos Chardonnay que se adaptan a todos los paladares.

Es producida en la región de Borgoña, de los alrededores del pueblo de Chardonnay, donde ya se menciona el cultivo de la vid en el siglo X. Si el nombre romano del pueblo era Cardonacum (un lugar donde crece cardos, chardon en francés), este evolucionó en Chardonnay y la cepa se conocía como Chardenet, Chaudenet o Chardenay hasta que el Congreso de Ampelografía de Chalon-sur-Saône de 1896 fijó el nombre actual

Estudios científicos recientes han permitido establecer la genética de la Chardonnay como el resultado del cruce por polinización entre la Pinot Noir y la ya desaparecida Gouais Blanc, unas cepas más antiguas que existían en Borgoña antes de la Chardonnay. Es una de las variedades más plantadas de uva, con más de 160.000 hectáreas en todo el mundo.

De racimos pequeños o medianos, cilíndricos, compactos, a veces, presenta uno o dos alones. Los granos ligeramente ovalados, pequeños, de color ambarino, con hollejo bastante delgado y pulpa consistente. Es resistente y muy adaptable a diversos tipos de suelo, tiene una maduración temprana. Se adapta a diferentes tipos de terrenos y climas siempre que no sean excesivamente húmedos.

chardo

En vista puede presenta un color amarillo pajizo pronunciado, a veces dorado, que en muchos casos se debe al aporte de la madera, y reflejos verdosos, los cuales están definidos por la variedad utilizada.

En nariz, puede recordar manzana verde, los más maduros de clima frío alcanzan una notable acidez y huelen a limón, pomelo, pera, acacia, los de clima cálido adquieren aromas a frutas tropicales (mango, piña, banana, melón, ananá) puede aparecer algo de especias o caramelo. Con crianza en roble pueden aparecer aromas a vainilla, miel y manteca.

En boca, no tiene una acidez agresiva y posee una gran gama de sabores los cuales están definidos por manzanas, cítricos, melón, peras, miel, cera, caramelo y dulce de leche.

Se puede vinificar en diferentes estilos, por lo que podemos encontrar vinos secos, con sus destellos verdosos y su sabor limpio y seco, desde los vinos de Francia a los vinos del Nuevo Mundo con roble y sabores de frutas tropicales.

Los vinos Chardonnay mejoran con el paso del tiempo, la crianza en madera le va muy bien, son vinos con gran personalidad, equilibrados, no muy alcohólicos

¿Qué puede acompañar?

Va bien a platos de carnes poco grasas como el pollo o el conejo, aves de caza, y en algunos platos de cerdo. Pero no acompaña las carnes de cordero.

Ideal para platos con pescados y mariscos, pero no es buen acompañante de anchoas, atún o los pescados azules. Es ideal para acompañar muy bien quesos como el gruyer, edam o brie; pero no combina bien con quesos fuertes como el roquefort o el manchego.

Para las pastas es un compañero ideal pero con salsas ligeras, o algún salteado de verduras.

En cuanto a los condimentos es el indicado para platos que estén condimentados con pimienta blanca, nuez moscada, azafrán y jengibre.

Hay algunos somelliers que mencionan que marida muy bien con la comida picante.

Los invito a descorchar o desenroscar un Chardonnay, disfruten.

¡Salud y buen vino!