3

Cocina canadiense

En Canadá la gastronomía es muy diversa, podrás encontrar de todo tipo de cocinas que te ofrecerán un amplio abanico de platillos. Es así que cada región tiene una tradición gastronómica particular que utiliza lo mejor de los productos de la tierra dándoles un toque personal.

En las grandes ciudades canadienses podrás encontrar de todo tipo de cocinas internacionales; la parte francófona de Canadá, Quebec o Montreal, brinda la oportunidad de disfrutar de la alta cocina francesa en muchos de sus restaurantes. En otras partes del país se pueden degustar platos de altísima calidad y gran originalidad de cocina aborigen, con la influencia de las diferentes comunidades de colonos que fueron llegando a estas tierras a lo largo de los siglos, sobre todo de los franceses y los ingleses. Por otra parte, en las regiones costeras de Canadá se pueden degustar extraordinarios productos marítimos: pescados, mariscos, focas, lenguas de bacalao y crustáceos,  sobretodo en British Columbia y en toda la Canadá Atlántica. Mientras que en la praderas y las regiones interiores podrás probar la carne de venado, alce y búfalo. En la zona de Quebec se producen gran variedad de quesos, cerveza, vino, sidra, entre otros.

A los habitantes canadienses se les debe la usanza  de la salazón y el ahumado de carnes y pescados, sobre todo de la anguila y del cerdo (el tocino era su alimento básico), así como el secado de legumbres y frutas, en especial de las manzanas. Uno de los primeros platos creados en los hogares franceses fue la pièce tourtière (empanada de carne), que en un principio se comía en Nochebuena y se hacía con piezas de caza y que luego se rellenó con tocino magro, especiado y encurtido. También se designa con ese nombre un pâté de ave o de caza.

Conoce un poco más de la gastronomía canadiense y deleita tus sentidos con estos exquisitos y emblemáticos platillos:

Pate Chioise. Debido a que fue un territorio conquistado por británicos no sorprendería que este plato fuese una adaptación del clásico ingles Sheperd’s Pie, del cual ya hemos hablado en alguna ocasión, pero adaptado a los ingredientes de la cocina quebequense, ya que tiene grandes similitudes con éste. Se compone de varias capas de carne picada de ternera, cebollas salteadas y pimientos a los cuales se les agrega maíz, todo esto cubierto con puré de papa y pimentón que le brinda color. Se suele servir con rodajas de betabel.

La Poutine. De su origen se dice que fue en Warwick en 1957, cuando Fernand Lachance exclamaba “ça va faire une moudite poutine” (esto va a ser un maldito desastre). Y otra teoría apunta a que sólo proviene del argot poutine, que significa lió o mezcla rara. La Poutine es un plato representativo de la comida rápida quebequense, aporta calorías de manera instantánea en un clima frío. Se compone de papas fritas, salsa gravy, carne picada, puede ser de res, pavo o pollo, y se termina con queso cheddar fresco que se funde con el calor de la salsa. La version gourmet de este plato callejero puede incluir carne de cerdo, langosta, conejo sazonado con trufas o caviar. Es tan importante para los habitantes, que grandes cadenas de fast food lo han tenido que implementar en su menú para poder ofrecerlo a sus clientes.

Ragoût Boulettes. Consiste en albóndigas de cerdo y res o con ternera, mezcladas con cebolla y especias, cocinadas en caldo de res y espesadas con harina formando un tipo gravy, pueden servirse con legumbres.

Sipaille o budín de mar. Tiene influencia inglesa, ahora se suele cocinar no sólo con pescados y mariscos, también puede ser encontrado relleno de carnes de caza o de frutas como el árandano.

Es importante mencionar que Canadá es uno de los países productores más reconocidos de bovinos, produce carne de la más alta calidad, desde los pastizales y granos que alimentan al ganado, hasta las razas de ganado en las que encontramos Angus, Hereford, Simmental y Charolais, que crecen y se reproducen en un ambiente templado, produciendo carne de gran marmoleado y sabor. También cuentan con los más altos estándares de calidad para procesar la carne y sobre todo garantizar el resultado en la mesa.

En la parte interior del país la comida típica es la carne. Calgary es el lugar que centraliza toda la producción de carne de Canadá. La forma más común de comerla es en filetes o hamburguesas acompañada de ensaladas o patatas fritas, aunque el plato más popular es el Calgary Beef Hash, que se trata de carne curada con alubias y patatas. En los territorios del norte se produce carne menos conocida en Europa, como la de arce o bisonte.

En los territorios más al norte la carne que se consume suele ser de Caribú, ahumado o asado, o el Alce, animal muy popular del que se aprovecha todo. En las regiones árticas las aves son un plato muy común, se conservan secándolas al sol y se sirven acompañándolas con bayas y frutos silvestres.

Delimitado por tres Océanos, el Atlántico, Ártico y Pacífico, Canadá es un país que consume y exporta pescados y mariscos de estos Océanos, capturados en estas aguas puras y ofrece la mejor calidad en estos productos. Con mas de 160 especies de pescados y mariscos, provee al mercado local con ingredientes frescos y congelados, ahumados o enlatados al resto del mundo. Salmón, trucha, mejillones, ostiones, almejas, bacalao, mero y ostras son algunos de los frutos del mar con más demanda.

El crustáceo por excelencia es la langosta atlántica, rica por su suave y delicado sabor conformado por su alimentación y la temperatura del agua. La langosta es extraída de las costas de Nueva Escocia, Nuevo Brunswick, la Isla del Príncipe Eduardo, Terranova y Quebec. Así como el cangrejo de las nieves, majestuoso crustáceo apreciado también por su delicado sabor.

Y para darle un buen final, que te parece hablar de los postres tradicionales de Canadá, por ejemplo, podemos hablar del Le pouding Chômeur, si hacemos la traducción al español su nombre sería el pudding del desempleado, postre creado por las mujeres quebequenses, nació en la época de crisis económica en el año de 1929, es una tarta con base de caramelo, se elabora con harina, leche, huevo, azúcar mascabado, levadura, mantequilla y miel de arce (dulce más típico de Canadá, sirope que sirve para la elaboración de muchos postres) o miel maple como la conocemos. Otras de las especialidades de postres canadienses son todos aquellos pasteles que como base tienen diversas frutas, como el fruit de pickle, elaborado de frutas confitadas en vinagre de sidra y especias. Y no podemos dejar de mencionar a los Trempettes; pan frito empapado en jarabe y cubierto de nata.

Acércate más a la gastronomía canadiense y adéntrate en un mar de nuevos sabores y aromas. Actualmente podemos encontrar productos canadienses en las tiendas gourmet. No te olvides de que siempre hay algo nuevo que aprender y algo nuevo que probar. ¡Buen provecho!