Te gusta

Chicha andina y criolla

Amílcar Olivares

@Amilcaracol

Bebida tradicional y representativa de Venezuela, posee grandes características, las cuales la han convertido en un gran emblema de esta nación.

Las bebidas también definen la identidad de un pueblo: el tequila o el mezcal lo asociamos con México; el champagne o el coñac con Francia; el sake con Japón. Pero no sólo las bebidas alcohólicas se asocian a toda una cultura y una forma de vida e identidad: el mate nos habla mucho de la vida y de la noción de compartir que naturalmente tienen los argentinos, mientras que los rituales del té son una ceremonia fundamental en las culturas de Oriente. Venezuela también tiene su propio ritual, historia, tradición e identidad con la Chicha.

La Chicha es una bebida espesa, hecha a base de arroz y leche, que a los venezolanos evoca su niñez, su madurez, su transición a la adolescencia, los momentos de compartir, los momentos de hogar y familia; también su historia como pueblo, sus paseos y sus andanzas.

Existen dos variedades: la Chicha criolla y la Chicha andina. La primera no tiene alcohol, y es por eso que es única y que distingue tanto a Venezuela, ya sea como postre, refresco o premio que se da desde la infancia. Esto también lo hace distintivo a Venezuela, pues en otros países latinoamericanos, las bebidas también llamadas “chichas” sí tienen cierto grado alcohólico. Este es el caso de la Chicha andina venezolana, que debido a la fermentación de la piña, o el arroz que se utiliza en la preparación, sí contiene alcohol.

Desde los inicios

El nombre “chicha” se usa en nuestra América mucho antes de la llegada de los españoles; es un término precolombino que se refiere a una bebida fermentada para obtener ciertos grados de alcohol a base de granos y cereales (arroz, maíz, o centeno, por ejemplo). La Chicha andina, basada en arroz y leche, carece de alcohol.

Usada por los pobladores indígenas de esa zona venezolana, la Chicha se utilizaba como bebida ritual para sus dioses, lo mismo que el pulque en México, cuyo uso estaba destinado exclusivamente a emperadores, sacerdotes y como ofrenda para sus deidades. Desde la época prehispánica se elaboraba en países de Latinoamérica y era fabricada por la mayoría de las tribus que ocupaban lo que hoy es territorio venezolano. Sin embargo,  ya en tiempos más recientes se elabora y consume en  toda la región andina.

La Chicha, en su receta más antigua, presenta algunas variantes según la zona donde se prepare, pero fundamentalmente consiste en moler el grano de maíz, añadir guarapo de piña y luego dejarlo fermentar. Durante siglos, la receta de esta espumosa bebida a base de maíz, que además resulta altamente nutritiva, fue transmitida, literalmente, “de boca en boca”, como se transmitía antes el conocimiento: primero entre los propios indígenas, posteriormente a los españoles y criollos que la adoptaron como su bebida favorita.

Hay una región en particular en Venezuela, en el estado de Téchira, donde está constituida como bebida típica y además se endulza con un almíbar especial de “papelón” que lleva clavos de olor, canela y guayabita dulce; en algunos lugares se le añade algo de limón.

Es normal escuchar en Venezuela que si la Chicha no se enfría lo suficiente o no se le pone suficiente hielo, “se enfuerta mucho”, así que lo recomendable es guardarla en refrigeración para dejarla en su punto exacto.

Hoy en día se sigue preparando tanto la Chicha criolla como la andina de la forma tradicional y con muy pocas variaciones en su receta. Sin embargo, ha dado pauta a unos personajes peculiares que endulzan los paseos por las plazas de Caracas, Maracay o Maracaibo. Me refiero a los “Chiceros”. 

Los Chicheros

En México esta palabra se prestaría para cientos de alusiones, albures y risas. En Venezuela hace referencia a una tradición, a una andanza, a personajes con historia. Con batas blancas y carritos con ruedas, con vasitos de plástico de diferentes tamaños, con largos cucharones de madera para revolver las chichas, en las esquinas de las plazas, calles o parques y siempre con la historia de algún personaje famoso que les haya comprado Chicha, con una sonrisa y gente alrededor, se encuentran los Chicheros.

Cuando la Chicha no es preparada en casa por las madres o las abuelas, los venezolanos acuden a estas esquinas para disfrutar el paseo y la deliciosa bebida es su acompañante más dulce, para convertirse en un gran deleite. Debido a los procesos de industrialización, cada vez se van extinguiendo estos personajes en las grandes ciudades. Hoy en día la Chicha ya se vende en lata, aunque carece de este sabor artesanal y de slow food que tiene la forma de preparar la Chicha casera. 

Las recetas

En la Venciclopedia, se puede encontrar, literalmente, Venezuela de la A a la Z, y es una forma increíble de difundir y preservar las tradiciones, personajes, costumbres, tecnicismos y vivencias de forma colaborativa; la dirección es www.venciclopedia.com y ahí están las preparaciones que los venezolanos sugieren. Conoce las dos recetas por excelencia de la Chicha, las cuales cojo de los expertos; sin importar dónde estés, adapta los ingredientes de tu lugar de origen. Prepárate, refréscate y disfruta del gran sabor de la Chicha criolla o andina.