Te gusta

Coctelería con whisky,¿se vale?

Hay quienes piensan que mezclar un destilado tan puro y complejo como éste podría ser pecado. Te invitamos a retar al mundo y seguir estas recomendaciones. 

Su nombre significa “agua de vida” y es un espirituoso que funciona en casi todos los niveles. Mejora el día a los tristes y calma la mente de los conocedores: es el whisky, que está presente en todas las barras del mundo. Puedes beberlo solo,en las rocas o con unas gotas de agua y, como sea que lo elijas, es un destilado maravilloso. Pero tenemos que admitir que en ocasiones, queremos disfrutarlo en un coctel.

La variedad adereza la vida; además, no siempre apeteces tomarlo solo. No estamos sugiriendo que abras una botella de single malt de 50 años para prepararte un trago, sin embargo, si tienes un whisky de rango medio en casa, puedes darte el lujo de salirde tu zona de confort, mezclar y obtener algo diferente.

Tommy Tardie, una de las más importantes personalidades del mundo del whiskey, asegura que lagrandeza de este destilado es su diversidad y que puede cautivar a un amplio margen de paladares; Bourbon, rye, single malt y blends, son todos whiskies y la experimentación es la clave.

¿Cómo se toma? 

No hay una manera correcta o indiscutible de beberlo; en vez de eso, nos gusta pensar que disfrutar de esta bebida es un viaje personal que fácilmente podría cambiar semana con semana, día con día e incluso, de trago en trago. Por eso, la próxima vez que tengas un vaso de whisky en tus manos, resiste la urgencia de ponerle hielo inmediatamente. Si bien has descubierto que muchas etiquetas se ven sutilmente mejoradas con el hielo, también podrías estar aniquilando una tradición milenaria si nolo pruebas en su estado puro (al menos una vez).

¿Cuándo sí?

Te invitamos a probarlo en un coctel clásico. Nosotros recomendamos utilizar bases de rye gracias a su peculiaridad y capacidad de sobresalir en una mezcla.

Si has probado suficientes cocteles clásicos, opta por ligeros cambios de recetas perfeccionadas con el tiempo, especialmente esas en las que no esperarías encontrar whisky. La diversidad de perfiles en este destilado permite divertirse mucho experimentando con todas sus notas.

¿Cómo?

Ser capaz de preparar un buen coctel a base de whisky es una de las claves de la barra. La habilidad de producir un trago delicioso es un logro para estar orgulloso. Existen recetas clásicas que se preparan a partir de ingredientes y procesos similares que intercambian tipos de whisk(e)y. Después de todo, por algo son clásicas.

El Old fashioned pide un Bourbon fácil de tomar y de gama media; para el Whiskey sour se suelen utilizar etiquetas con mayor presencia de maderas y especias, incluso puedes experimentar con las notas picantes del rye; por su parte, el Sazerac y el Manhattan, casi siempre se prepararan con rye, cuyos acentos de especias y potencia complementan el carácter de los bitters de Angostura.

Contaba el gran chef Anthony Bourdain que desde que hizo un viaje a la Antártida, siempre bebía su whisky, sin importar su origen ni edad, con hielo, y se dio cuenta de que el agua de los glaciares tenía más tiempo congelada que la misma idea del whisky. A fin de cuentas, el agua del planeta es la misma desde hace millones de años.

El mundo de los destilados está lleno de malentendidos y prejuicios. Y cuando se habla de whisky, cualquiera que sea su procedencia y producción, estos no son pocos. Mientras existen tragos preparados con este destilado con más de cien años de historia, todavía hay quienes piensan que es un sacrilegio mezclarlo con cualquier cosa que no tenga un origen tan puro.

Esto nos lleva a pensar que siempre es válido preparar un coctel con este destilado, ya sea con una etiqueta básica comprada ese día o con una botella con décadas de guarda.