Te gusta

¿Conoces los vinos y regiones de Portugal?

En esta tierra de contrastes la vid encontró un excelente sitio para desarrollarse, dando lugar a vinos excepcionales.

Portugal es un lugar maravilloso, conocido por sus paisajes y buena comida; es el país europeo donde podemos encontrar ciudades amuralladas, construcciones muy antiguas y bien conservadas, así como gente amable que ha sabido atesorar su cultura y ha logrado preservar tradiciones a través de la historia.

Es un lugar donde la gastronomía juega un papel muy importante; gran parte de su dieta está basada en vegetales y pescados como el bacalao. Es también un significativo productor de vinos a nivel mundial y cuenta con una amplia diversidad de estilos y tipos de vino. La topografía y demografía de las diferentes regiones ubicadas en el país le permiten producir una gama de vinos de gran calidad. Los diferentes climas, composiciones de suelos y altitudes brindan las condiciones perfectas para el cultivo de diferentes variedades.

Cepas blancas

  • Alvarinho: sin lugar a dudas se trata de una de las cepas más populares e interesantes producidas en Portugal. Entre sus principales características están las notas a chabacano, limón Meyer, maracuyá y manzana.
  • Arinto: se cultiva al sur del país y da como resultado vinos blancos secos y frutales, con toques cítricos. Tiene una acidez refrescante y da vinos de mineralidad marcada.
  • Loureiro: se utiliza por lo general para la producción de Vinho Verde. Entre sus principales características podemos encontrar notas frutales de manzana y durazno, así como de laurel.

Cepas tintas

  • Baga: una uva de grano pequeño, hollejo grueso y muy oscura. Crece en la región de Bairrada y otorga vinos tánicos y con un excelente potencial de guarda.
  • Tinta Roriz: se produce en la región del Douro y ofrece vinos con notas de frutos rojos del bosque y toques especiados. Es conocida como Tempranillo en España.
  • Touriga Nacional: se utiliza para la elaboración del tradicional oporto y en la creación de vinos tintos secos. Tiene una importante capacidad de grosella y da notas a grosella, regaliz; produce vinos de alta astringencia y acidez.

El norte, sobre cadenas montañosas

La región de Vinho Verde cuenta con 25.000 habitantes y está localizada al noroeste del país. Los límites se extienden desde el río Minho en el norte, frontera con España, hasta la costa de la ciudad de Porto (Oporto).

Es la DOC más grande de Portugal. Las vides crecen en suelos fértiles y de granito a lo largo de los ríos que fluyen desde las montañas. El clima frío y húmedo siempre hace que la maduración sea más difícil, pero los recientes métodos de conducción utilizados permiten una mejor exposición al sol y mejor maduración.

El Vinho Verde aún se distingue por su alta acidez. Su sabor depende de las variedades de uva utilizadas: Loureiro Trajadura, Arinto (conocido como Pedernã), y el fino Alvarinho, el Vinho Verde es por lo general un blanco ligero, refrescante y aromático, a menudo con aguja.

La fina uva Alvarinho rige las localidades de Melgaço y Monção en el norte, a lo largo del río Minho. El clima aquí es más cálido y seco, la combinación de uva y clima hace que los vinos sean más estructurados, complejos y secos.

Por su parte, la región de Porto y Douro está ubicada en el norte. Esta zona se caracteriza por la producción de oporto, así como vinos tintos y blancos muy finos, elegantes y equilibrados.

Es una de las regiones vinícolas montañosas y escarpadas de Portugal, con laderas empinadas a lo largo de las orillas del río Duero y sus afluentes, las vides se plantan en suelos pobres y esquistosos. En el centro de la región, las históricas y estrechas terrazas de viñedos han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El Duero tiene una gran selección de variedades de uva locales. Docenas de diferentes variedades de uva se pueden mezclar en estos viñedos viejos. En los viñedos modernos, las vides se siembran por separado, y cinco uvas han sido declaradas la mejor opción para el oporto: Tinta Roriz, Touriga Franca, Touriga Nacional, Tinta Barroca y Tinto Cão.

Zona central: situada entre los dos ríos

Rodeada de montañas por todos lados, la región de Dão está protegida tanto de la influencia directa del clima continental, como del frío y las lluvias del océano. Su suelo se compone de granito, lo que representa un terreno ideal para el cultivo de la vid. Se producen en su mayoría vinos tintos con buen cuerpo y gran presencia.

La gran altitud hace que las noches sean frescas, la maduración más lenta, una acidez resultante marcada, así como el aroma. Los vinos de Dão generalmente pueden envejecer bien. Los suelos son muy pobres y graníticos, con algunos esquistos al suroeste. Para los vinos tintos se utilizan Touriga Nacional, Alfrocheiro y Tinta Roriz.

Ubicada también en la zona central, Bairrada destaca por incluir un suelo arcilloso y terrenos fértiles. Se producen vinos tintos con gran cuerpo, tanicidad y muy frutales.

Sur, que comprende llanuras y planicies

En la península de Setúbal se producen vinos generosos así como vinos dulces utilizando la uva Moscatel; mientras que en Alentejo los mejores vinos tintos producidos son un blend entre Tinta Roriz, Castelao Francês, Moreto y Trincadeira. Esta región cubre alrededor de un tercio de Portugal, y consiste en su mayoría de llanuras onduladas y colinas suaves, con montañas en el noreste donde, cerca de la ciudad de Portalegre, la cordillera de São Mamede se levanta por la frontera con España y el aire se vuelve más frío. Los suelos varían mucho: esquisto, mármol rosa, granito, piedra caliza, a menudo colocados sobre una subcapa de arcilla que retiene el agua.

Los vinos fortificados de Madeira se conservan prácticamente por siempre, incluso se sabe que han sobrevivido durante más de dos siglos. La isla goza de temperaturas suaves durante todo el año, pero el clima también está fuertemente influenciado por el océano. Es extremadamente montañoso, con valles y pendientes pronunciadas, y las vides crecen en pequeñas terrazas.

Las uvas históricas de Madeira se conocen como las variedades “nobles”: Sercial, Verdelho, Boal, Malvasia. Todos son blancos y están vinificados tradicionalmente para dar diferentes grados de dulzor en el vino terminado: seco, medio seco, medio dulce y dulce. Tinta Negra, es la favorita para elaborar vinos fortificados tintos de las cuatro dulzuras tradicionales.

Portugal es la tierra de los contrastes, donde se pueden encontrar playas, pero también impresionantes montañas, bosques, diferentes tipos de clima y muchas actividades para hacer. Es una tierra donde la gente disfruta de salir a restaurantes y cafés, de convivir con amigos y familia: las sobremesas son largas y la idea de reunirse en torno a la comida es lo más común. Siempre se queda con ganas de volver.