Te gusta

Clovis Taittinger: maridando comida mexicana con champagne

La historia de Taittinger se remonta a 1734, sin embargo, desde hace cinco décadas México es uno de los mercados favoritos de la marca. Platicamos un poco con Clovis Taittinger y esto fue lo que nos contó de su más reciente visita al país.

Cuéntanos, ¿qué te trae a México? 

Siempre es un placer venir a este bello país, pero en esta ocasión estoy aquí para reforzar la relación con nuestros clientes. Vine a visitar a mis amigos y a agradecer a los clientes y al equipo, todos son parte de los amigos de la marca y los valoramos mucho.

El año anterior, 2021, fue muy complicado: el clima y sus cambios nos afectaron, hubo heladas y lluvia y perdimos entre el 40 y el 50 % de la vendimia… Pero hoy tenemos ganas de beber champagne en México, es un mercado divino y popular que nos enorgullece y queremos compartir nuestra felicidad con todos.

¿Cómo se han mantenido en el top de champagne en México después de 50 años? 

Creo que es la respuesta natural por el gran equipo que tenemos y el excelente producto que hacemos. Para nosotros es importante hacer un buen vino, queremos ser una empresa con buenas vibras y deseamos comunicarlo de forma natural a través del producto, con nuestras acciones con la comunidad, así como con el compromiso hacia nuestros clientes. Los ingredientes del éxito son los mismos en todo el mundo, una amistad fiel, una presencia activa, hacer todo con el corazón y sin pretensiones, participando en la cultura local.

¿Qué es lo que encontramos en cada botella de Taittinger? 

Los 50 años de presencia en México, una marca constante, de súper nivel de calidad, mismo gusto, mismo estilo, es decir, una regularidad fantástica, un estilo de sabores que gusta mucho al paladar mexicano. Un sabor muy fresco, muy fino, aromas de cítricos, florales ligeros, un champagne que se bebe fácil, que puede beberse desde la mañana hasta el día siguiente. Una bebida de placer, fácil de beber, con nada o acompañada.

¿Cuál es la filosofía de la casa? 

Respetar nuestra historia y, al mismo tiempo, crear una nueva historia. Participar cada día, en cada ciudad, en cada país. Queremos ser honestos, sin esconder nada. Deseamos ser nosotros mismos, no queremos ser una empresa que copie a otra. Hay un corazón único en Taittinger. Somos artesanos y tenemos una visión muy sensible al respecto, con una manera sincera de hacerlo, sin pretensiones.

¿El maridaje con champagne requiere de algo especial?

El champagne marida bien con platos simples, sencillos, un poquito de carne, queso y maíz. Es fantástico con una tortilla y guacamole, cosas que se comen en México todos los días. No es necesario un plato complicado: con tener un poco de especias o un poco picante, es suficiente. La gastronomía mexicana puede ser súper sencilla, pero de gran nivel, las cosas cotidianas son las de mayor calidad.

¿Cuál es tu añada favorita de Taittinger? 

En el champagne no siempre hay añadas, la mayoría de ellos son sin añada, pero la 2014 y 2015 son fantásticas porque fueron años espectaculares. Sinceramente, es una respuesta difícil porque cada una es muy distinta, no hay una que prefiera sobre la otra, pero algunas sí que me sorprenden.

Descubre más info en: @champagnetaittinger