Te gusta

Cocteles de autor empacados al vacío

Estas bolsas maravillosas cuyo contenido es un elixir sustancial, ¿llegaron para quedarse? 

Las primeras misiones espaciales tuvieron lugar en la historia durante la década de los 60, y uno de los detalles que no pasó desapercibido fue la comida que llevarían los astronautas al espacio. Entre polvos y alimentos deshidratados, tuvieron un lugar muy importante los productos empacados al vacío; la finalidad única de emplear estas técnicas modernas de conservación era que las cualidades nutricionales de los alimentos prevalecieran, ientras que las organolépticas pasaron a segundo término.

Pasaría otra década hasta que en 1974, el chef francés Georges Pralus se interesara en la funcionalidad del vacío en la cocina y descubriera que su uso tenía beneficios sobre la conservación, el rendimiento y el sabor de los productos. De este primer uso documentado se popularizó su utilización como técnica culinaria, pero ¿quién imaginaría que tiempo después se usaría también en la industria de la coctelería y, más aún, que años después sería con fines meramente estéticos?

Vacío en el siglo XXI

Antes de que la pandemia despertara la necesidad de plantearle a los bartenders nuevas formas de presentar sus creaciones, en coctelería ya se veía el uso de la técnica de alto vacío gracias a la marcada tendencia del uso de productos naturales y sustentables. En esta máquina con una cámara herméticamente cerrada en la cual se extrae por succión el aire atmosférico, los expertos de la barra encontraron una aliada para realizar maceraciones e impregnaciones que les permitieron crear sus propios jarabes y bitters.

Ante la contingencia sanitaria que generó el cierre al público de los locales de alimentos y bebidas, hemos visto a todo tipo de conceptos adaptarse a na nueva realidad con el fin de llevar hasta su público meta, sus productos. Es sabido que muchos restaurantes y bares, además de alimentos y bebidas, venden experiencias gastronómicas, por lo cual era necesario despertar entre sus consumidores la añoranza por aquellos detalles que sólo una barra experimentada puede brindarles.

Así comenzaron a crearse objetos de deseo líquidos contenidos en empaques varios, desde preciosas botellas que remiten los recuerdos de elegantes perfumerías, hasta los (hoy muy de moda) cocteles al vacío, empacados en bolsas de plástico transparente y cristalino que hacen lucir el líquido contenido como un elixir traído de una misión espacial. El objetivo es lograr que el cliente viva la experiencia de su bar favorito en la comodidad de su hogar y que, con sólo cortar la esquina de la bolsa y verter en un vaso con hielos, la nostalgia sea menor.

Cocteles chic en casa

La coctelería empacada al alto vacío en realidad no tiene un fin de conservación, aunque estos productos se mantienen en condiciones óptimas durante varios días si se almacenan correctamente en el refrigerador. Colocados en estos empaques con fines estéticos y prácticos, los bartenders pueden darse algunas licencias en el uso de ingredientes frescos, ya sea para su preparación o su garnitura; gracias a esto consiguen trasladar la esencia de los mejores bares hasta el hogar mismo.

Actualmente, esta técnica ha sido adoptada por bares de todo el mundo y se ha vuelto una tendencia. Como objeto de deseo ha atraído la curiosidad de muchos y su eficiente embalaje ha convencido hasta a los más escépticos, que ahora pueden tener la experiencia de un world class bar en casa… aunque nada se comparará jamás a la alegría de compartirlos en persona con otros aficionados de la mixología.

La coctelería empacada al alto vacío no es algo que se haya inventado recién y quizá, cuando las barras de bares y restaurantes vuelvan a recibir gustosos a sus comensales, los elíxires empacados en bolsas plásticas irán quedando en el olvido. No obstante es innegable que los cocteles al vacío dejarán huella en la historia de la restauración del año 2020, el año en que como supervivientes de una realidad alterna nos salvaron la vida estando en el exilio.